Conectar
Ir arriba

El museo de la maravillas

Vidas en miniatura

Presentada en el pasado Festival de Cannes, «El museo de las maravillas» es la nueva película de Todd Haynes, cineasta responsable de «Carol», en un pequeño giro en su carrera con un cine de carácter más familiar. Julianne Moore y Michelle Williams encabezan un reparto en una historia sobre el presente y el pasado.


Rose (Julianne Moore) tiene mucho que contarle al pequeño Ben (Oakes Fegley) sobre la estrella del cine mudo Lillian Mayhew (también Moore).

Mucha gente y algunos lectores me preguntan y se quejan, quizás con razón, acerca de mi animadversión hacia los festivales de cine. Si bien reconozco su labor y valor para descubrir un cine más ignoto, creo que el sistema se ha pervertido desde su concepción original y que el cine y el mundo es un lugar totalmente distinto al mundo a cuando realmente tenían un valor social y cultural. El estreno de El museo de las maravillas es probablemente uno de esos ejemplos que me sirven precisamente para probar mi caso. Estrenada en mayo en el pasado Festival de Cannes, fue recibida con una tibieza y frialdad que cambiará para siempre su repercusión y por tanto su llegada a su verdadero destinatario, el público que paga una entrada. Que un puñado de críticos –más vividores que verdaderos informadores cinematográficos… aunque ese ya es otro debate– decidan el destino de una película atendiendo a una serie de valores mayormente extracurriculares me parece simplemente un atentado contra la democracia del arte, y más si tenemos en cuenta que algunos despacharon a la película con frases tan vulgares como «la película más familiar y comercial» con claro aire despectivo hacia esos términos. Por mucho que algunos se empeñen en intentar reescribir la historia del cine, y creedme si os digo que nunca lo lograrán, el cine siempre ha sido un medio comercial y ello no conlleva ningún valor negativo

Para Todd Haynes, una película como El museo de las maravillas supone casi la consumación de un viaje que inició en el comienzo de su carrera cuando sus primeros cortometrajes se asomaban de frente a la contracultura de la época. De rodar cortos sobre muertes de iconos pop protagonizados por muñecas Barbie, a alegorías fantásticas sobre los inicios del sida a una película infantil auspiciada por un gigante económico y multimedia como Amazon. El propio Haynes bromea con el parecido temático y casi formal entre Veneno, su ópera prima, y El museo de las maravillas y como seguro que el estudio estaría encantado de programar un programa doble infantil con las dos películas. Su último largometraje adapta el libro «Maravillas» de Brian Selznick, que como me imagino todo lector sabrá, aparte de ser un escritor de ilustre apellido cinematográfico, fue el novelista de La invención de Hugo, la maravillosa película 3D de Martin Scorsese. A pesar de ser un encargo, Haynes realmente conectó con el material y con su sensibilidad y fue capaz de traérselo a su terreno rápidamente. Trabajó con un guión del propio Brian Selznick y se puso mano a las obras para intentar crear el look visual de la película, una recreación fidedigna no solo de las películas silentes sino del Nueva York de los 70 vista a través de los ojos de un niño.

Precisamente, la mirada infantil se convirtió en uno de los centros de atención para el cineasta. Haynes, en una entrevista recientemente concedida a «FilmComment», recuerda todo el proceso que le ha llevado a esta película y precisamente ese juego de registros con el género infantil: «Creo que es algo que he aprendido desde el momento que comencé. Siempre tuve ambiciones de ser un narrador experimental incluso antes de rodar mis primeras piezas o película. En este momento histórico, veías cómo hay una pequeña traslación de la narrativa experimental en la tradición del relato narrativo en los trabajos de gente como Sally Potter o David Lynch. Mis primeros trabajos me demostraron que las audiencias que yo creía que estaban fuera del circuito experimental apreciaban estos cambios y los cogían con gran destreza. Al trabajar con niños me he dado cuenta que ellos son capaces de aceptar formas más libres con una mayor facilidad que sus padres. En este caso, trabajamos con muchos niños que vieron la película y que nos ofrecieron notas realmente valiosas durante el proceso. Fueron increíblemente astutos y pacientes durante los cortes más largos y silentes de la película…». Con toda probabilidad, más que algunos críticos.

LA CIUDAD DE LOS SUEÑOS

Son los años 70. Ben (Oakes Fegley) es un chaval de Minnesota que no conoce a su padre y que pierde a su madre Elaine (Michelle Williams), en un accidente. El niño sufrirá otro accidente, que le dejará sordo, y partirá en una aventura tras la pista de su desconocido padre. Paralelamente, en el Nueva Jersey de los años 20, conocemos a una niña llamada Rose (Millicent Simmonds), con discapacidad auditiva que se expresa con lenguaje de signos. Rose se rebela contra su padre superprotector y parte en busca de su madre, la actriz Lillian Mayhew (Julianne Moore), una estrella del cine mudo. Los dos niños viajarán a Nueva York y comenzarán una búsqueda en la que descubrirán una fascinante simetría.


Ben y Rose, junto con Jamie (Jaden Michael), revivirán la vieja historia de la búsqueda realizada por la pequeña Rose (Millicent Simmonds) en el Nueva York de los años 20.



AYER, HOY Y SIEMPRE

Pocos cineastas son capaces de aprehender conceptos y registros cinematográficos del pasado y realizar algo personal como Todd Haynes. En El museo de las maravillas es capaz de registrar perfectamente en una misma historia los estilos visuales del cine silente –grandes emociones, registros abiertos y exagerados de los actores, ángulos de cámara desafiantes y abiertos– y las características visuales de los 70 –zooms, cortes rápidos de montaje, primeros planos cerrados, cámara en mano…– , los estilos se mezclan, saltan de uno a otro, con aparente dejadez pero siempre persiguiendo una idea atrapada en un relato que no llega a desvelarse hasta las escenas finales de la propia película, donde todas las piezas encajan y uno como espectador puede asistir a la magnitud de toda la propuesta de Haynes, y que en el fondo algunas de las constantes de la película no es tan alejadas con el resto de su filmografía pese al evidente cambio de tono y audiencia.

Como en la gran tradición de los relatos infantiles, El museo de las maravillas resuena con más intensidad desde el plano emocional que desde el lógico y Haynes es consciente de ello. Durante buena parte de la película, se permite el lujo de jugar con una narrativa absolutamente libre, donde las acciones de los dos protagonistas infantiles aparentemente solo tienen una conexión emocional y con Nueva York como testigo de lujo de la historia. Incluso si se mira desde un punto de vista más liberado de las narrativas tradicionales, lo que Haynes pretende es una fábula acerca del autodescubrimiento y del arte de contar historias, sobre ser demiurgo de nuestra propia vida y del valor que las propias ficciones, reales o ficticias, tienen sobre nuestra existencia. Un film decididamente valiente y a contracorriente de los tiempos cínicos que vivimos.

Roberto Morato


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La sensibilidad visual de Todd Haynes eleva el relato hasta nuevos niveles. Los actores infantiles, en especial Millicent Simmonds. Michelle Williams, en su mínima aparición. Las colaboraciones entre Carter Burwell y Todd Haynes últimamente equivalen a trabajos superlativos. ç

LO PEOR: Ciertas derivas narrativas hacia la nada en mitad de la película. Requerirá un par de visionados para realmente apreciar la propuesta de Haynes y la profundidad de su guión.

El momento: La visita a la gran maqueta de la ciudad de Nueva York que se encuentra en el museo de Queens.

La imagen: Cualquiera de las miradas de Millicent Simmonds.

El diálogo: «A veces, el tiempo cambia las cosas como por arte de magia».

El rodaje: Nueva York. ¿Por qué…: una película tan fantástica como El museo de las maravillas se perderá en la temporada de premios simplemente por el hecho de no estar nominada a los Oscar?


ESTRENO: 5 DE ENERO


USA, 2017. TO.: «Wonderstruck». Director: Todd Haynes. Productores: Pamela Koffler, John Sloss, Christine Vachon. Producción: Killer Films, FilmNation Entertainment, Cinetic Media, Picrow. Guión: Brian Selznick. Fotografía: Edward Lachmann. Diseño de producción: Mark Friedberg. Música: Carter Burwell. Montaje: Affonso Gonçalves. Intérpretes: Julianne Moore (Lillian Mayhew/Rose), Michelle Williams (Elaine Wilson), Millicent Simmonds (Rose), Oakes Fegley (Ben), Tom Noonan (Walter), Jaden Michael (Jamie), Cory Michal Smith (Walter), James Urbaniak (Dr Kincaid), Damian Young (Otto).


EL DIRECTOR Todd Haynes

Cineasta californiano de 55 años. Muy pronto empezó a desarrollar el gusto por ser director de cine y mientras estudiaba en el instituto comenzó a rodar películas caseras que exhibía a sus amigos y familia. Estudió Semiótica en la universidad de Brown antes de mudarse a Nueva York para fundar su propia productora, Apparatus Productions. Tras una serie de cortometrajes, debutó con el largo Veneno en el año 1991, convirtiéndose en un pequeño éxito dentro del Festival de Sundance. En su filmografía se encuentran películas tan laureadas como Velvet Goldmine, Safe o Lejos del cielo.

Más en En Cartel

  • Vacaciones con mamá

    El noviazgo de la madre de Rose (y Alice) La veterana Miou-Miou es la estrella del reparto de «Vacaciones con mamá»,...

    adminjunio 2018
  • SICARIO: EL DÍA DEL SOLDADO

    Un mundo sin piedad Denis Villeneuve cartografió un frío y cruel retrato de los clanes de narcotráfico en México, así como...

    Roberto Moratojunio 2018
  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018