Conectar
Ir arriba

Molly’s Game

El juego de Hollywood

En el debut como cineasta del afamado guionista Aaron Sorkin, la protagonista de «Molly’s Game» (Jessica Chastain) es una afamada esquiadora de 21 años que verá su vida truncada cuando un accidente en una competición le impida volver a competir y decida dar un cambio de rumbo en su vida metiéndose en el peligroso mundo de las partidas clandestinas de póker.


La carrera de Aaron Sorkin es hasta cierto punto sintomática. Guionista de éxito de películas durante la década de los 90, abandonó en cierta manera el cine cuando vio que la industria viraba y las películas en las que trabajaba empezaron a desaparecer y decidió trasladarse al mundo de la televisión en el momento preciso, encabezando junto a otros autores una suerte de revolución en el medio que nos ha llevado hasta un presente donde la ficción en televisión brilla con más fuerza que nunca… Aunque solo sea a nivel de producción. A Sorkin ser director de cine le ha costado más de dos décadas de prestigio televisivo y siete años desde que escribió uno de los mejores guiones de la década –La red social–, un tiempo quizás excesivo para alguien que ya escribió su nombre con grandes letras en la historia de la cultura popular en la década de los 90 cuando puso tinta a aquella famosa frase en boca de Jack Nicholson en Algunos hombres buenos. Para su debut, el consagrado guionista ha elegido la historia real de Molly Bloom. Cuando Bloom todavía gestionaba una partida de póker en el hotel Plaza de Manhattan, conoció al productor ejecutivo Leopoldo Gout en una fiesta. Gout se encontraba trabajando en su primera novela y la historia de Bloom despertó su interés. «Era una mujer extraordinariamente inteligente en un mundo de hombres, y eso fue lo que realmente me enganchó», comenta Gout. Este se la presentó a su editor, y Bloom llegó a un acuerdo para publicar un libro, pero su arresto paralizó ese acuerdo. Una vez acabado el juicio, Gout y Bloom pasearon el libro por Hollywood en busca de ofertas de los estudios pero, aunque había mucho interés, ninguna parecía la adecuada, hasta que el productor Mark Gordon recibió una llamada de Ken Hertz, el abogado de Bloom, y Pete Micelli, su representante de la agencia CAA. «Me enteré de que Aaron también estaba leyendo el libro, así que me puse en contacto con él y le propuse que trabajáramos juntos en el proyecto», recuerda Gordon. Una serendipia digna de cualquier guión de Hollywood.


Molly Bloom (Jessica Chastain), una exesquiadora convertida por azar, nunca mejor dicho, en la reina de la timba clandestina de póker más famosa de Hollywood. Idris Elba es Charlie Jaffey.


En un primer momento, sin embargo, Sorkin tenía ciertas reservas en cuanto a convertir el libro de Bloom en una película, sobre todo por los famosos jugadores que habían pasado por su mesa. Bloom mantiene la confidencialidad de la mayor parte de los nombres para proteger sus vidas privadas, pero Sorkin aún seguía preocupado por las posibles repercusiones. «Conozco a algunas de las personas sobre las que has escrito, he trabajado con algunos de ellos. Y con otros me gustaría trabajar », dijo. «Un par de ellos son amigos míos. Y no pienso escribir una película que cotillee sobre ellos ni sobre nadie más».

Ahora, Sorkin se alegra de que a Bloom no la echara para atrás su actitud en ese primer encuentro y que continuara explicando el resto de su historia. «Quince minutos después, quería desesperadamente escribir esta película, porque descubrí que ella pagó un precio muy elevado por adoptar la misma postura que a mí no me estaba costando nada». La certeza de Sorkin sobre el material ayudó a acelerar el proceso de escritura. «Normalmente, cuando acepto trabajar en una película, es un poco como una cita a ciegas. Habrá algo que me interese, pero no tengo ni idea de lo que voy a hacer, así que me paso meses subiéndome por las paredes hasta que consigo dar en el clavo. Con esta película, en los cinco minutos que tardé en llegar a casa, ya tenía toda la película».

LA PARTIDA DE SU VIDA

Molly Bloom (Jessica Chastain) es una esquiadora profesional, que desde empezó a caminar es a partes iguales talentosa, brillante y testaruda. Tras no haber podido entrar en el equipo olímpico, decidió tomarse un año sabático antes de comenzar en la escuela de derecho, con la intención de conseguir un trabajo como camarera en Los Ángeles y disfrutar de un clima cálido durante un tiempo.

Debido a un cúmulo de casualidades, así como a sus habilidades empresariales sin explotar, terminó haciendo millones mediante la ejecución, durante ocho años, de las más exclusivas y clandestinas apuestas de póker. Su vida se vino abajo cuando 17 agentes del FBI armados fueron en su busca para detenerla.



CARTAS MARCADAS

Molly´s Game comienza con una marcada voz en off hablando del fracaso deportivo. De lo general, de lo norteamericano, a lo individual, al fracaso concreto de Molly Bloom. A través de la imagen y de la palabra –dos aspectos fundamentales para entender lo que quiere transmitir Sorkin y un buen resumen de su carrera–, se hace una radiografía más o menos exacta de un país en ruinas, desheredado de valores tradicionales, que se ve obligado a transformarse y entregarse a un nuevo mundo –neocapitalismo– que solo aboca a la ruina personal como último nivel del juego. Esa es la teoría, claro, y Sorkin la domina, la práctica es otra cosa, el entendimiento de su propio guión y su traslación a imágenes es demasiado primaria como para poder reflejar con exactitud la magnitud de la propuesta. Cuando trufas la película con una omniosa y sobreexplicativa voz en off es que, evidentemente, algo falla. Y no hablamos de una narración que juega con el punto de vista de la narración, el narrador y el posicionamiento del espectador, sino de una que se limita a machacar lo que supuestamente deberíamos estar viendo en pantalla.

Es el principal problema de la propuesta de Molly´s Game, la diferencia entre la apasionante tesis y exploración del personaje que propone Sorkin, y que obviamente está soterrado en la película, y lo que realmente acaba llegando al espectador. Las dinámicas de poder, identidad –Jessica Chastain hace un magnífico trabajo modulando a Molly y su identidad durante diversas etapas de su vida… y de paso utilizando su cuerpo como herramienta de poder y sometimiento ante un mundo regido por hombres–, no acaban de estar bien resueltas y se pierden entre monólogos más preocupados de su propia sonoridad que de su propia utilidad dentro de la narración. Hay una diferencia entre el soliloquio con el que se abre la película, dinámico y lleno de vida, y los parlamentos filmados a base de plano/contraplano con los que acaba rematando la función. El eterno debate entre intenciones y resultados que por desgracia acaba decantándose a favor de lo primero.

Roberto Morato


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La búsqueda de cierto movimiento en la imagen durante los primeros compases de la película. La complicidad de Michael Cera en su pequeño papel.

LO PEOR: La incapacidad por trascender del texto y la propuesta. La película acaba diluyéndose en sí misma y en su tesis.

El momento: La partida entre Brad «El Manta » (Brian d’Arcy James) y Harlan (Bill Camp).

La imagen: Molly preparándose para el descenso.

El diálogo: «Si crees que una princesa puede hacer lo que yo he hecho, te equivocas».

El rodaje: Toronto (Canadá).

Las cifras: 30 millones de presupuesto Internet: mollysgame.movie

¿Por qué…: en este 2017, Jessica Chastain se ha convertido en un género (aburrido) en sí mismo?


ESTRENO: 5 DE ENERO


USA, 2017. TO.: «Molly´s Game». Director y guión: Aaron Sorkin, basado en el libro de Molly Bloom. Productores: Mark Gordon, Amy Pascal, Matt Jackson. Producción: Huayi Brothers Company, The Mark Gordon Company, Pascal Pictures, Ciwen Pictures. Fotografía: Charlotte Bruus Christensen. Diseño de producción: David Wasco. Música: Daniel Pemberton. Montaje: Alan Baumgarter, Elliott Graham, Josh Schaeffer. Intérpretes: Jessica Chastain (Molly Bloom), Idris Elba (Charlie Jaffey), Kevin Costner (Larry Bloom), Brian d´Arcy James (Brad), Chris O´Dowd (Douglas Downey), Michael Cera (jugador X), Bill Camp (Harlan Eustice).


EL DIRECTOR Aaron Sorkin

Guionista y realizador nacido en Nueva York hace 56 años. Su madre era profesora de escuela y su padre abogado. Empezó su carrera queriendo dedicarse al mundo de la interpretación y de ahí pasó a ser dramaturgo, escritor y guionista. En 1992, debutaría como guionista con Algunos hombres buenos, protagonizada por Tom Cruise y Jack Nicholson. Los siguientes años de su carrera permanecería bajo contrato de la productora Castle Rock. En 1998, debutaría como productor, showrunner y guionista en televisión con la serie Sports Night

Más en En Cartel

  • Vacaciones con mamá

    El noviazgo de la madre de Rose (y Alice) La veterana Miou-Miou es la estrella del reparto de «Vacaciones con mamá»,...

    adminjunio 2018
  • SICARIO: EL DÍA DEL SOLDADO

    Un mundo sin piedad Denis Villeneuve cartografió un frío y cruel retrato de los clanes de narcotráfico en México, así como...

    Roberto Moratojunio 2018
  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018