Conectar
Ir arriba

El libro secreto de Henry

Secretos de familia

Las familias desestructuradas, los primeros amigos, el acoso y los abusos o la enfermedad son algunos de los temas que nutren esta singular visión, a caballo entre el drama y la fantasía, del mundo infantil que dirige Colin Trevorrow.


Estrenada el pasado junio en EE. UU., El libro secreto de Henry tuvo una trayectoria comercial y crítica francamente negativa. Como reconocía su director, Colin Trevorrow, en un podcast para la revista «Empire »: «sin llegar a lo personal, sí resultó un poco descorazonador. Para todo el equipo supuso una especie de “shock”, puesto que proyectamos la película a tantas personas y recibimos tantos comentarios que creímos saber qué tipo de material teníamos entre manos y de qué manera podía influir en la audiencia». Y lo cierto es que no es para menos. Recién salido de una franquicia millonaria como Jurassic World (2015), Trevorrow optó por retomar un cine más intimista, en la línea de su anterior Seguridad no garantizada (2012), antes de embarcarse en otra aventura millonaria en la saga de Star Wars, en la que, poco después, fue sustituido por J.J. Abrams.



Intimista, sí, pero no por ello convencional. No en vano, las virtudes y los defectos del film se concentran en el enfoque que imprime Trevorrow a este retrato de las dificultades de la infancia. Tal y como sucedía con la reciente Por trece razones (2017), El libro secreto de Henry bascula entre la radiografía de un momento vital tan importante como es la etapa infantil, con sus misterios y secretos, a una trama, rayana en el thriller, alrededor de los abusos y malos tratos. Trevorrow combina diferentes registros sin, aparentemente, intención de armonizarlos, dejando al espectador la tarea de situarse entre los sucesivos cambios de tono de los que hace gala la película. Convirtiendo las máquinas de Rube Goldberg que Henry (Jaeden Lieberher) construye para divertir a su hermano pequeño Peter (Jacob Tremblay) en la perfecta metáfora de sus mecanismos narrativos. En la línea del Scorsese de La invención de Hugo (Hugo, 2011), pues Trevorrow utiliza las líneas básicas del relato infantil como punto de partida para reflejar un drama, sin por ello renegar de los sentimientos que sus protagonistas más pequeños expresan. Al contrario, haciendo de sus primeras emociones, de los juegos y miedos la manera de tratar cada uno de los grandes temas que aparecen en la película, y más a partir de sus primeros giros, tan pronto una muerte inesperada hace acto de presencia en la historia.

INFANCIA Y MADUREZ

Trevorrow mezcla sin pudor el drama más sombrío –que envuelve una historia de abusos protagonizada por la vecina (Maddie Ziegler) de Henry– con unos toques de comedia a ratos desconcertantes. Quizá porque la mayoría de sus personajes –especialmente, el de Naomi Watts, que interpreta a la madre– parecen descritos desde una mirada infantil. No en vano, El libro secreto de Henry se esfuerza por enseñarnos los aspectos extraordinarios de sus protagonistas, empezando por el carácter superdotado de este, para a renglón seguido mostrarnos de qué manera chocan con lo ordinario del mundo. Con el universo cerrado del colegio, el trabajo rutinario en la cafetería de Susan (Watts) y las cuitas familiares que lo envuelven. De ahí, como apuntaba el propio cineasta, que el guión en un principio estuviese más cerca de la comedia negra que del tono infantil –y aún así– final. En el que, más que retratar la peculiar sensibilidad de sus protagonistas, la historia focalizaba los desajustes y los desequilibrios del mundo de adultos en el que buscaban cobijo.



La felicidad de Henry y su familia se verá perturbada por la actitud agresiva de Glenn (Dean Norris) y el turbio asunto de abusos que implica a su joven vecina Christina (Maddie Ziegler).


El hecho de que Henry sea el centro de la película, ocupando el rol de cabeza de una familia disfuncional, aporta una curiosa lectura, en tanto que Trevorrow presenta un espacio en el que todos, adultos y niños, parecen negarse a crecer. En el que la madre juega a los videojuegos mientras su hijo mayor revisa la contabilidad de la casa. Y en el que el vecino de al lado –al que interpreta Dean Norris– parece un ogro surgido de las páginas de un cuento antes que ese padrastro violento que silencia los abusos a su hija. De tan resbaladizo que resulta el enfoque de su director, El libro secreto de Henry consigue moverse a sus anchas, suspendiendo la credibilidad –sobre todo, en su clímax final a dos bandas–, mientras trata de conectar la mirada infantil de sus personajes con los dramas reales que los asolan. Buscando en los límites de la fantasía un asidero al que agarrarse, en una reivindicación de la imaginación infantil como brújula para abrirse paso en la vida.

En el mismo podcast, Trevorrow afirmaba que su interés estaba en probar y experimentar con la narración. Y lo cierto es que, como sucedía en Las crónicas de Spiderwick ( Mark Waters, 2008) o Tideland (Terry Gilliam, 2005), por citar otros ejemplos de fantasía infantil con personalidad muy marcada, eso es algo que se puede apreciar a lo largo del metraje. Por mucho que su director bordee el desastre una y otra vez, cambiando el tono y jugando con temas como la enfermedad, la muerte o la violencia en el seno familiar, sin perder de vista las inquietudes de sus personajes. Quizá por ello, el fuerte del film radique en que, pese a todo, nunca deja de enseñarnos cómo se percibe desde la mirada de la infancia los problemas que acosan al mundo de los adultos. En la fantasía como puerta de acceso a aquello que llamamos madurez. Aunque, para conseguirlo, la película tenga que ceder sus pretensiones dramáticas, dejando a actores y público con un palmo de narices ante las decisiones arriesgadas que toma para alcanzar sus objetivos. Demasiado excéntricas para una película, en el fondo, demasiado convencional.

Óscar Brox


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La mezcla de tonos y registros que Trevorrow utiliza para contar su historia eludiendo los convencionalismos dramáticos habituales.

LO PEOR: Que, precisamente, ese cambio continuo de registro pueda pasar factura a la película.

La secuencia: El número de magia de Peter durante la gala del colegio.

El momento: Susan armada con un rifle de mira telescópica preparada para disparar a su objetivo.

La imagen: Peter y Henry en su cabaña, rodeados de artilugios y dispositivos construidos por este último.

El diálogo: «La violencia no es la cosa más horrible del mundo» (Henry). «¿Cuál es?» (Susan). «La apatía» (Henry).

¿Por qué…: nos cuesta valorar los saltos sin red, a caballo entre la fantasía y el melodrama, de películas que buscan otro enfoque para explicar los dramas de la infancia?


ESTRENO: 8 DE DICIEMBRE


USA, 2017. T.O.: «The Book of Henry». Director: Colin Trevorrow. Productores: Carla Hacken, Janette Kahn y Sidney Kimmel. Producción: Focus Features. Guión: Gregg Hurwitz. Fotografía: John Schwartzman. Diseño de producción: Kalina Ivanov. Música: Michael Giacchino. Montaje: Kevin Stitt. Intérpretes: Naomi Watts (Susan), Jaeden Lieberher (Henry), Jacob Tremblay (Peter), Maddie Ziegler (Christina), Lee Pace (Dr. Daniels).


EL DIRECTOR Colin Trevorrow

Nacido en San Francisco, California, en 1976, Trevorrow saltó a la escena con su debut en el largometraje, Seguridad no garantizada, mezcla de comedia indie y película de viajes en el tiempo. El buen resultado cosechado por aquello le catapultó, junto a su socio Derek Connolly, a tomar las riendas de una franquicia como Jurassic World. El libro secreto de Henry es su tercera película.

Más en En Cartel

  • Vacaciones con mamá

    El noviazgo de la madre de Rose (y Alice) La veterana Miou-Miou es la estrella del reparto de «Vacaciones con mamá»,...

    adminjunio 2018
  • SICARIO: EL DÍA DEL SOLDADO

    Un mundo sin piedad Denis Villeneuve cartografió un frío y cruel retrato de los clanes de narcotráfico en México, así como...

    Roberto Moratojunio 2018
  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018