Conectar
Ir arriba

Wonder

Ha nacido una estrella

A pesar de los sentimientos agoreros y pesimistas, el cine aún posee la capacidad de maravillar y asombrar donde el espectador menos se lo espera. «Wonder» es toda una sorpresa y hallazgo dentro de la cartelera actual, una película que va mucho más allá de lo que su propuesta original podría indicarnos. Julia Roberts y Owen Wilson completan un reparto que tiene a Jacob Tremblay, el niño de «La habitación», como principal protagonista.


La sobreinformación con respecto a los estrenos semanales y las incesantes campañas de promoción y publicidad dirigidas por los estudios están matando buena parte del sentimiento cinéfilo de la población mundial. Ya no existe un sentido de la curiosidad cinéfila, ni ganas de indagar en las películas… Ese riesgo de peligrosidad que existía cuando se apagaban las luces y todo era posible ha desaparecido por completo. Cuando pagamos el precio de la entrada, sabemos perfectamente lo que nos vamos a encontrar, estamos programados para ello. Desde las críticas clónicas, a las campañas de publicidad engañosa potenciando determinados elementos de las películas, pasando obviamente por la segmentación de la producción cinematográfica… «Da igual como seas y lo que te guste, tenemos una película específicamente para ti». La creatividad muere, el capitalismo vence, el resumen del siglo XXI.


Auggie (Jacob Tremblay) recibe el calor y el apoyo de sus padres, Nate (Owen Wilson) e Isabel (Julia Roberts), de su hermana Via (Izabela Vidovic) y de su amiga Miranda (Danielle Rose Russell).


Algo así me pasó al enfrentarme a Wonder, que pese a estar dirigida por Stephen Chbosky, autor y cineasta de la muy estimulante Las ventajas de ser un marginado, la campaña de publicidad se ha empeñado en disfrazar de una nueva versión de Máscara… Para todos aquellos millennials que nos leen, me refiero al espanto lacrimógeno que pertrechó Peter Bogdanovich a mediados de los 80 y que contaba con Cher como madre sufridora de un adolescente con una enfermedad que le había desfigurado por completo el rostro. A pesar de ser un film francamente popular durante los años posteriores a su estreno, afortunadamente se ha desvanecido de la memoria . Dejando de lado el elefantiásico rostro de Eric Stoltz y ciñéndonos a Wonder que es lo que nos interesa en estos momentos, es la adaptación de una popular novela de la escritora R.J. Palacio que ha sido publicada recientemente en nuestro país.

La idea sobre la que gira el libro y la novela es la bondad. La escritora confiesa haberse inspirado precisamente en las reacciones de sus hijos al encontrarse a una niña con deformidades en el cráneo y precisamente ponerse en el lugar de la otra persona y tenerse que enfrentar todos los días de su vida a todo tipo de reacciones. Uno de los grandes alicientes de la película es Jacob Tremblay, el niño de La habitación que tiene aquí su primer papel protagonista y que se vio sometido a un intenso proceso de maquillaje para disponer del look que finalmente tiene en la película. «Cualquier otro actor infantil no habría podido transformarse en Auggie pero Jacob es uno de esos intérpretes que sale en cada generación. Es realmente increíble», declaraba Stephen Chbosky, guionista y director de la película. El otro gran aliciente, por supuesto, es la presencia de Julia Roberts, cada vez más dispersa en las pantallas cinematográficas y que aquí interpreta a la cariñosa y protectora madre de Auggie.

VIDA EN FRAGMENTOS

Auggie Pullman (Jacob Tremblay) es un niño que nació con una deformidad facial. Ahora, tras diez años de hospital en hospital y de largos periodos en su casa, tendrá que asistir por primera vez a la escuela. Gracias al apoyo de sus padres, Nate (Owen Wilson) e Isabel (Julia Roberts), Auggie trata de encajar en el nuevo reto al que se enfrenta. Demostrar que es un niño como otro cualquiera pese a su físico será una dura batalla. Profesores, compañeros de colegio y vecinos se enfrentarán también a ellos mismos, combatiendo por cambiar la pena por la aceptación total.



SENTIDO Y SENSIBILIDAD

Stephen Chbosky logró con Las ventajas de ser un marginado casi un milagro en el cine contemporáneo, lograr capturar la angustia adolescente sin necesidad de la cita evidente al cine de John Hughes y siendo además capaz de captar otras peculiaridades adscritas al contexto generacional. Una hazaña que por supuesto fue apenas reconocida en el momento de su estreno pero que seguramente le valió para haberse convertido en título de cabecera de una generación entera de adolescentes que lo verá como una piedra fundacional en su crecimiento. Wonder, su segunda película, no tiene el gancho generacional de su anterior largometraje pero es en sus aristas, en sus pequeños momentos íntimos donde se revela el genio de un escritor y realizador con una voz propia mucho más acusada de lo que en principio se podría revelar en una lectura superficial.

Chbosky destaca por aportar una sensibilidad especial –que no es otra que tratar como seres humanos, complicados y con contradicciones, entenderlos y no exponerlos como meros arquetipos narrativos que sirven de función para tramas y enseñanzas morales– y por plasmar en pantalla momentos que pasarían a ser invisibles en otras películas. Una llamada angustiada donde se revela una verdadera identidad, un paseo solitario sin mediar palabra, una habitación vacía con un único personaje meditando en ella… Pequeños detalles que sobresalen en una película que en otras manos habría sido un catálogo de cursilería y sentimentalismo y que sin embargo con Chbosky son una recopilación de lo más elemental dentro de nuestra humanidad. Ni siquiera los habituales puntos de fuga de la imaginación de Auggie son tratados fuera de un aura de normalidad y hasta la utilización del videojuego Minecraft como herramienta de lenguaje cinematográfico acaba teniendo un valor intrínseco. Es muy difícil que con un material tan proclive a caer en el sentimentalismo, Chbosky lo rechace frontalmente y acaba por elevar a Wonder mucho más arriba de lo que cualquier espectador podría siquiera pensar

Roberto Morato


En resumidas cuentas


LO MEJOR: Prácticamente todo. Stephen Chbosky trata el material que tiene entre manos y nunca cae en forzar las emociones. Consigue un equilibrio casi perfecto entre drama, comedia y costumbrismo, sin olvidarse tampoco de sacar a relucir una voz propia y única. La forma de tratar a los personajes secundarios, con dignidad y humanidad, escapando siempre del arquetipo.

LO PEOR: La historia central de Auggie podría ser acusada no sin razón de ser un cliché cinematográfico. Un pequeño golpe bajo emocional habitual en muchas películas… Al menos no es utilizado como gran giro catárquico para los personajes.

El momento: La llamada de Miranda a Auggie. Una escena llena de sensibilidad que nunca cae en el dramatismo ni en intentar forzar las emociones.

La imagen: Chewbacca de compañero de colegio de Auggie.

El diálogo: «Es un disquete. Es básicamente un iPhone, solo que no puedes llamar, ni escuchar música, ni…».

El rodaje: Canadá.

Internet: www.wonder.movie

¿Por qué…: la campaña de publicidad de la película ha insistido en venderla desde únicamente un punto de vista?


ESTRENO: 1 DE DICIEMBRE


USA, 2017. TO.:«Wonder». Director: Stephen Chbosky. Productores: Todd Lieberman, Dan Clark, Michael Beugg, David Hoberman. Producción: Lionsgate, Mandeville Films, Participant Media, Walden Media, TIK Films. Guión: Stephen Chbosky, Jack Thorne, Steve Conrad, basado en la novela de R.J. Palacio. Fotografía: Don Burguess. Diseño de producción: Kalina Ivanov. Música: Marcelo Zarvos. Montaje: Mark Livolsi. Intérpretes: Julia Roberts (Isabel Pullman), Owen Wilson (Nate Pullman), Jacob Tremblay (Auggie Pullman), Mandy Patinkin (Sr. Tushman), Izabela Vidovic (Via Pullman), Danielle Rose Russell (Miranda), Daveed Diggs (Sr. Browne).


EL DIRECTOR Stephen Chbosky

Novelista, guionista y realizador norteamericano nacido hace 47 años en Pennsylvania. Se graduó en guión en la Universidad del Sur de California. En 1995, debutó como realizador con The Four Corners of Nowhere que fue seleccionada dentro del Festival de Sundance y fue una de las primeras películas que se programó en el canal de televisión del festival. En 1994 comenzaría a escribir «Las ventajas de ser un marginado», la novela que le lanzaría a la fama. Fue publicada en el año 2000 y rápidamente se convertiría en un fenómeno de culto. Aparte de rodar la adaptación cinematográfica, ha colaborado en proyectos como la adaptación del musical Rent, donde ejerció de guionista, o la serie de televisión Jericho.

Más en En Cartel

  • La forma del agua

    La mujer y el monstruo Tras la pequeña decepción de «La cumbre escarlata», Guillermo del Toro vuelve a las carteleras con...

    Roberto Moratofebrero 2018
  • Black Panther

    El Príncipe de Wakanda A un par de meses del estreno de uno de los acontecimientos cinematográficos del año, «Vengadores: Infinity...

    Tonio L. Alarcónfebrero 2018
  • The Florida Project

    La periferia de la magia «The Florida Project» es la sexta película de Sean Baker, realizador de «Tangerine», estrenada entre nosotros...

    Roberto Moratofebrero 2018
  • Cincuenta sombras liberadas

    Que os vaya muy Grey Algo he de reconocerle a E.L. James: acertó plenamente a la hora de titular el cierre...

    Héctor Adamafebrero 2018
  • 15:17 Tren a París

    Héroes reales La nueva película de Clint Eastwood es una reconstrucción de la historia real de los tres jóvenes norteamericanos que...

    Tomás Fernández Valentífebrero 2018
  • Amityville: El despertar

    La saga maldita Doce años después del «remake» de la película original, la serie «Amityville» regresa a las pantallas en medio...

    Jorge Loserenero 2018
  • El hilo invisible

    La musa rebelde La segunda y, al parecer, última colaboración entre el director Paul Thomas Anderson y el actor Daniel Day-Lewis...

    Diego Salgadoenero 2018
  • El corredor del laberinto: La cura mortal

    Luz, fuego, destrucción El director Wes Ball vuelve a adentrarse en el mundo postapocalíptico creado por el escritor James Dashner para...

    Pedro José Tena / Tonio L. Alarcónenero 2018
  • El pasajero (The Commuter)

    Liam Neeson vuelve a trabajar con uno de sus directores preferidos, el catalán Jaume Collet-Serra, en un thriller trepidante con (supuestos)...

    Tonio L. Alarcónenero 2018