Conectar
Ir arriba

Coco

Este muerto está muy vivo

«Coco» es el particular homenaje de Pixar a la tradición y a la cultura mexicana a través de un viaje por el Día de los Muertos y la historia de Miguel, un niño condenado a no poder tocar música por una antigua tradición familiar. Dirige Lee Unkrich, responsable de «Buscando a Nemo» o «Monstruos, S.A.»


Uno de los pilares fundamentales sobre los que se fundó Pixar en sus comienzos fue la eliminación del componente musical dentro de sus películas. John Lasseter quería distanciarse lo más posible de las películas de Disney y consideraba fundamental separarse de su legado y establecerse con identidad propia… También había un poco de matar al padre, no nos vamos a engañar. A medida que Pixar sefue consolidando como rey de la industria de animación y Disney comenzó a adentrarse en una época llena de tinieblas y sombras, la idea de Lasseter sobre la disolución de la música dentro del cine de animación se fue perpetuando en la compañía… Pero desde que la división de Disney entró en una nueva etapa de renacimiento aupado por la importancia de las canciones dentro de su narración, el público parece haber virado el favor popular hacia ellos en vez de a Pixar, que en estos momentos se encuentra en la primera gran crisis deidentidad de su historia. La teoría de los vasos comunicantes.


Miguel, un niño mexicano que sueña con componer la más bella música con su guitarra, vivirá muy de cerca la festividad local del Día de los Muertos.


Coco, cuyo título original y obviamente descartado era Día de los Muertos, es la primera película donde la música juega un papel fundamental dentro de la trama –aunque en Brave o Cars ya hubiese números musicales propiamente dichos– y también la primera incursión de Pixar en la cultura mexicana. De hecho, la película es una suerte de homenaje al pueblo mexicano y que no podría llegar en mejor momento tras la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y su campaña política basada en el desprestigio del pueblo inmigrante mexicano y en la construcción de un muro para separar ambos países e impedir la inmigración ilegal. Eso no quiere decir que la película tenga reminiscencias del anaranjado presidente o sea un estamento coyuntural en contra de la política represiva del nuevo gobierno, sino que su valor como vindicación de la cultura mexicana resulta especialmente interesante en este 2017… Que es una cosa muy diferente a pretender que la película refleja «La América de Trump», que es lo primero que le preguntaron los periodistas españoles a Lee Unkrich cuando vino a presentar el largometraje a España hará unos meses.

«Queríamos explorar los lazos familiares que nos unen a las generaciones que nos precedieron », dice Unkrich. «Esta historia trata de rendir homenaje a nuestro pasado, incluso cuando miramos hacia el futuro». Coco se desarrolla en México en dos mundos distintos pero paralelos: la Tierra de los Vivos y la Tierra delos Muertos. Durante la mayor parte del año, esos dos mundos existen por separado pero armoniosamente uno al lado del otro. Y cada año, se unen de manera mágica. «El Día de Muertos es como una gran reunión familiar que borra la división entre los vivos y los muertos», dice el director. «Pero no se trata de lamentarse; es una celebración. Se trata de recordar a los familiares y seres queridos que han fallecido y tenerlos cerca. Cuando nos invitaron a participar en el Día de Muertos en México, vimos caminos hechos de pétalos de caléndula que empezaban en las calles y terminaban en las ofrendas, altares con fotos de la familia, platos favoritos y objetos especiales. Nos dijeron que todo se hacía para guiar a casa al espíritu de un ser querido».


Dentro de «Coco» hay una celebración de la vida que conjuga perfectamente con el espíritu del Día de los Muertos que se expresa a través de Miguel



A mediados de agosto del año pasado, Lee Unkrich utilizó su cuenta de Twitter personal para preguntar inocentemente sobre por qué tantos fans de El libro de la vida, la película sobre el Día de los Muertos que dirigió Jorge Gutiérrez apadrinada por Guillermo del Toro, parecían preocupados y amenazados por la existencia de Coco. Partimos de un tema complicado y es que las grandes empresas, y Pixar es una de ella, y las culturas de otros pueblos mezclan igual de bien que el agua y el aceite y hasta cierto punto es lógico y comprensible que haya preocupación entre los aficionados a la animación de ascendencia mexicana. Obviamente debía ser una pregunta irónica puesto que Disney y Pixar contrataron al principio de la producción a Lalo Alcaraz, un activista político de origen mexicano bastante crítico con la compañía para que supervisase todo el proyecto creativo y se respetase el legado de la cultura mexicana. En todo caso, el director de El libro de la vida salió rápidamente al paso de la polémica y declaró que era todo un orgullo que un estudio de la entidad de Pixar y un artista como Unkrich presentase en la gran pantalla la herencia del pueblomexicano… Pero la polémica seguía estando en el aire, que un estudio americano gigantesco como Pixar/Disney vaya a producir una película sobre una fiesta tan característica del pueblo mexicano y acabe engullendo a la pequeña producción mexicana no deja de ser problemático… Por mucho que odie usar esta palabra. Claro que tampoco ayudó mucho que, en 2013, Disney intentase registrar como patente en diferentes registros Día de los Muertos y controlar todos los productos que saliesen de la misma. La eterna dicotomía con Disney, una empresa de artistas y soñadores controlada por abogados y directivos que parecen salidos del mismísimo averno.

En una jugada que se antoja de última hora, Pixar sacó al matrimonio López de Disney, llegados del éxito de Frozen, para que compusiese algunas de las canciones de Coco, entre ellas«Remember Me» («Recuérdame») que se escucha varias veces durante la película y acaba siendo el colofón emocional de la misma. «Nuestros colaboradores de Pixar nos pidieron que escribiéramos una canción que hablara al estilo bolero ranchero mexicano con un guiño a la época de los años 20 y 30», dice Anderson-Lopez. «La película, los personajes y el entorno mexicano nos inspiró muchísimo, así que nos sumergimos en él. Nuestro objetivo era crear una canción que podría haber sido un éxito en aquella época y en esa cultura». «Queríamos música mexicana auténtica y también canciones originales. Animamos al equipo a ser fiel a la música tradicional mexicana, pero les dimos libertad para incluir nuevos sonidos» explica Unrich y es que desde Pixar la máxima preocupación desde el principio del proyecto fue tratar con el máximo respeto el legado de la cultura mexicana y aproximarse lo máximo en veracidad.

Coco llegará a las salas españolas el próximo 1 de diciembre y lo hará bajo la circunstancia que no se encontrarán copias dobladas en nuestro país ya que la versión en castellano estará doblada íntegramente en México para adaptarse a las circunstancias de la película. Un guiño a todos aquellos niños que nos criamos bajo el doblaje neutro de las películas Disney.


Gracias a su trato con los difuntos, Miguel aprenderá muchas cosas sobre la vida, la familia, el amor y la música.


CALAVERAS Y DIABLITOS

¿Qué pasaría si pudiéramos reencontrarnos con nuestros familiares fallecidos hace tiempo? A partir de la colorida celebración mexicana del Día de los Muertos, Coco descubre el misterio de compartir la reunión familiar más extraordinaria y sorprendente, incluso con aquellos antepasados que murieron muchos años atrás.

La historia sigue a un niño de doce años de edad llamado Miguel, que vive con su familia en una zona rural de México, y cuyo sueño es la música y tocar la guitarra. Miguel desencadenará una serie de acontecimientos extraordinarios relacionados con un misterio centenario. La festividad del Día de los Muertos servirá como telón de fondo para que nuestro protagonista se pregunte de dónde viene, cuál es su lugar dentro de su familia, y cómo se han entretejido las relaciones familiares a través del tiempo. Una celebración de la vida, de la familia, los recuerdos y la conexión a través de diversas generaciones.

RECUÉRDAME

Hace años que Pixar y yo atravesamos una relación difícil. Considero la animación un género eminentemente expresivo donde la animación debería primar sobre otros aspectos, y en Pixar se han empeñado en amansar el género y convertirlo únicamente en un medio para contar historias sin tener en cuenta las posibilidades de la propia expresión, así que ambas partes decidimos guardar una relativa distancia hasta el estreno de Coco, la película que me ha reconciliado con el estudio de animación. Coco es una desviación necesaria de la habitual ruta de Pixar. Desde el primer momento, con un emotivo montaje de imagen donde se cuenta la relación entre Miguel y su bisabuela, se destila una sensibilidad distinta, un gusto mayor por intentar experimentar con la imagen que en producciones anteriores y un gusto por los momentos íntimos, con una sensibilidad única difícil de encontrar en películas similares. He acusado en muchas ocasiones a Pixar de buscar la lágrima fácil y de capitalizar las emociones humanas de una manera un tanto hipócrita. No nos podemos llamar a engaño que el guión de Molina/Aldrich busca la emoción a través de momentos muy concretos y a través de una relevación –que no lo es tanto– en el último acto, pero lo hace de una manera sutil, sin forzar el dramatismo y siemprea través de pequeños momentos cotidianos.


Durante el Día de los Muertos, México entero se transforma en un mundo mágico donde las barreras entre los vivos y los difuntos se difuminan en nombre del amor y la familia.


Dentro de Coco hay una celebración de la vida que conjuga perfectamente con el espíritu del Día de los Muertos que se expresa a través de la música y de los sueños de Miguel. Cuando el protagonista entona por primera vez una canción ante un público, la escena transmite vida y felicidad a través del ritmo y de los movimientos de cámara. Es cierto que Pixar sigue sin arriesgar a nivel de imagen y continúa con su canon de creación y retrato de universos con una cosmología propia. La llegada de Miguel a la Ciudad de los Muertos no es muy distinto en concepción sensorial a las exploraciones de películas como Bichos: Una aventura en miniatura, Monstruos, S.A. o la franquicia Cars, la creación a través de las posibilidades de una cosmogonía perfectamente habitable que responde a los parámetros del concepto de pequeñas Disneyland. Ni siquiera las posibilidades expresivas de los rasgos visuales más característicos de la fiesta mexicana son utilizados y apenas acaban reducidos a un par de guiños visuales. Coco prefiere potenciar sus virtudes en espacios más íntimos, donde dos personajes apenas hablan y prefieren mirarse a los ojos mientras suena una canción. Ahí radica su verdadero corazón.

Roberto Morato


En resumidas cuentas

LO MEJOR: Todo. La utilización de las costumbres, cultura e idiosincrasia mexicana para trazar la historia. Que Pixar por fin utilice de nuevo la música como hilo conductor de la narración.

LO PEOR: Dante, el perro mascota de Miguel. Uno de esos secundarios insufribles que de vez en cuando salen de la factoría Disney/Pixar.

El momento: Miguel completando por primera vez una canción («Un poco loco») delante de un público compuesto de difuntos.

La imagen: Héctor cantando una canción a su amigo Chicharrón.

El diálogo: «Si no queda nadie en el mundo de los vivos que te recuerde, desapareces también de este mundo».

Internet: movies.disney.com/coco.

¿Por qué…: se le seguía perdonando absolutamente todo cuando hacía tiempo que eran incapaces de dar en la diana con una película?


ESTRENO 1 DE DICIEMBRE


USA, 2017. TO.:«Coco». Directores: Lee Unkrich y Adrian Molina. Productores: Darla K. Anderson. Producción: Pixar Animation Studios, Walt Disney Pictures. Guión: Adrian Molina, Matthew Aldrich. Fotografía: Matt Aspbury, Danielle Feinberg. Música: Michael Giacchino. Montaje: Steve Bloom, Lee Unkrich. Con las voces (en v.o.) de: Anthony Gonzalez (Miguel), Gael García Bernal (Hector Rivera), Benjamín Bratt (Ernesto de la Cruz), Renée Victor (abuelita), Alanna Ubach (Mamá Imelda), Edward James Olmos (Chicharrón).


LOS DIRECTORES Lee Unkrich y Adrian Molina

Lee Unkrich es un animador, dibujante y guionista nacido en Cleveland hace 50 años. Tras estudiar cine en la Universidad de Southern California y trabajar en distintos proyectos de televisión, se incorporó a Pixar en el año 1994 donde ejerció de editor hasta que en 1999, codirigió Toy Story 2 junto a John Lasseter. También ha dirigido Buscando a Nemo o Toy Story 3. Adrian Molina es un animador y guionista nacido en California hace 32 años. Se unió a Pixar en el año 2007 y empezó a ejercer como animador en Ratatouille para más tarde ser ascendido a dibujante de storyboards en Toy Story 3 o Monsters University. Fue guionista de El viaje de Arlo.


Más en En Cartel

  • Star Wars: Los últimos Jedi

    El equilibrio de la Fuerza Aunque «Rogue One: Una historia de Star Wars» tenía que servir para matar el gusanillo de...

    Tonio L. Alarcóndiciembre 2017
  • El libro secreto de Henry

    Secretos de familia Las familias desestructuradas, los primeros amigos, el acoso y los abusos o la enfermedad son algunos de los...

    Óscar Broxdiciembre 2017
  • El vacío

    El príncipe del más allá Tras recaudar el presupuesto necesario para su realización mediante una campaña de «crowfunding», este esfuerzo independiente...

    Jorge Loserdiciembre 2017
  • Suburbicon

    El niño que sabía demasiado En su sexto largometraje como director, George Clooney demuestra que se ha convertido en un consumado...

    Marc Servitjediciembre 2017
  • El sacrificio de un ciervo sagrado

    Juegos no tan divertidos La nueva película del director de «Canino», que ganó el premio a mejor guión en el Festival...

    Jorge Loserdiciembre 2017
  • Wonder

    Ha nacido una estrella A pesar de los sentimientos agoreros y pesimistas, el cine aún posee la capacidad de maravillar y...

    Roberto Moratodiciembre 2017
  • Perfectos desconocidos

    Reunión de amigos Segunda película estrenada en un mismo año por parte del director vasco Álex de la Iglesia. En esta...

    Roberto Moratodiciembre 2017
  • Liga de la Justicia

    Todos juntos Después del balón de oxígeno que ha supuesto la buena acogida a «Wonder Woman», el DC Extended Universe ha...

    Tonio L. Alarcónnoviembre 2017
  • La batalla de los sexos

    El circo del siglo Los creadores de «Pequeña Miss Sunshine» rememoran en «La batalla de los sexos» el célebre partido de...

    Marc Servitjenoviembre 2017