Conectar
Ir arriba

Daniel Craig volverá a ser Bond

¿Alguien lo dudaba? Daniel Craig volverá a ser James Bond al menos una vez más. El actor así lo ha declarado en una entrevista en el programa de Stephen Colbert durante la promoción de Logan Lucky. Es una de esas cosas que es un secreto a voces y que tarde o temprano se iba a producir. Tan solo era cuestión de tiempo y sobre todo de cifras. Es casi vox populi que el intérprete británico está hasta las narices del papel de agente del MI-6 pero que los cheques por la franquicia son demasiado generosos, y más si tenemos en cuenta que su carrera como actor no es que precisamente haya despegado cuando se ha alejado del personaje. Mejor permanecer hastiado con un cheque gigante en la mano –y más desde que el intérprete juega el doble papel de actor y productor dentro de la saga– que creativamente estimulado y tener la cuenta llena de telarañas. Así que los Broccoli se han visto obligados a regañadientes a ofrecerle lo que Craig quería porque, entre otras cosas, el agente secreto más famoso de todos los tiempos se encuentra de subasta.

Todos aquellos que no hayan estado viviendo en un coma irreversible de información cinematográfica durante el último año y medio, deberían saber que la franquicia Bond está en venta… Bueno, no exactamente. Lo que está en venta son sus derechos de distribución cinematográfica. ¿Esto qué quiere decir? Que los productores, MGM y Eon, ofrecen a los estudios el enorme privilegio de distribuir la siguiente película del hombre con licencia para matar. Y sí, no hay erratas, ni faltan S. Película en singular, el trato que ofrece la productora es para una única película. Una bicoca, vamos. Sony, desesperada como siempre, mandó a su CEO, Kazuo Hirai, a hacer una presentación a los productores de más de una hora y media que básicamente consistía en hacerles la pelota y alabar lo bien que les ha ido a los dos juntitos de la mano durante la última década del personaje… Y razón no les falta. No solo es que el personaje haya vuelto a tener la relevancia cultural que hacía años que no tenía sino que ha recaudado más de 3.5000 millones de dólares solo en entradas de cine. Si nos ponemos a contar patrocinios de marcas o publicidad pagada, las cifras serían más alarmantes que mi contrato en «Imágenes de actualidad».

¿Y quiénes están en esta puja aparte de Sony? Pues los sospechosos habituales obvios. Warner, Universal… Y Annapurna. Sí, lo habéis leído bien, la compañía fundada por Megan Ellison que ha pasado de ser productora de prestigio a querer competir de tú a tú con los grandes estudios y lanzar su propia rama de distribución cinematográfica. De momento, la primera aventura ha sido Detroit de Kathryn Bigelow, que digamos no se ha saldado con la mejor de las suerte: a pesar de una intensa campaña mediática apenas ha recaudado 10 millones de dólares y ha pasado desapercibida en la taquilla americana pese a la total ausencia de títulos relevantes durante este mes de agosto. ¿Una que no ha competido? Paramount, simplemente no pueden enfrentarse a los demás grandes estudios y no tienen nada que ofrecer. Y Disney, claro. Disney puede permitirse hacer lo que le dé la gana en estos momentos.

Ramón Cudeiro

Más en Actualidad