Conectar
Ir arriba

Death Note

Escuela de jóvenes asesinos

Se estrena por fin uno de los proyectos exclusivos de Netflix más esperados por los aficionados al fantástico, «Death Note», adaptación del manga de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata que dirige Adam Wingard, y que traslada la acción a Seattle. Al frente del largometraje están tres jóvenes promesas como Nat Wolff, Keith Stanfield y Margaret Qualley.


En realidad, el proyecto de adaptar «Death Note» a la idiosincrasia estadounidense proviene de la época en que se estrenó Death Note: La película, cuya idea principal le pareció al productor Roy Lee (The Ring (La señal), El grito, Infiltrados) «una aproximación oscura, retorcida y fresca a la creación de un personaje superheroico en el cuerpo de un chaval normal». Así que habló del mismo con Dan Lin, por entonces vicepresidente de producción de Warner Bros., que se entusiasmó con lo que le consideró «un concepto muy provocativo» que planteaba «temas muy interesantes que podían ser explorados en una adaptación occidental». Aunque de la primera aproximación al manga se encargaron los guionistas Vlas y Charles Parlapanides (Immortals), cuando se contrató a Shane Black para dirigir el proyecto, este se trajo consigo a Antony Bagarozzi (Dos buenos tipos) y Chuck Mondry para reescribirlo con la intención de, según explicaba en «Deadline», «aproximarlo más a lo que resulta tan complejo y tan auténtico sobre la espiritualidad de la historia, en lugar de tomar el concepto e intentar copiarlo como un “thriller” americano».


Light (Nat Wolff) y Mia (Margaret Qualley), dos jóvenes a los que la Death Note cambiará para siempre sus vidas.


Watari (Paul Nakauchi), ayudante de L en la investigación de los crímenes.

Sin embargo, el proyecto quedó encallado, según explicó el propio Black en una conferencia de la Long Beach Comic-Con, por sus continuos choques con Warner Bros., que pretendía simplificar el original y justificar el comportamiento (progresivamente más) psicopático de Light Yagami… Lo que acabó provocando que abandonara el largometraje para preparar Dos buenos tipos, y que Warner coqueteara con Gus Van Sant como posible director, trayendo al mismo tiempo a Jeremy Slater (Cuatro Fantásticos, Animal de compañía) para escribir una nueva iteración del guión. No obstante, el finalmente escogido fue Adam Wingard (Tú eres el siguiente, The Guest), que asegura que su intención ha sido la de crear «un policíaco criminal mezclado con el tema fantástico de los deseos cumplidos», pero siempre partiendo de la intención de «anclar el material a la realidad y hacerlo divertido, pero, sobre todo, hacerte creer que algo tan extravagante como un cuaderno sobrenatural que mata gente puede llegar a existir».

Claro que, cuando parecía que todo iba bien encaminado, Death Note sufrió un nuevo varapalo cuando Warner, con el objetivo de reducir su cifra de proyectos anuales, optó por desembarazarse de él… Si bien en apenas 48 horas, Netflix se plantó frente a Lee y Lin y, según este último, «nos dio libertad cretiva absoluta para hacer la película que queríamos». De hecho, tal y como explica el también productor Jason Hoffs, la compañía «estaba de acuerdo en que forzáramos los límites a la hora de intentar hacer el film más inteligente, y en cierta forma incluso más violento, para conservar el espíritu del manga. Hemos sentido que teníamos una libertad para explorar a nivel visual y temático de la que no habríamos disfrutado en un estudio».

TODO GRAN PODER…

Un adolescente de Seattle, Light Turner (Nat Wolff), encuentra una libreta con poderes sobrenaturales, el Death Note, cuyo guardián es el demoníaco Ryuk (voz de Willem Dafoe), y que le permite asesinar a quien desee simplemente escribiendo su nombre en ella y pensando en el rostro de la persona en cuestión. Tras provocar un par de muertes, Light comparte su descubrimiento con la chica de la que está enamorado, Mia Sutton (Margaret Qualley), junto a la que decide emplear los poderes del Death Note para acabar con los peores criminales del mundo, escondiéndose bajo el seudónimo «Kira». Los decesos llaman la atención de un joven y misterioso detective, L (Keith Stanfield), que con la ayuda de su asistente Watari (Paul Nakauchi), decide investigar quién es el culpable… Y tras deducir que procede de Seattle, decide pedirle ayuda al padre de Light, James Turner (Shea Whigham), encargado de la investigación de los crímenes de Kira dentro de la policía local. Entre ambos se iniciará un juego del gato y el ratón que les llevará a tomar decisiones inesperadas.


Light hace frente al demoníaco Ryuk (voz de Willem Dafoe).


A la hora de rodar esa trama fantástica, Wingard y su director de fotografía, Paul Tattersall –que ya habían colaborado previamente en el piloto de la serie Outcast–, decidieron distanciarse del anime original, de ahí que se basaran en «las frenéticas persecuciones a pie de “Contra el imperio de la droga” y “Seven”; el tono y las texturas sucios de las escenas nocturnas de “Taxi Driver” y “El club de la lucha”; la espeluznante simetría y las composiciones de “El resplandor” y el estilo lleno de sinuosos planos amplios de “La naranja mecánica”». De hecho, explica Tattersall que, tanto para rodar a Ryuk como las secuencias de asesinato, «montamos la cámara en un “rig” remoto que nos permitía rodar planos holandeses realmente locos. Espero que la versión definitiva de la película tenga momentos inquietantes de quietud interrumpidos por sorpresas chirriantes».

Vaya por delante que, sí, Wingard ha escuchado a los productores de Death Note y ha cumplido todo aquello a lo que se negaba Shane Black. La cuestión es que, a partir de la distancia que eso provoca respecto al material original, el director ha tenido la inteligencia de reencaminar a nivel argumental el proyecto hacia una especie de híbrido entre El demonio de las armas –en el que Wolff y Qualley juegan roles parecidos a los de John Dall y Peggy Cummins– y Escuela de jóvenes asesinos pasada por el filtro del cine de David Fincher. El resultado no es ni mucho menos tan provocador como el original, pero sigue siendo estimulante como relectura del manga de Ohba y Obata, sobre todo porque sigue conservando –dentro de los límites de una producción de poco más de 100 minutos, y que por lo tanto va muy, muy al grano–, a grandes rasgos, los cuestionamientos morales que caracterizaban a aquél.

Tonio L. Alarcón

USA, 2017. T.O.: «Death Note». Director: Adam Wingard. Productores: Roy Lee, Dan Lin, Jason Hoffs, Masi Oka. Producción: Lin Pictures, Vertigo Entertainment, Netflix. Guión: Charley Parlapanides, Vlas Parlapanides, Jeremy Slater, según el manga de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata. Fotografía: David Tattersall. Diseño de producción: Thomas S. Hammock. Música: Atticus Ross, Leopold Ross. Montaje: Louis Cioffi. Intérpretes: Nat Wolff (Light Turner), Keith Stanfield (L), Margaret Qualley (Mia Sutton), Shea Wigham (James Turner), Paul Nakauchi (Watari), Willem Dafoe (Ryuk).

En resumidas cuentas

LO MEJOR: Los conflictos morales que plantea.

LO PEOR: No acaba de decidir el tipo de película que quiere ser.

La secuencia: L, persiguiendo a Light por toda la ciudad.

El momento: Los agentes del FBI, suicidándose en grupo.

La imagen: La muy sanguinolenta muerte del matón Kenny.

El diálogo: «¿Crees que estoy loco?» (Light). «Creo que no estás lo bastante loco» (Mia).

¿Por qué…: Wingard vendió lo extremo que iba a ser el proyecto, cuando no es así ni mucho menos?

Más en Series TV

  • Black Mirror: Temp. 4

    Nuestro reflejo deformado Aunque a su paso por Channel 4, Charlie Brooker producía «Black Mirror» a un ritmo de tres episodios...

    Tonio L. Alarcóndiciembre 2017
  • La peste

    Sevilla negra Con «La peste» Movistar quiere dar un sonoro puñetazo en la mesa de la producción televisiva nacional. Una apuesta...

    Miguel Ángel Sánchezdiciembre 2017
  • Dark

    En Europa también pasan «cosas extrañas» Se estrena «Dark», una serie de Netflix vendida, envuelta y empaquetada como la respuesta alemana...

    Ramón Monederodiciembre 2017
  • Amor carnal

    Los últimos de nosotros Netflix estrena en su plataforma, «Amor carnal», la segunda película de Ana Lily Amirpour, la realizadora de...

    Roberto Moratooctubre 2017
  • Stranger Things: Temp. 2

    Un otoño de terror

    Tonio L. Alarcónoctubre 2017
  • Narcos T.3

    Contra el imperio de la droga

    adminseptiembre 2017
  • The Defenders

    Superhéroes de Nueva York

    Tonio L. Alarcónseptiembre 2017
  • Orange is the New Black Temp. 5

    El nuevo orden «Orange is the New Black», la serie creada por Jenji Kohan, es uno de los grandes impulsores de...

    Roberto Moratojunio 2017
  • Fear the Walking Dead T.3

    El día de los muertos   La precuela de «The Walking Dead» alcanza ya su tercera temporada, pese a las críticas...

    Tonio L. Alarcónjunio 2017