Conectar
Ir arriba

JUMANJI: BIENVENIDOS A LA JUNGLA

DWAYNE JOHNSON SIGUE LOS PASOS DE ROBIN WILLIAMS

No parece que el fracaso de «Baywatch (Los vigilantes de la playa)» vaya a suponer un serio revés en la carrera de este fornido actor, quien estas navidades estrenará una continuación de «Jumanji», con la cual vuelve a coincidir con Kevin Hart («Un espía y medio»). Dirige Jake Kasdan.


firmar que Joe Johnston es un genio incomprendido sería una temeridad. Pero lo cierto es que, dejando aparte películas de poca o nula trascendencia –Cariño, he encogido a los niños, El guardián de las palabras, Océanos de fuego, Sin salida (Trabajo mortal)–, el grueso de la filmografía de este realizador tejano, resolutivo y nada pretencioso, es mejor que la de muchos que van de artistas por la vida: Rocketeer era un simpático anticipo de la actual racha de cine de superhéroes; Cielo de octubre, un estimable melodrama sentimental; Parque Jurásico III, una secuela de Parque Jurásico mejor que la del propio Spielberg, El mundo perdido; El hombre lobo, una notable revisión del mito clásico del terror (sobre todo, si se tiene ocasión de ser su muy superior director’s cut); y Capitán América: El primer Vengador, una de las mejores películas de los Marvel Studios, cuya influencia se deja ver incluso en la reciente Wonder Woman.



Otra película del modesto Johnston que está mejor de lo que suele decirse de ella, y una de las más populares, es Jumanji, protagonizada por el malogrado Robin Williams y un film de aventuras fantásticas por encima de la media de este tipo de productos. Ahora, veintidós años después del estreno del original, nos llega una secuela, Jumanji: Bienvenidos a la jungla, que ha dirigido Jake Kasdan (Sex Tape), inspirándose vagamente en el libro ilustrado de Chris Van Allsburg que ya dio pie a la película de Johnston.

Signo de los tiempos, el misterioso juego mágico de mesa Jumanji se ha convertido ahora… en un videojuego. Frente a él se plantan cuatro adolescentes con ganas de divertirse: dos chicos, Spencer (Alex Wolff) y Fridge (Ser’Darius Blaine), y dos chicas, Bethany (Madison Iseman) y Martha (Morgan Turner). Lo que ninguno espera es que, tan pronto como el juego se activa, les absorbe, transportándoles al fantástico mundo selvático del juego, donde los cuatro adoptarán la forma física de sus respectivos avatares: Spencer se convertirá en el fornido Dr. Smolder Bravestone (Dwayne Johnson), arqueólogo y explorador; Fridge, en el zoólogo y especialista en armamento Franklin «Moose » Finbar (Kevin Hart); Martha, en la aguerrida comando Ruby Roundhouse (Karen Gillan); y Bethany… ¡en un hombre!: el cartógrafo y genial científico Shelly Oberon (Jack Black). Los cuatro saben que la única manera de escapar del Jumanji consiste en asumir los roles asignados y jugar la partida hasta el final.



Una secuela de «Jumanji» adaptada a nuestros días, que rinde homenaje al malogrado Robin Williams, protagonista del film original



Con Nick Jonas –como Jefferson «Seaplane » McDonough, un misterioso aventurero que ayudará a los avatares a escapar del Jumanji– y una colaboración especial de… ¡Robin Williams! –«apareciendo» en material de archivo sacado del film original–, Jumanji: Bienvenidos a la jungla fue anunciada en un primer momento como un remake o incluso un reboot de Jumanji. El hype negativo creado alrededor de este proyecto, unido a las trágicas circunstancias de la muerte del llorado Robin Williams (llegó a afirmarse que esta teórica nueva versión era «innecesaria y prácticamente insultante»), aconsejaron a la productora del nuevo film, Sony Pictures, a replantear el proyecto, convirtiéndolo en la secuela que es ahora. Tanto es así que, tan pronto como aceptó dirigirla, lo primero que Jake Kasdan hizo fue retocar en esa dirección el primer tratamiento del guión, escrito por Chris McKenna y Erik Sommers, con la colaboración de Scott Rosenberg y Jeff Pinkner.

Ese replanteamiento explica que la producción se haya ralentizado más de lo esperado. Tanto, que la primera fecha de estreno, prevista para el día de Navidad del año pasado, se aplazó hasta el 20 de diciembre de este año en los Estados Unidos (dos días más tarde, llegará a las pantallas españolas). Y James Newton Howard, el primer compositor de la partitura inicialmente previsto, fue reemplazado in extremis por Henry Jackman, por problemas de agenda.

Tomás Fernández Valentí

Más en Avances