Conectar
Ir arriba

Wonder Wheel

Una noria llamada deseo

Tras el experimento que supuso para él la serie «Crisis in Six Scenes», Woody Allen ha vuelto a colaborar con Amazon Studios para la producción de su siguiente largometraje, «Wonder Wheel», el primero que la empresa distribuye en solitario, sin apoyos externos. Se trata de un drama con aroma teatral protagonizado por Kate Winslet y Justin Timberlake.


Incluso a día de hoy, siguen apreciándose más las comedias de Woody Allen que sus aproximaciones al drama. Sea porque el público sigue reteniendo su imagen de humorista, sea porque todavía arrastra la (injusta) etiqueta de imitador de Ingmar Bergman, películas tan estimulantes de su última etapa como Match Point, El sueño de Cassandra o Irrational Man continúan despachándose como meras variaciones de Delitos y faltas –como si eso fuera, per se, negativo: ¿acaso los autores no tienden a reiterar los mismos temas?–, mientras sus comedias, hasta las menos interesantes, reciben muchas más simpatías y alabanzas.

Aun así, Allen vuelve a insistir en el género con Wonder Wheel, que nace, según explica él mismo, de sus recuerdos infantiles de Coney Island: «Allí había tanta gente extravagante, se producían tantas actividades opuestas y complejas, y había una atmósfera tan energética… Pensé que sería una ambientación provocativa para una historia dramática». En cuanto a la propia trama que narra el largometraje, el director señala que quiso abordar un triángulo amoroso de tintes obsesivos porque, «ya estés leyendo drama griego, Stendhal, Tolstoi o Dickens, las relaciones amorosas siempre están presentes, porque le provocan a mucha gente grandes angustias y conflictos. Te llevan a sentimientos y situaciones complejas, profundas, intensas, confusas y dramáticas. Y en particular, siempre me ha sentido atraído por los problemas que tienen las mujeres».


Conocer a Mickey (Justin Timberlake) hará que la vida de Ginny (Kate Winslet) junto a su actual marido, el viudo Humpty (Jim Belushi), sea más placentera.


En este caso, la protagonista es Ginny (Kate Winslet), actriz en su juventud que, al borde de los 40 años, no tiene más remedio que ganarse la vida como camarera. Está, además, casada en segundas nupcias con un viudo, Humpty (Jim Belushi), al que no ama y que está más interesado en la pesca que en ninguna otra cosa, pero le ha proporcionado un hogar tanto a ella como a su hijo Richie (Jack Gore). Frente a una vida plena de frustración, que se cruce en su camino un joven socorrista y aspirante a dramaturgo que se interesa por ella, Mickey (Justin Timberlake), le devuelve la ilusión y las ganas de vivir. De la misma manera que el retorno de la hija de Humpty, Carolina (Juno Temple), acechada por su exmarido gánster, hace feliz al hombre… Lo que ninguno espera es que todos sus sueños y sus esperanzas queden amenazados por el hecho de que las miradas de Mickey y Carolina se crucen por primera vez.

SOBRE LAS TABLAS

De hecho, no es casual que el personaje de Timberlake sea un dramaturgo en ciernes, ni que el hecho de que sea el narrador nucondicione cómo se nos cuenta la historia: como señala el propio actor, «a medida que la película avanza, empiezas a cuestionarte lo fiable que es el testimonio de Mickey. Porque, claramente, ve a la gente con la que se ha cruzado de una forma muy específica». Y es que Wonder Wheel ha sido concebida por Allen como una carta de amor a algunos de sus autores teatrales preferidos –desde Shakespeare hasta Eugene O’Neill, pasando por Tennessee Williams–, y su puesta en escena está dirigida, precisamente, a realzar ese trasfondo. En sus propias palabras, tanto su director de fotografía, Vittorio Storaro, como él, intentaron «crear un drama teatral. Los personajes viven en medio de toda esa turbulencia que está tras su ventana, incluyendo disparos y luces que cambian continuamente el color de su apartamento. Quería darle un aroma poético y teatral, pero mantener el realismo para que te identifiques con los personajes y te importe la historia. Pero los colores cambian a la mitad de las escenas para enfatizar la tragedia escénica que subyace tras la historia».



El plano que abre el largometraje, y que reconstruye la Coney Island de los años 50, es precisamente muy significativo en ese sentido, por ese aire de irrealidad que Storaro asegura haber captado del trabajo de pintores como Reginald Marsh y Norman Rockwell, sobre todo por cómo este último «presentaba una forma positiva de vivir en los Estados Unidos en los 50. Lo cual era pura superficie. Al llegar a Coney Island puedes tener esa misma sensación, pero en cuanto profundizas y te metes en la vida personal de la familia de la historia, te encuentras con algo distinto». Ahí reside, de hecho, uno de los aspectos más interesantes del relato: en el contraste entre ese exterior estilizado, incluso voluntariamente falso –hasta las interpretaciones de los actores son algo teatrales–, con las corrientes subterráneas de sentimientos, de falsedades y de traiciones que despliega el guión de Allen.

Y si Wonder Wheel funciona es, en gran parte, por la confianza que el director deposita en el peso dramático de Winslet. Como él mismo acota, siempre intenta «contratar actrices con unos matices, una profundidad y una intensidad enormes, y quiero proveerlas con oportunidades para ejercitar sus mayores dones». De hecho, la británica asegura que el papel fue, para ella, como «si estuviera atrapada en modo lucha o huida. Fue como estar en un teatro durante 24 horas. Realmente me sentí como si tuviera una batería en algún lugar de mi cuerpo y tuviera que mantenerla permanentemente en carga. Aun así, no hay nada en la experiencia de rodar este film –incluyendo el miedo y el estrés que ha conllevado– de lo que no haya disfrutado. Adoro la sensación de estar totalmente exprimida, retada y desangrada». También Allen afirma haberse entusiasmado con las capacidades de Winslet, hasta el punto de que le dijo que «era como tener un arma nuclear a tu disposición. Puede hacer cualquier cosa, y además de forma rápida y soberbia. Lo único que necesitaba era ser claro en lo que quería y lo obtenía. Y la mayor parte del tiempo, ni siquiera necesitaba ser claro: se leía el guión y lo pillaba».

Tonio L. Alarcón


En resumidas cuentas

 

LO MEJOR: Kate Winslet.

 ■ LO PEOR: Que se malinterprete su teatralidad.

La secuencia: La conversación entre Ginny y Carolina acerca de Mickey.

El momento: Ginny, dudando de si hacer o no una llamada de teléfono.

La imagen: El plano que abre el film, y que muestra una Coney Island de postal. La frase: «Odio todo este circo chabacano» (Ginny).

Las cifras: Ha costado unos 25 millones de dólares.

El rodaje: Se produjo en localizaciones de Coney Island y de Brooklyn, en septiembre de 2016.

Internet: www.facebook.com/WonderWheelMovie

¿Por qué…: cuesta tanto aceptar que Allen ya no rueda como antes, en lugar de disfrutar de su actual etapa como director?


ESTRENO: 22 DE DICIEMBRE


USA, 2017. T.O.: «Wonder Wheel». Director y guionista: Woody Allen. Productores: Letty Aronson, Erika Aronson, Edward Walson. Producción: Amazon Studios, Gravier Productions, Perdido Production. Fotografía: Vittorio Storaro. Diseño de producción: Santo Loquasto. Montaje: Alisa Lepselter. Intérpretes: Kate Winslet (Ginny), Justin Timberlake (Mickey), Jim Belushi (Humpty), Juno Temple (Carolina), Max Casella (Ryan), Jack Gore (Richie), David Krumholtz (Jake), Tony Sirico (Angelo).


EL DIRECTOR Woody Allen

Nacido en Brooklyn, Nueva York, en 1935. Empezó como actor y humorista, pero saltó a la dirección con Toma el dinero y corre, e inició una carrera estable en la que rueda anualmente, y que ha dado obras como Annie Hall, Manhattan, Zelig, Hannah y sus hermanas, Delitos y faltas, Balas sobre Broadway, Desmontando a Harry, Match Point, El sueño de Casandra, Si la cosa funciona o Blue Jasmine.

Más en En Cartel

  • Custodia compartida

    Monstruos mundanos Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas...

    Emilio M. Lunaabril 2018
  • Fireworks

    La fuga de Nazuna Pese a que aquí no es tan conocido el telefilm de Shunji Iwai en el que se...

    adminabril 2018
  • Un lugar tranquilo

    El silencio del hombre A su paso por el último SXSW, la tercera película de John Krasinski como director, «Un lugar...

    Tonio L. Alarcónabril 2018
  • Isla de perros

    La perrera del odio Wes Anderson regresa a la animation «stop motion» con «Isla de perros», una aventura que transcurre en...

    Roberto Moratoabril 2018
  • Rampage

    El director y el protagonista de «Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa» (2012) y «San Andrés» (2015),...

    Pedro José Tenaabril 2018
  • Campeones

    El partido de nuestras vidas Javier Fesser regresa al territorio de la comedia con «Campeones», una emotiva historia de superación que...

    adminabril 2018
  • La casa torcida

    Después del reciente estreno de la versión de Kenneth Branagh de «Asesinato en el Orient Express», el director de «La llave...

    Mónica Jordanabril 2018
  • Juego de ladrones

    Una banda de ladrones profesionales, un atraco perfecto que acaba en violento tiroteo y un «sheriff» de vida personal distraída y...

    Roberto Moratoabril 2018
  • El Cairo confidencial

    Reenconstrucciones Con un impresionante palmarés, en los que destacan el premio a la mejor película extranjera del Festival de Sundance y...

    Emilio M. Lunamarzo 2018