Conectar
Ir arriba

¿CÓMO ESTÁN USTEDES?

Los afectados por la coulrofobia, es decir, el miedo irracional hacia los payasos (y los mimos), aseguran que lo que más miedo les da son los maquillajes excesivos y las narices postizas. Quizá el ejemplo más popular sea el Pennywise de «It», pero aquí vamos a repasar a algunos otros payasos que también han logrado colocarse en nuestras pesadillas colectivas

EL QUE RECIBE EL BOFETÓN (1924)

DIRIGÍA: Victor Sjöström.

SE DISFRAZABA DE PAYASO:

Lon Chaney.

JUNTO A ÉL APARECÍAN: Norma Shearer, John Gilbert, Tully Marshall, Marc McDermott, Ford Serling, Harvey Clark.

QUÉ CONTABA: Un científico, Paul Beaumont, está a punto de presentar frente a la Academia de las Ciencias una radical teoría sobre el origen del hombre cuando su mecenas, el Barón Regnard, se la roba y le abofetea en público. Humillado, Beaumont se convierte en un payaso que recibe bofetadas de sus compañeros.

MOMENTO ÁLGIDO: El enfrentamiento de Beaumont con el Barón y el Conde, y cómo lo resuelve con ingenio… Y de una forma un tanto expeditiva. Su imagen riéndose, maquillado de payaso, es de las más inquietantes de la película.

SE RECUERDA POR: Ser el segundo largometraje de Sjöström rodó en Hollywood, y por el inquietante maquillaje de payaso que, como siempre, Chaney se aplicó a sí mismo.

NIVEL DE ÉXITO: No funcionó demasiado bien en taquilla, pero el tiempo la ha revalorizado como una obra de tremendo interés, y además fuertemente relacionada con la filmografía de Chaney.


EL PAYASO ASESINO (1976)

DIRIGÍA: Martyn Burke.

SE DISFRAZABA DE PAYASO: Gary Reineke.

JUNTO A ÉL APARECÍAN: John Candy, Stephen Young, Susan Keller, Lawrence Dane, John Bayliss, Al Waxman.

QUÉ CONTABA: Cuatro viejos amigos, Charlie, Peter, Rosie y Ollie, deciden disfrazarse de payasos y raptar a la antigua novia del primero, Alison, para evitar la venta de unas tierras. Lo que no esperan es que, entre ellos, se infiltre un payaso armado que realmente tiene intenciones violentas con todos ellos.

MOMENTO ÁLGIDO: Los minutos finales, en los que el payaso del título español por fin se despierta y empieza a acosar un poco a los protagonistas, incluyendo un par de asesinatos no especialmente memorables.

SE RECUERDA POR: Ofrecerle uno de sus primeros papeles a John Candy, y además puramente dramático. No hay nada más que rascar en ella.

NIVEL DE ÉXITO: Nulo. Básicamente, se arrastró por las estanterías más zarrapastrosas de los videoclubes, sobre todo explotando el nombre adquirido por John Candy dentro del universo de la comedia.


BLOOD HARVEST (1987)

DIRIGÍA: Bill Rebane.

SE DISFRAZABA DE PAYASO: Tiny Tim.

JUNTO A ÉL APARECÍAN: Itonia Salochek, Dean West, Lori Minnetti, Peter Krause, Frank Benson, Albert Jaggard.

QUÉ CONTABA: Una joven, Jill Robinson, vuelve a su hogar para encontrarse con que la zona está siendo asediada por un asesino en serie que le corta el cuello a sus víctimas. Con sus padres desaparecidos, los únicos que le ayudarán serán Gary y su desequilibrado hermano, Marvin, siempre vestido de payaso…

MOMENTO ÁLGIDO: La revelación final de quién es el auténtico asesino en serie de la trama, y el descubrimiento por parte de la protagonista de los cadáveres de sus víctimas, colgados dentro de un granero.

SE RECUERDA POR: Darle al peculiarísimo cantante folk Tiny Tim la oportunidad de interpretar a un payaso siniestro y de comportamiento, digamos, poco usual.

NIVEL DE ÉXITO: Tuvo un estreno muy limitado, así que apenas llamó la atención. Ha ganado cierto estatus de culto debido a la intervención de Tiny Tim, además de por ser uno de los primeros papeles de Peter Krause (A dos metros bajo tierra).


PAYASOS ASESINOS DEL ESPACIO EXTERIOR (1988)

 

DIRIGÍA: Stephen Chiodo.

SE DISFRAZABAN DE PAYASO: Steve Rockhold, Michael Harrington Burris, Geno Ponza, Scott Beatty, Paul Haley, Dennis C. Walsh, Genie Houdini, Charles Chiodo, Karl Shaeffer, Paul Parsons, Jimmy Locust, Mitch Bryan, Greg Sykes.

JUNTO A ELLOS APARECÍAN: Grant Cramer, Suzanne Snyder, John Allen Nelson, John Vernon, Michael Siegel, Peter Licassi.

QUÉ CONTABA: En una pequeña ciudad de California, Crescent Cove, cae del cielo un objeto que resulta ser una especie de carpa de circo que habita una raza de alienígenas con forma de payaso, y que empieza a capturar y a asesinar a vecinos de la zona de las formas más estrafalarias posibles.

MOMENTO ÁLGIDO: Cuando uno de los payasos se pone a hacer sombras chinescas cada vez más complicadas para el entregado público de una parada de autobús… Hasta mostrar un dinosaurio que los devora a todos de un solo bocado.

SE RECUERDA POR: Su humor cartoon y por los efectos especiales supervisados por los Chiodo, responsables de las criaturas de la franquicia Critters.

NIVEL DE ÉXITO: Se convirtió casi de inmediato en un largometraje de culto, sobre todo porque llegó a ser uno de los títulos más alquilados por los aficionados al terror más jóvenes entre finales de los 80 y principios de los 90.


STITCHES (2012)

 

DIRIGÍA: Conor McMahon.

SE DISFRAZABA DE PAYASO: Ross Noble.

JUNTO A ÉL APARECIAN: Tommy Knight, Gemma-Leah Devereux, Shane Murray Corcoran, Thommas Kane Byrne, Eoghan McQuinn, Roisin Barron.

QUÉ CONTABA: En la fiesta de cumpleaños del pequeño Tommy, el payaso Stitches sufre un accidente, provocado por una gamberrada de los niños, que le provoca una muerte muy sanguinolenta. No obstante, otros payasos lo resucitan a través de una magia antigua para que pueda vengarse de sus jóvenes verdugos.

MOMENTO ÁLGIDO: Stitches, sacándole los intestinos a Richie y, tras cortar un trozo, hacer un perro de globoflexia con ellos, para después inflarle el cráneo más y más hasta lograr que estalle en mil pedazos.

SE RECUERDA POR: Su humor splastick, pasadísimo de vueltas, y por la interpretación abiertamente humorística del monologuista Ross Noble.

NIVEL DE ÉXITO: Muy, muy limitado. Pasó por festivales especializados sin llamar especialmente la atención, y desde entonces se ha movido, con cierta (tímida) reivindicación a posteriori, en formatos domésticos.


CLOWNHOUSE: PAYASOS MORTALES (1989)

 

DIRIGÍA: Victor Salva.

SE DISFRAZABAN DE PAYASO: Tree, Bryan Weible, David C. Reinecker.

JUNTO A ELLOS APARECÍAN: Nathan Forrest Winters, Brian McHugh, Sam Rockwell, Viletta Skillman, Gloria Belsky, Tom Mottram.

QUÉ CONTABA: Un niño afectado por una grave coulrofobia, Casey, acude junto a sus hermanos Geoffrey y Randy a un espectáculo cirquense. Al mismo también asisten tres asesinos psicóticos que, tras eliminar a otros tantos payasos, se hacen con sus trajes y deciden acosar a los pequeños en su propio hogar.

MOMENTO ÁLGIDO: Randy, haciendo el idiota vestido de payaso para asustar a su hermano Casey, sin darse cuenta de que uno de los psychokillers está observándole desde fuera de la casa para atacarle.

SE RECUERDA POR: Descubrir a Victor Salva y a Sam Rockwell, pero sobre todo por la detención y encarcelamiento del primero, acusado de pederastia.

NIVEL DE ÉXITO: Relativo, porque ha estado muy condicionado por los problemas con la ley de Salva. De hecho, algunas de sus ediciones han sido retiradas del mercado precisamente por los abusos del director hacia el pequeño Winters.


CLOWN (2014)

 

DIRIGÍA: Jon Watts.

SE DISFRAZABA DE PAYASO: Andy Powers.

JUNTO A ÉL APARECIAN: Laura Allen, Peter Stormare, Elizabeth Whitmere, Christian Distefano, Chuck Shamata, Robert Reynolds.

QUÉ CONTABA: Cuando el payaso que había contratado para el cumpleaños de su hijo Jack no se presenta, Kent McCoy decide ponerse un traje de clown que encuentra en un sótano para sustituirle. Sin embargo, al día siguiente es incapaz de quitarse el disfraz, que parece haberse convertido en parte de él.

MOMENTO ÁLGIDO: Los intentos de suicidio de Kent, primero de un disparo que deja un salpicón de colores en la pared, y luego con unas sierras circulares que se rompen y matan accidentalmente a un niño inocente.

SE RECUERDA POR: Suponer el salto al largometraje de Jon Watts, auspiciado por Eli Roth tras enamorarse de un tráiler falso que rodó previamente.

NIVEL DE ÉXITO: Bajo. No ayudó que Dimension Films estrenara la película prácticamente dos años después de su rodaje, ni tampoco las (injustas) críticas negativas que recibió su cronenbergiana vuelta de tuerca a la figura del payaso.

Tonio L. Alarcón

Más en Especiales