Conectar
Ir arriba

CARS 3

Cruzando la meta final

USA, 2017. Director: Brian Fee. Animación

Puede que el encanto de la fórmula Píxar se haya diluido a rebujo de su asociación con Walt Disney, entrando en una dinámica de «franquicias» de historias que no parecían tener demasiado recorrido más allá de su correspondiente título seminal. Así pues, en competencia con la «franquicia» de Toy Story, cuya cuarta entrega se encuentra en (post)producción, Cars alcanza su tercera entrega con la convicción que resultará al corto o medio plazo, una operación rentable en taquilla. Nuevamente, un envite en forma de continuación arroja un enfoque autorreferencial en relación a los títulos precedentes de la franquicia (los flashbacks evocadores de la figura de Hudson Hornet se abren espacio en una narración lineal), pero asimismo al propio background de Píxar. Ascendido al puesto de mando de director, a modo de recompensa por su desempeño profesional en el departamento artístico de la compañía y, en especial para las dos primeras entregas de Cars, Brian Fee sigue las prerrogativas de una historia que representa un canto a la tradición de las carreras automovilísticas en los Estados Unidos. Lo viejo y lo nuevo vuelve a operar en el centro de gravedad de un relato que parece querer conquistar el mercado latinoamericano con la presencia de Cruz Ramírez (con la voz de Cristelda Alonzo) en el papel de la entrenadora de Rayo McQueen (Owen Wilson) y la voz de Fernando Alonso haciendo acto de «presencia» en calidad de asesor en dos pasajes de un film de animación lleno de lugares comunes pero no exento de encanto. Eso sí, salvo que se reserven un as en la manga en tiempos de sequía creativa o de ralentización de los beneficios, Cars ha cruzado la meta final de una carrera ciertamente satisfactoria en términos generales.

Christian Aguilera

Más en Críticas