Conectar
Ir arriba

Operación Concha

Karra Elejalde y Jordi Mollà, dos timadores en el Festival de San Sebastián.

El Festival de Cine de San Sebastián es el marco en el que se desarrolla esta comedia hispano-mexicana que se inscribe dentro del subgénero «de timadores», con enredos y maletines cargados de dinero negro, que esconde una declaración de amor al mundo del cine, en donde parece que todo es válido para que una multimillonaria suelte la pasta para producir una película.

    L    A          T    R    A    M    A    
Producciones Urumea S.L., compañíade producción de cine enbancarrota, liderada por MarcosRuiz de Aldazábal, un empresariosin escrúpulos, aprovecha el contextodel Festival de Cine de SanSebastián para engañar a Pamela,una inversora millonaria, utilizandoa un doble de Ray Silvela,un prestigioso actor norteamericanode origen cubano, a quienPamela admira y al que no conocepersonalmente.

Antonio Cuadri (El corazón de la tierra) dirige el film, Patxo Tellería firma el guión y Karra Elejalde y Jordi Mollà encabezan un reparto que se completa con Unax Ugalde, Ramón Agirre, Bárbara Goenaga y las actrices mexicanas Mara Escalante y Bárbara Mori, entre otros. Jordi Mollà interpreta al doble de un actor norteamericano de origen cubano llamado Ray Silvela, que acude a recoger su premio Donostia al Festival, por su parte Karra Elejalde es el artífice de la estafa, un personaje llamado Marcos Ruiz, productor en el olvido y con deudas, que se inventa todo este embrollo para sacar tajada. El film se encuentra ya en postproducción. Para Cuadri, la película «es una trepidante comedia de timadores con todos los ingredientes del género: canallas e ingenuos, estafadores y estafados, engaños, traiciones, suspense, amor… y el cine como telón de fondo. Puede gustar a un público muy amplio, pues tiene un interesante guión y un plantel de actores de primera línea».



El título del film hace referencia al máximo galardón del certamen vasco, que a su vez recibe el nombre de la icónica bahía de la ciudad. Para Jordi Mollà «es una comedia que no ofende a nadie, en la que ni los malos son siquiera tan malos». Su personaje es un hombre de gran parecido físico con el actor norteamericano que va a recibir el Premio Donostia, y que se hace pasar por él: «En realidad es un don nadie, que trabaja en un puticlub, con la intención de engañar a unos inversores mexicanos, haciéndoles creer que van a rodar una película con el original». Por su parte Karra Elejalde define su personaje como «un productor de cine sin talento, que siempre está en la ruina y que decide engañar a una inversora millonaria con un doble de un reconocido actor norteamericano a quien el Zinemaldia va a entregar su famoso Premio Donostia», añadiendo que no se ha inspirado en ningún productor que conozca para interpretar el papel de Marcos Ruiz El productor español del film, Joxé Portela, asegura que es una comedia «al estilo de “El golpe” o “Nueve reinas”. El proyecto se presentó hace unos años precisamente en el Foro de Coproducción Europa – América Latina del Festival de San Sebastián. Fue uno de los proyectos nacionales seleccionados en 2013. Allí surgió todo y desde entonces se planteó como una coproducción con México ». Para el guionista Patxo Tellería (que fue el director de Igelak), que ha vivido el Festival de San Sebastián muchos años por lo que conoce perfectamente de lo que habla, «la historia, aunque parte de intentar sacar pasta a una gente a cuenta del cine, en el fondo habla de la pasión por hacer cine. En realidad es un canto de amor por el cine». Cuadri lo corrobora: «Sí, lo es en un sentido muy europeo, muy moderno y alejado de cualquier ternurismo. Con sentido del humor e inteligencia, se hace una autocrítica al sector, a la figura del productor, el director y los actores… Se habla de sus egos, eguitos o egazos, a veces con cariño y a veces con mala uva, pero por debajo de todo eso subyace un canto al mundo del espectáculo, y especialmente a la figura de los actores, que al final son quienes están más expuestos y se la juegan». Antonio Cuadri desvela además que ha buscado reconstruir completamente el ambiente festivalero: «Aparecen escenarios muy reconocibles del Festival: el María Cristina, el Victoria Eugenia, el Kursaal… El año pasado filmamos unos planos en la entrega del Premio Donostia para usarlos como recurso pero hemos reconstruido en el rodaje el ambiente que la ciudad vive a finales de septiembre». Lógicamente a Cuadri le gustaría que su película se pudiese estrenar en septiembre en el Festival: «Parece obligado que una película como esta opte a estar en el Zinemaldia o que nosotros la ofrezcamos de una manera u otra, pero la decisión y la última palabra la tiene el propio Festival», concluye.



La película es una coproducción hispano-mexicana entre Abraprod y Spline Producciones, con producción de Joxé Portela y un presupuesto superior a tres millones de euros, que se ha rodado mayoritariamente en Donosti, pero también algunos días en México y en Las Palmas de Gran Canaria. La distribución correrá a cargo de Barton Films y Filmax.

Boquerini

Más en Avances