Conectar
Ir arriba

DCVerso. Bitácora de junio

Creo que debería crear una sección mensual acerca de las nuevas informaciones y, en general, todo lo que se produce alrededor de las adaptaciones de DC, porque todas las semanas hay nuevas noticias sobre el desastre que están creando desde Warner, y que hay que seguir agradeciendo a Kevin Tsujihara. Empecemos con Wonder Woman, la película que se estrena este mismo mes. Me imagino que mis compañeros de redacción habrán informado en sus respectivos artículos sobre las primeras impresiones de la película… O quizás no, no lo sé. No tengo la intención de empezar a leer la revista, ni me carteo con el resto de la redacción. El largometraje de Patty Jenkins lleva testándose meses. Y cuando digo meses, me refiero a desde principios de año, pero ha sido en las últimas semanas cuando la película ha entrado en su proceso definitivo, así que el estudio ha decidido llamar a gente afín: periodistas, críticos, insiders de la industria y demás gente de mal vivir que se venden por dos malos canapés para empezar a cantar las bondades sobre cualquier mierda. No es una novedad, ni siquiera es una táctica única. Marvel también lo hace: llama a los críticos más pelotas que tiene en su agenda para mostrarles primero a ellos las películas de manera exclusiva, y que vayan creando hype en las redes sociales. No es lo mismo que las primeras impresiones que salen a la luz de un film sean negativas que positivas, parece una obviedad. Pero el efecto viral de la información y, sobre todo, la propagación de los medios basura, provocan que haya un aluvión de páginas web de cine que crean una opinión que otros cuantos se encargan de repetir hasta la saciedad y así hasta el infinito. O, más concretamente, hasta llegar a los medios españoles, que son el último escalón del inframundo.



El problema no es tanto el hecho en sí, copiado directamente de las malas prácticas de Marvel, como el abuso del mismo. Y más si tenemos en cuenta que ya son varios los reportes que me llegan precisamente de esos pases, y que me cuentan que la película es un auténtico desastre. No voy a poner la mano en el fuego por ninguna opinión que no sea la mía y, por desgracia para vosotros, Warner no me ha invitado a ninguno de los screenings ocurridos hasta la fecha, así que tendré que ver la película con el resto de los mortales… Bueno, miento. Realmente acabaré viéndola un par de semanas antes que vosotros. Así que, mis queridos amigos, no se fíen absolutamente de nadie que ofrezca desinteresadamente su opinión semanas o meses antes del estreno de un blockbuster: lo más probable es que haya sido comprado por viandas y cariñitos por parte de la productora o distribuidora de turno. Es la versión real de cuando se habla de un «crítico vendido». Este último párrafo estaba dedicado a hablar del proceso de remontajes y versiones de La Liga de la Justicia pero la actualidad nos ha sorprendido a todos. En el momento de escribir estas líneas, «The Hollywood Reporter» ha anunciado que Zack Snyder renuncia a la dirección de las últimas fases de la producción para centrarse en su familia, demolida tras el suicidio de su hija Autumn el pasado mes de marzo. El propio cineasta ha declarado que, tras el suceso, intentó refugiarse en el trabajo, pero que le fue imposible debido a las altísima exigencia tanto mental como física que una labor como esta requería. Le sustituye a las riendas del proyecto Joss Whedon, a quien el propio Snyder fichó para escribir escenas adicionales de la película tras presenciar un corte preeliminar, y tener a bien el rodaje de nuevo material. Tanto el estudio como el realizador han querido dejar bien claro que las interferencias van a ser mínimas, y que las escenas adicionales que se están rodando en estos mismos momentos tan solo van a ser pequeños complementos.

Una auténtica tragedia que Snyder se ha visto obligado a hacer pública con el fin de acallar posibles rumores sobre su participación en el proyecto. Esta es una sección donde la ironía y la mordacidad son las protagonistas, pero creo que en estos momentos, sobran las palabras. Conocí a Zack Snyder personalmente hace muchos años, cuando tan solo era un director novato sin apenas currículum, y me causó una grata impresión. Independientemente de mi opinión hacia él como cineasta, quiero mandarle desde mi humilde columna toda la fuerza del mundo para estos duros momentos.

Ramon Cudeiro

Más en Actualidad