Conectar
Ir arriba

Suburbicon

El niño que sabía demasiado

En su sexto largometraje como director, George Clooney demuestra que se ha convertido en un consumado contador de historias y que la etiqueta de sucesor de Cary Grant se le ha quedado pequeña. A lo largo de todo el metraje se palpa su absoluto dominio del lenguaje cinematográfico, su capacidad para entretener y sorprender, y una inteligencia que ya se le presuponía en sus intervenciones públicas. Otro cantar es si nos encontramos ante un cineasta con voz propia o frente al alumno más aventajado de los hermanos Coen. Matt Damon, Julianne Moore y el joven Noah Jupe encarnan a los personajes principales de esta alocada comedia de crímenes.


Tal y como el propio George Clooney comentó durante la presentación de la película en el Festival Internacional de Cine de Toronto, Suburbicon surge de la fusión de dos historias, una real y otra ficticia. Para empezar, quería rememorar un incidente ocurrido en 1957 en un pueblo de Pensylvannia llamado Levittown, donde una familia afroamericana, los Myers, fue acosada durante meses por sus vecinos blancos a causa del color de su piel. Clooney quería servirse de dicho episodio para hacernos reflexionar sobre el cariz que están tomando las cosas en los Estados Unidos «en un momento en el que se habla de levantar vallas y en el que los musulmanes y los mexicanos se han convertido en chivos expiatorios. Queríamos recordar que lo que está ocurriendo ahora no es algo nuevo y pensamos que sería interesante hablar de ello». Sin embargo, temía que la película fuera demasiado farragosa y dura, por lo que decidió insertar la historia de los Myers dentro del guión de Suburbicon, una comedia de crímenes que los hermanos Coen habían escrito en 1986, con la esperanza de que su sentido del humor la hiciera más accesible. Pero en la muy modesta opinión de quien firma estas líneas, la decisión de Clooney de mezclar el desafortunado suceso de Levittown con la divertida locura ideada por los Coen no acaba de cuajar y termina por pasar factura al film. No solo cuesta justificar el salto de una trama a otra, sino que uno tiene la sensación de que el discurso antirracista entorpece y se entromete en todo lo bueno, que es mucho, de Suburbicon.

FALSAS APARIENCIAS

Suburbicon es el nombre de una pequeña e idílica población estadounidense de los años 50. Todo cuanto vemos en ella parece sacado de un anuncio: sus impolutas viviendas unifamiliares, el reluciente césped que las rodea, las banderas de las barras y estrellas que ondean sobre los porches, el simpático cartero que da los buenos días, esas amas de casa modélicas… y un censo muy pero que muy blanco. En ese contexto, conocemos a la familia Lodge, compuesta por un ejecutivo llamado Gardner Lodge (Matt Damon), su esposa Rose (Julianne Moore), postrada en una silla de ruedas debido a un accidente de coche, su hijo Nicky (Noah Jupe) y la tía Margaret (otra vez Julianne Moore), hermana gemela de Rose que les visita con frecuencia. Tristemente, la paz en el hogar de los Lodge se verá interrumpida con el asalto a altas horas de la madrugada de un par de desalmados (Glenn Fleshler y Alex Hassell) que se saldará con la muerte de Rose. Coincidiendo con la investigación llevada a cabo por la policía, el pequeño Nicky empezará a darse cuenta de que el mundo en el que se ha criado no es tan maravilloso y de color de rosa cómo se lo habían pintado, y no tardará en temer seriamente por su propia vida.



EL TERCER HERMANO COEN

Lo que más llama la atención de Suburbicon es la forma en la que George Clooney ha conseguido mimetizar el estilo de los hermanos Coen y hacernos creer que estamos ante una nueva obra de los firmantes de Sangre fácil. Tras haber trabajado a sus órdenes en O Brother! Crueldad intolerable, Quemar después de leer y ¡Ave. César!, el actor ha interiorizado su estridente sentido del humor, tendencia al exceso e incluso su sofisticada puesta en escena. Independientemente de los elementos típicamente Coen del guión, lo cierto es que Clooney se ha decantado por seleccionar un reparto con unas características físicas muy marcadas (ahí están esos malhechores que recuerdan al Gordo y el Flaco), recrearse hasta lo grotesco en las escenas de violencia (¿tanto cuesta matar a alguien con un atizador?) y jugar con el sonido con una clara intención cómica (el de las poleas bajando el ataúd de Rose muy lentamente). En fin, que George Clooney ha asumido los tics de Joel y Ethan Coen de la misma manera que el robot de mercurio de Terminator 2 adquiría la forma de sus víctimas. Además de la nada disimulada influencia de aquéllos, un servidor también creyó percibir la huella de otros avezados filmmakers como Alfred Hitchcock y Steven Spielberg en el trabajo tras las cámaras del intérprete de Ocean´s Eleven. No solo la partitura de Alexander Desplat nos retrotrae a la música de Bernard Herrmann, colaborador habitual del autor de Psicosis, sino que Clooney narra la acción desde el punto de vista del niño protagonista, eligiendo tiros de cámara muy específicos (en ese sentido es especialmente revelador cómo está filmada la pelea entre el tío Phil y uno de los críminales, es decir, con la cámara metida debajo de la cama, que es donde se esconde el chico). El director rehúye convertirse en narrador omnisciente y se limita a enseñar aquello que solo puede ver su personaje principal, un recurso que Hitchcock llevó hasta las últimas consecuencias en La ventana indiscreta. En cuanto a la influencia de Spielberg, decirles que me parece muy significativo y audaz cómo Clooney presenta a Gardner Lodge, el personaje interpretado por Matt Damon. Todos aquellos que nacimos a finales de los 70 seguimos recordando cuán terroríficos parecían los adultos de E.T., el extraterrestre y eso es porque Spielberg decidió deliberadamente no mostrarles sus caras y centrarse casi siempre en sus caderas. Pues bien, eso mismo hace Clooney con Lodge cuando aparece por primera vez en pantalla, despertando a su hijo en plena noche y haciéndole bajar hasta el comedor sin saber muy bien por qué. El director se toma muchísimo tiempo en revelar el rostro de Matt Damon y eso genera mucha inquietud sobre su persona. Ese gesto denota cuán inteligente es Clooney y que sabe perfectamente lo que se lleva entre manos.

Marc Servitje


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La labor de George Clooney como director. Se agradece que haya realizadores que se devanen un poco los sesos antes de rodar una escena.

LO PEOR: La labor de George Clooney como guionista, en connivencia con su colaborador habitual Grant Heslov. La historia de esa familia afroamericana acosada por sus vecinos racistas está metida con calzador.

La secuencia: En su paso por la comisaría de policía, Nicky descubre un terrible secreto.

La escena: Bud Cooper, el agente de la compañía de seguros, visita el hogar de los Lodge. Oscar Isaac borda su personaje.

El momento: El niño protagonista entra en el despacho de su padre como si fuera un colegial acudiendo al despacho del director.

La imagen: Gardner Lodge tomándose un bocadillo frente a su hijo en medio del caos.

El diálogo: «No murió nadie», dice Gardner sobre el accidente de coche que dejó a su esposa Rose en una silla de ruedas. «Sí, todo fue de perlas», replica Rose ásperamente.

El relevo: Oscar Isaac interpreta el mismo personaje que los hermanos Coen habían ofrecido a George Clooney en 2005.

El ausente: Josh Brolin fue contratado para interpretar un entrenador de béisbol, pero sus escenas fueron eliminadas del montaje final.

¿Por qué…: Julianne Moore luce exactamente igual que hace 20 años?


ESTRENO: 7 DE DICIEMBRE


USA, 2017. T.O.: «Suburbicon». Director: George Clooney. Productores: George Clooney, Grant Heslov y Teddy Schwarzman. Producción: Black Bear Pictures, Dark Castle Entertainment, Huahua Media, Silver Pictures y Smokehouse Pictures. Guión: Joel Coen y Ethan Coen, y George Clooney y Grant Heslov. Fotografía: Robert Elswit. Montaje: Stephen Mirrione. Música: Alexander Desplat. Diseño de producción: James D. Bissell. Intérpretes: Matt Damon (Grant Lodge), Julianne Moore (Rose y Margaret), Noah Jupe (Nicky), Glenn Fleshler (Sloan), Alex Hassell (Louis), Tony Espinosa (Andy Mayers), Karina Westbrook (Sra. Mayers), Oscar Isaac (Bud Cooper), Gary Basaraba (Mitch).


EL DIRECTOR George Clooney

Nacido el 6 de mayo de 1961 en Lexington, Kentucky, saltó a la fama interpretando al doctor Doug Ross en más de un centenar de episodios de la serie Urgencias. Tras convertirse en uno de los rostros más populares de Hollywood, probó suerte en la dirección con Confesiones de una mente peligrosa (2002), a la que seguirían Buenas noches, y buena suerte (2005) –por la que fue nominado a la Mejor Dirección y Guión–, Ella es el partido (2008), Los idus de marzo (2011) –su segunda nominación como guionista– y Monuments Men (2014).

Más en En Cartel

  • Custodia compartida

    Monstruos mundanos Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas...

    Emilio M. Lunaabril 2018
  • Fireworks

    La fuga de Nazuna Pese a que aquí no es tan conocido el telefilm de Shunji Iwai en el que se...

    adminabril 2018
  • Un lugar tranquilo

    El silencio del hombre A su paso por el último SXSW, la tercera película de John Krasinski como director, «Un lugar...

    Tonio L. Alarcónabril 2018
  • Isla de perros

    La perrera del odio Wes Anderson regresa a la animation «stop motion» con «Isla de perros», una aventura que transcurre en...

    Roberto Moratoabril 2018
  • Rampage

    El director y el protagonista de «Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa» (2012) y «San Andrés» (2015),...

    Pedro José Tenaabril 2018
  • Campeones

    El partido de nuestras vidas Javier Fesser regresa al territorio de la comedia con «Campeones», una emotiva historia de superación que...

    adminabril 2018
  • La casa torcida

    Después del reciente estreno de la versión de Kenneth Branagh de «Asesinato en el Orient Express», el director de «La llave...

    Mónica Jordanabril 2018
  • Juego de ladrones

    Una banda de ladrones profesionales, un atraco perfecto que acaba en violento tiroteo y un «sheriff» de vida personal distraída y...

    Roberto Moratoabril 2018
  • El Cairo confidencial

    Reenconstrucciones Con un impresionante palmarés, en los que destacan el premio a la mejor película extranjera del Festival de Sundance y...

    Emilio M. Lunamarzo 2018