Conectar
Ir arriba

LA TORRE OSCURA

El sueño de Jake

USA, 2017. Director: Nikolaj Arcel. Con: Idris Elba, Matthew McConaughey, Tom Taylor, Katheryn Winnick, Nicholas Pauling, Dennis Haysbert.


Resulta un tanto extraño o, cuanto menos curioso, que el nombre de Ron Howard no estuviera relacionado (ya sea en su faceta de productor o director) con ninguna de las adaptaciones a la gran pantalla de la prolífica obra literaria de Stephen King que encontró acomodo en el cine estadounidense a lo largo de los años ochenta y noventa. A buen seguro, el olfato comercial de Howard hubiera tenido encaje en alguna de las traslaciones al celuloide servidas a partir de una vasta obra literaria que «minó» Hollywood en las dos últimas décadas del siglo pasado. Con todo, la alternativa a operar en el universo King llegaría hace unos pocos años tras la renuncia de J. J. Abrahms, quien había arrojado la toalla ante la imposibilidad de articular una serie televisiva sobre la base de las ocho voluminosas novelas que conforman «La torre oscura». En una decisión a todas luces equivocada a juzgar por los resultados, a modo de aperitivo de una eventual serie Howard se avino a la hora de supervisar una producción para el medio cinematográfico que compila las ocho novelas de King, en un ejercicio de reader’s digest que demuestra hasta qué punto la confianza es ciega al tratar de rentabilizar el operativo colocando por delante el sello de garantía del escritor multiventas de Maine y el de Matthew McConaughey (en el papel de Walter, «el hombre de negro»), un actor que, de un tiempo a esta parte, parece tocado por la «gracia de los dioses». Este se pasea por una producción que ahoga cualquier pretensión de dejar huella dentro del género fantástico, abonando el terreno para que el espectador observe sin apasionamiento un viaje que vence las resistencias de lo racional mirando de soslayo a Las crónicas de Narnia, al cine de las Wachowski y a la inagotable cantera de referencias al erial literario de King, en particular ese resplandor que convierte la relación entre Jake (Tom Taylor) y «el pistolero» Roland (Idris Elba) en un pálido reflejo de la sustanciada entre Danny (Danny Lloyd) y Hallorann (Scatman Crothers) para el film dirigido por Stanley Kubrick.

Christian Aguilera

Más en Críticas