Conectar
Ir arriba

Hedy Lamarr

Unas memorias de escándalo

CONSIDERADA UNA DE LAS MUJERES MÁS HERMOSAS del mundo, una de las estrellas más glamourosas del cine y prototipo de belleza clásica, la actriz austríaca Hedy Lamarr (1915-2000), seudónimo de Hedwig Eva Maria Kiesler, publicó su (escandalosa) autobiografía en 1966 y hasta ahora permanecía (sorprendentemente) inédita en España. Su publicación («Éxtasis y yo», Notorious Ediciones, 336 Páginas, Madrid, 2017) recorre su vida y su obra. Presente en películas como Argel (John Cromwell, 1938), Noche en el alma (Jacques Tourneur, 1944), La extraña mujer (Edgar G. Ulmer, 1946) o Sansón y Dalila (Cecil B. DeMille, 1949), sus composiciones conjugan la voluptuosidad, el misterio y lo diamantino. Su aura y su fama persisten. Se detiene en su profesional relación con Louis B. Mayer, su mentor y descubridor en EE.UU., gracias a su contrato en exclusiva con la MGM (su revelación aconteció en el film checoslovaco Éxtasis, 1933, donde provocó tanto su desnudo como la vivencia de un orgasmo) y en sus malas relaciones con colegas como Ilona Massey y, sobre todo, con Ingrid Bergman, su rival de por vida. No duda en señalar sus equivocaciones laborales, su rechazo a films como Casablanca (Michael Curtiz, 1942), Luz que agoniza (George Cukor, 1944) o Laura (Otto Preminger, 1944). No elude en sus memorias airear y reproducir su tratamiento psiquiátrico, su cleptomanía ni sus patentes problemas económicos desde primeros de los años 60. Pero lo más llamativo de las mismas reside en el determinante componente sexual que atesoran, que generó un notable revuelo, al abordar sin tapujos aspectos íntimos de su existencia. Casada y divorciada cinco veces, Hedy Lamarr descubre (y bien describe) en estas páginas su desbordante apetito sexual, su condición multiorgásmica, su bisexualidad certificada por diversos encuentros lésbicos, su participación en varias orgías… y sorprendentes revelaciones como el hecho de haberse acostado con un desconocido en un burdel donde había recalado huyendo de su primer marido, un influyente y siniestro fabricante de armas nazi, amén de confesar su violación adolescente e intentos de abuso sexual.

Ramon Freixas

Más en Actualidad