Conectar
Ir arriba

Gal Gadot

PROTAGONISTA DE «WONDER WOMAN».

Cada vez que cuenta el asombroso proceso por el que terminó convirtiéndose en una de las actrices más populares del planeta, Gal Gadot se sorprende tanto como su interlocutor. Esta altísima ex- Miss Israel parece haber nacido para interpretar a Wonder Woman, gracias a un físico deslumbrante que la llevó por el camino del modelaje y la actuación sin que se lo hubiese propuesto. Quien interpreta a Gisele en la franquicia de «Fast & Furious» volverá a encarnar a Diane Prince en «Liga de la Justicia», que llegará a los cines en noviembre. Pero además, la actriz de 32 años ya ha demostrado que puede hacer otro tipo de papeles, como el que asumió el año pasado en «Las apariencias engañan», donde dejó claro que tiene mucho talento para la comedia.


— Qué te sorprendió al hacer tu propia película como Wonder Woman?

— Para mí lo más importante es que no la presentamos como una mujer fría y decidida a liquidar a todos los hombres solo porque es muy fuerte. Me interesaba que no solo se identificaran con ella las mujeres, sino también los hombres de todas las edades, así como las niñas. Descubrí que si mostrábamos sus defectos, si quedaba claro que no es perfecta y que puede ser la mejor guerrera y al mismo tiempo ser muy inocente, curiosa, demasiado directa, confidente y centrada en su misión, el resultado iba a ser mucho más sólido. Me interesaba que además se la viera preocupada y que en ciertas ocasiones no supiera qué hacer. El hecho de que sea tan polifacética ayuda a mostrar que no es perfecta, y que ella lo sepa es lo que la vuelve interesante y creíble. Darme cuenta de quién era ella y de qué manera quería que se la viera en la película fue un largo proceso. En cualquier caso, insisto que esta película no es solo importante para las niñas, sino también para los chicos. Continuamente hablamos del empoderamiento femenino, y es cierto, las niñas necesitan una figura femenina fuerte que admirar, de la misma manera que la tienen los niños. Pero a la vez, creo que ellos también necesitan una figura femenina fuerte que admirar porque no se puede empoderar a las mujeres si no se educa a los hombres. Me parece que la forma en que mostramos los géneros está muy claro en nuestro film y me siento muy feliz con el resultado

— ¿Cómo conseguiste el papel? ¿En una audición?

— Sí, y fue poco antes de que estuviese a punto de abandonar la actuación. Estaba en Estados Unidos, adonde acostumbraba venir una o dos veces al año con mi marido, y ya teníamos a nuestra primer hija, Alma. Me hicieron tantas audiciones y tantas pruebas de cámara que llegó un momento en que no lo pude soportar más. El rechazo es la parte más difícil de ser actriz. Le dije a mi marido que no sabía cuándo íbamos a volver a a Estados Unidos y que tampoco estaba segura de querer seguir con esto. Nunca soñé con ser actriz y fue algo que simplemente se dio. Le dije que tal vez no debía seguir intentándolo, que quizás no era para mí. Zack Snyder pidió verme para que hiciera una audición para algo, pero no aclaró de que se trataba. La hice, me volví a mi país y filmé una película israelí. Mientras la rodaba no estaba segura de querer seguir probando en Estados Unidos y pensé que me iba a limitar a trabajar en la industria local. Hasta que me llamaron y me preguntaron si podía viajar a Estados Unidos para hacer una prueba de cámara. Les dije que sí, y les pregunté de que se trataba. Mi agente se asombró de que no me lo hubiesen dicho, le expliqué que no, y me respondió que me iban a sacar el pasaje para que volara dentro de dos semanas y que esperaba que antes de viajar alguien me llamara para decirme de qué se trataba. Y dos días después Zack me llamó y me preguntó si había oído hablar de Wonder Woman. Y eso fue todo. Cuando viajé e hice la prueba de cámara, me dieron el papel.

— ¿Cuál era tu relación con Wonder Woman antes de que te ofrecieran el papel?

— La verdad es que de niña no me interesaban mucho los cómics. Sabía quién era ella, porque es imposible no conocer a Wonder Woman, pero tampoco tenía muy claro de qué se trataba. Cuando se emitía la serie de Lynda Carter ni siquiera había nacido, pero hice mucha investigación después de que me dieron el papel.

— ¿Tenías otros héroes?

— No. Nací en 1985, y para mi generación no hubo muchos modelos ni superhéroes. Siempre estaban Batman, Superman y Spiderman, y la lista continúa, pero no había mujeres que tuvieran superpoderes, y por eso me siento tan privilegiada de haber sido la elegida para recuperarla para las generaciones de hoy

«Nunca pensé que algún día iba a interpretar a Wonder Woman»

— ¿Cómo fue el entrenamiento para el film?

— Fui bailarina durante doce años y aprender las coreografías de lucha me hizo recordar mucho a cuando estudiaba danza. Por eso disfruté de todo lo que tenía que ver con coreografía. Pero, por otro lado, pensaba que me iba a encantar tener que montar a caballo, porque era algo que me parecía muy fácil, pero no fue así, me resultó muy complicado. Aún así, los caballos eran maravillosos. Y el arma que me gustaba era el lazo de la verdad, porque no es agresivo como la espada y consigue que la gente sea honesta y se vea forzada a decir la verdad.

— ¿Era importante para ti que ella se viera vulnerable?

— Por supuesto, era esencial. Especialmente porque es alguien que no pertenece a ese lugar y descubre un mundo que no había visto nunca antes. Es una joven idealista que cree en el bien y que está convencida que el mundo es muy simple. Me parece que eso la vuelve vulnerable porque no comprende las complejidades de la vida. Pero a la vez, no veo que su vulnerabilidad sea una flaqueza. Creo que como ella es quien es, y puede ser también vulnerable, eso le da muchas oportunidades para resolver situaciones en la película. Por otro lado, es cierto que no todos los personajes que interpreto exhiben este tipo de vulnerabilidad.

— ¿Te resultó cómodo el traje de Wonder Woman?

— El que usé en esta ocasión era mucho más cómodo que el que me dieron para Batman v. Superman. En ese film solo necesité ponerme el traje a lo largo de diez días. En este caso, estuvimos filmando durante seis meses, seis días a la semana. Fue algo muy intenso y por eso para mí era fundamental que me sintiera cómoda con la ropa, para poder actuar y hacer mis escenas de lucha sin tener que pensar en el traje. En cuanto al diseño, tengo que admitir que no participé en él. Simplemente continuaron con lo que se había establecido en Batman v. Superman. Era diferente pero no en el diseño, sino en el corte, y en que tenía siete trajes diferentes que eran idénticos pero estaban hechos con distintas telas y materiales. Algunos eran más ligeros, otros más pesados y también estaban los que brillaban más. Pero, en la comodidad, no había diferencias entre ellos.

— ¿Sufriste alguna lesión a lo largo del rodaje?

— No necesariamente lesiones, pero sí terminé con muchos moratones por todo el cuerpo. Lo gracioso es que lo peor que me pasó fue pisar un erizo de mar en Italia. Estabamos filmando una escena de lucha y fue muy doloroso. Pero fuera de eso, tuve mucha suerte y salí ilesa de la filmación.

— ¿Cómo fue tu experiencia trabajando con Patty Jenkins?

— Patty es la clase de persona que realmente sabe cómo crear intimidad con sus actores. A través de todo el proceso, sentí que ella estaba allí conmigo y que nos podíamos poner a pensar cosas en cualquier momento, que podía hablar de todo con ella. Cuando estaba frente a la cámara y ella estaba tras el monitor, sentía su presencia como si estuviese a mi lado. A nivel personal, siento que conectamos a un nivel muy profundo. La adoro. Cuando me dicen que buscaron una directora porque esta es una película sobre mujeres, tengo un montón de sentimientos encontrados. Por un lado es bueno tener detrás de la cámara a alguien que pasó por la experiencia de convertirse de niña a mujer, pero por otro, esa no fue la razón por la que la escogieron. No le dieron el film porque era mujer. Se lo dieron porque era la persona indicada para hacerlo. Es una directora muy especial y tuve mucha suerte de que fuera quien me dirigió en la película.

— ¿Cuáles son las diferencias entre Zack y Patty como directores?

— Creo que cada uno de ellos tiene cualidades diferentes. Zack puede imaginar y explicarte una enorme escena muy elaborada. Yo nunca podría visualizar cómo se va a ver, pero él sabe cómo capturar lo que imagina y luego hacer que se vea de una forma aún más impactante. Es asombroso y tiene su propio método para trabajar. Conoce muchísimo el mundo de los superhéroes y le importan muchísimo los personajes. Honestamente, creo que es un hombre muy sofisticado. Tiene una gran educación en este mundo, y los personajes que crea para la cámara son tan increíbles. En cambio con Patty creo que todo pasa por el corazón. La acción también es importante, pero a ella le interesa más lo que sienten y dicen los personajes. Trabajar con los dos fue una experiencia asombrosa. Me encanta Zack porque está lleno de energía y es muy divertido. Con Patty es lo mismo. Como actriz es un privilegio poder trabajar con gente que te cae bien.

— ¿Zack visitó el rodaje de «Wonder Woman»?

— No, porque estaba editando Batman v. Superman en Estados Unidos mientras nosotros filmábamos en Europa. Aún así, si mal no recuerdo, vino una vez. Pero siempre estábamos comunicándonos con él, pues estuvo muy involucrado en el proceso. Ese fue otro elemento interesante, que todos estaban colaborando en crear películas que pertenecen a este mundo. Y aún así le habían dado a Patty toda la libertad necesaria para que dirigiera su propia película. Nos dejaron hacer lo que sentíamos que era correcto. No es algo fácil de conseguir, sobre todo cuando hay gente que se preocupa tanto por alcanzar la perfección como es el caso de Zack.

— ¿Te gustaría que Patty dirigiera la segunda parte de «Wonder Woman»?

— Sí, por supuesto. Estoy dispuesta a hacer cualquier película con ella, sea Wonder Woman 2 o cualquier otra cosa. Por ejemplo, me encantaría que la segunda película estuviera ambientada en vísperas de la Tercera Guerra Mundial, cuando ella tiene que interceder para detener esa guerra. Sería una historia muy relevante en los tiempos que vivimos.

— ¿Cómo fue rodar en Europa?

— En Italia no podíamos parar de comer. Me encanta Londres, lo mismo me pasa con París y Europa en general. Soy una gran fan, pero estuvimos filmando la mayor parte de la película en Inglaterra en medio del invierno. Mi traje dejaba ciertas partes del cuerpo al descubierto, y cuando nos tocaba filmar en exteriores me moría de frío. Esa parte no fue tan divertida. Luego rodamos en París durante unos días. Y cuando llegamos a Italia, nos quedamos durante muchas semanas, era imposible resistirse a la comida. Todos ganamos un poco de peso. Después de estar todo el invierno en Inglaterra, poder ir a la playa, sentir un poco el sol, obtener un poco de vitamina D, no estuvo nada mal.

— ¿Hubo algún momento en que te sentiste como Wonder Woman?

— Claro, cuando tuve a mis hijas. Es un poco cutre lo que voy a decir, pero cuando estás de parto y das a luz, te sientes una diosa. No puedes creer que lo hayas logrado. Nada puede compararse con convertirse en madre y dar vida.

«El traje que usé en esta ocasión era mucho más cómodo que el que me dieron para “Batman v Superman”»

— ¿Qué es lo que te atrae de las grandes superproducciones? También participaste en «Fast & Furious»…

— Me gustan mucho. De niña era muy activa y siempre me gustó usar mi cuerpo como forma de expresión. La primera película en la que participé fue Fast & Furious 4 y fue también el segundo papel que tuve. Creo que eso me encasilló muy rápido. Pero es algo que disfruto mucho aunque nunca se me ocurrió que un día iba a interpretar a la Wonder Woman. Soy de las que creen que las cosas ocurren por una razón y sé que pronto voy a tener mi oportunidad para hacer dramas.

— ¿Te sorprende lo rápido que te has hecho famosa a nivel mundial?

— Sí, pero la fama es algo a lo que no le presto atención. Es tan solo una consecuencia de mi trabajo. He sido famosa en Israel durante muchos años, y eso me ayudó a acostumbrarme a lidiar con los paparazzis en Estados Unidos. Es tan solo un poco de ruido. Lo bueno es que ahora no necesito luchar por un papel o pasar por un proceso agobiante de audiciones. Me mandan el guión, y si me gusta lo hago, y si no, lo dejo correr. Es algo que no deja de sorprenderme. Me siento mal cada vez que digo que no, y por eso siempre les digo que lo siento mucho y les agradezco el ofrecimiento. Sé que soy muy afortunada de estar donde estoy.

— Wonder Woman es muy compasiva con los seres humanos. ¿Cómo ve Gal Gadot a la humanidad?

— Me entristece cuando hablo con gente que me dice que no entiende por qué ella quiere ayudar a la humanidad. Yo soy igual que ella. Me gusta la gente, y cuando conozco a alguien, pienso lo mejor de esa persona. Es cierto, a veces me desilusiono. Pero soy optimista y veo la bondad en los demás. Siento que todos tenemos las mismas aspiraciones, que compartimos las necesidades y los sueños. Uno quiere que sus hijos sean saludables, que tengan un buen futuro y que sean felices. Eso es algo con lo que todos nos podemos identificar. Creo que Wonder Woman simboliza la amabilidad, la calidez, la aceptación y el amor. Si cada uno de nosotros tuviese un poco más de todo eso, viviríamos en una sociedad mucho mejor.

— ¿Qué era lo que soñabas ser cuando eras niña?

— Quería ser coreógrafa. Como te expliqué, fui bailarina durante doce años y lo que quería era expresarme con mi cuerpo. No me imaginaba que lo iba a hacer pero de una forma diferente, que es con la actuación.

— ¿Y lo de hacer de modelo cómo surgió?

— Casi todo lo que me ha pasado ha sido por accidente. Cuando era adolescente recibí muchas propuestas para modelar porque soy muy alta, pero a mí me intersaba bailar. Despreciaba a las modelos, no podía entender que les pagaran por posar y no hacer nada. Pero cuando me gradué de la escuela secundaria y dejé de bailar, me ofrecieron participar en el concurso de belleza de Miss Israel. Es muy importante allí, muy popular y prestigioso. Esto fue algunos meses antes de mi servicio militar. Simplemente acepté porque me interesaba la experiencia. Y gané. Fue algo que me sobrepasó, y si ves fotos mías de esa época, te vas a sorprender. Me fui a Milán seis meses solo para escapar de los paparazzis y las revistas. Y allí fue donde empecé a modelar, mientras cumplía mi mandato como Miss Israel. Luego hice el servicio militar, y cuando terminé, fui a estudiar leyes y relaciones internacionales a la universidad. Mi agente me llamó para decirme que estaban buscando a una chica Bond y que el director de reparto había visto mi foto y me quería hacer una prueba. Yo dije que no, que no era actriz, que era todo en inglés, y que estaba estudiando. Me insistió mucho. Finalmente acepté, hice la audición y fui pasando por una serie de pruebas pero al final no me dieron el papel. Sin embargo, a lo largo del proceso me di cuenta que era algo fascinante y decidí que lo iba a intentar. Dos meses después me dieron mi primer papel como la protagonista de una serie israelí, y a los tres meses, la misma directora de reparto de Bond me dio el papel en Fast & Furious 4 y aquí estamos. Ahora soy Wonder Woman. Estoy que estoy viviendo es un sueño.



— No hay muchas actrices que hayan hecho el servicio militar. ¿Cómo fue para ti?

— Quisiera que ningún país necesitara un ejército, pero por desgracia ese no es el caso en Israel, y para mí que las mujeres hagan el servicio militar es lo mas normal del mundo. Mis padres fueron al ejército y también mis abuelos. Todos mis amigos han ido. Mi mejor amiga es piloto de combate. En Israel, cuando cumples 18, tienes que ir a hacer tu servicio militar. Es duro, porque renuncias a tu libertad durante dos años, pero por otro lado, si lo analizo con una mirada romántica, hay algo muy hermoso en devolverle algo a tu comunidad y a tu país. Y esa es la manera de hacerlo, poniéndose el uniforme.

— ¿Qué es lo que hiciste en el ejercito?

— Entrenaba tropas. Durante los primeros tres meses hice un entrenamiento muy intenso y muy físico, y luego seguí entrenando tropas durante el resto de mi tiempo en el ejercito. Todo pasaba por irme a dormir muy temprano, levantarme aún más temprano, dormir en literas, tomar duchas colectivas con otras chicas y no tener nada de privacidad. Fue un gran aprendizaje. Sé cómo usar un arma, sé cómo pelear en un combate. Pero también aprendí a tener el mando. Yo era la que le decía a las que llegaban después que hicieran flexiones, o que corrieran diez kilómetros. Eso fue así el primer año. Y en el segundo me trasladaron al gimnasio, donde entrenaba a quienes iban a convertirse en comandantes.

— ¿Cómo te llevas con el cine israelí?

— Me encanta, pero como trabajé tanto en Estados Unidos, no he tenido muchas oportunidades de hacerlo en mi país. Estoy segura de que eso va a pasar, porque me inspira ver el cine que se hace allí, sobre todo teniendo en cuenta que no tienen grandes presupuestos. Tienen que ser muy creativos y originales para poder hacer una película interesante.

— ¿Estás esperando una oportunidad?

— Claro, es algo que me interesa. Es curioso, porque soy israelí, pero he hecho solo tres papeles en Israel. La mayor parte de mi carrera se ha desarrollado en Estados Unidos. Pero la posiblidad de actuar en mi propio idioma me resulta muy atractiva. Si el director es bueno y el papel es interesante, siempre voy a estar interesada.

— ¿Qué es lo que opinan allí de que una israelí sea Wonder Woman?

— Están fascinados. Siento un enorme respaldo de todo el mundo, y estoy muy agradecida por la calidez con la que se han tomado las cosas. Sé que uno no puede dormirse en los laureles. Comprendo perfectamente que la historia de Wonder Woman va más allá de quien la interpreta. Soy simplemente el vehículo y quien tuvo la oportunidad de contar su historia.

— ¿Es cierto que llamaste a una de tus hijas Maya en honor a Maya Angelou?

— Sí, la más pequeña, que ahora tiene ocho semanas. La mayor se llama Alma, que es un nombre que tiene un signicado en castellano pero además en hébreo antiguo. En nuesto idioma quiere decir universo. Siempre estoy buscando buenos significados para los nombres de mis hijas. Me siento muy bien por haberlas traido al mundo. Mi marido es el que definió el sexo y me dio dos hermosas niñas.

— ¿Cómo es tu vida cotidiana cuando no estás filmando?

— Absolutamente normal. Llevo a mi hija a la escuela, me encanta cocinar y disfruto de la hermosa casa que tenemos. Hay un jardín muy bonito con olivos y naranjos, así como todo tipo de vegetales para preparar ensaladas. Conozco muy bien a mis vecinos, somos amigos con casi todos ellos y se siente como un verdadero barrio. Estamos a cinco minutos del mar y está lleno de restaurantes y cafés, por lo que veo a mis vecinos todo el tiempo.

— ¿Cómo se ajusta tu marido a tu celebridad?

— Muy bien. La gente le pregunta todo el tiempo a mi esposo cómo es posible que no sea celoso, porque beso a otros hombres para la pantalla. Y él siempre dice que no le importan los otros hombres, que sabe que es trabajo y que tiene muy claro que él es mi prioridad después de nuestras hijas, que son nuestra primera prioridad. Es cierto, mi familia es lo primero. Siempre supimos que estos últimos años iban a ser diferentes, porque entre las filmaciones y el embarazo iban a ser los más intensos de mi vida. Además trabajamos juntos. Mi esposo es un empresario brillante que sabe cómo hacer negocios, por lo que estamos desarrollando algunos proyectos juntos. Varios tratan sobre el Holocausto y otros sobre una mujer muy especial. Somos como una familia gitana que viaja todo el tiempo. Aunque sé que no puedo esperar que una persona tan exitosa como él abandone todas sus ocupaciones y se venga conmigo, siempre hemos encontrado la forma de pasar mucho tiempo juntos.

Gabriel Lerman

Más en Entrevistas

  • Entrevista a Steven SPIELBERG

    «Todos tuvimos que convertirnos en periodistas para poder contar esta historia de manera apropiada» Mientras que casi todos sus colegas de...

    Gabriel Lermanenero 2018
  • RIAN JOHNSON

    DIRECTOR DE «STAR WARS: LOS ÚLTIMOS JEDI» Se pasó mucho tiempo tratando de hacer su primera película, «Brick», que finalmente pudo...

    Gabriel Lermandiciembre 2017
  • Kenneth Branagh

    Director y protagonista de «Asesinato en el Orient Express» En su juventud fue considerado la nueva sensación británica como actor, aunque...

    Gabriel Lermannoviembre 2017
  • ANA DE ARMAS

    PROTAGONISTA DE «BLADE RUNNER 2049» «TE SIENTES RARA CUANDO VUELVES A VER ¨BLADE RUNNER¨ PORQUE COMPRENDES QUE ES EL REFLEJO DE...

    Roberto Moratooctubre 2017
  • HARRISON FORD & RYAN GOSLING

    PROTAGONISTAS DE «BLADE RUNNER 2049» A pesar de no haber podido ver todavía la película, tuvimos el placer de charlar con...

    Roberto Moratooctubre 2017
  • MATTHEW VAUGHN

    Director de «Kingsman: El círculo de oro»

    Gabriel Lermanseptiembre 2017
  • TARON EGERTON & COLIN FIRTH

    Protagonistas de «Kingsman: El círculo de oro»

    Gabriel Lermanseptiembre 2017
  • JOHN BOYEGA

    El relevo de Denzel Washington

    Marc Servitjeseptiembre 2017
  • Kathryn Bigelow

    DIRECTORA DE «DETROIT»

    Gabriel Lermanseptiembre 2017