Conectar
Ir arriba

José Luis Cuerda vuelve al surrealismo manchego en “Tiempo después”

La película, ya en posproducción, cuenta con un amplio reparto, en el que están Roberto Álamo, Blanca Suárez, Arturo Valls, Miguel Rellán, Manolo Solo, Antonio de la Torre, Secun de la Rosa, Andreu Buenafuente, Berto Romero, Daniel Pérez Prada, Raúl Cimas, Joaquín Reyes, Eva Hache y Carlos Areces. La acción se sitúa en el 9177: «Mil años arriba o mil años abajo, para no pillarme los dedos. Cualquiera puede imaginarse cómo serán las cosas a esas alturas y si habrá gorriones y tortillas de patatas o no. Yo elegí el Todo. El Todo es ubérrimo», puntualiza Cuerda. Ese año, el mundo entero se ha visto reducido a un solo Edificio Representativo y a unas afueras cochambrosas, habitadas por todos los parados y hambrientos del cosmos. Entre todos esos desgraciados está José María, proletario, que va a cumplir pronto los cuarenta. Robusto y probablemente virgen, tiene aire voluntarioso, empuja un carrito de helados y se diría al verlo que no le debe nada a nadie. El Rey, su adversario, que tiene el aire inconfundible y transitorio de ser hijo adulterino de un padre-rey infeliz; habla idiomas con acentos mezclados y es enredador, tramposo y prolijo y Méndez, la secretaria del alcalde y heroína del relato, es una muchacha muy atractiva, que parece que nació, sonríe, se nutre, se viste y se desnuda siempre aposta. Los demás personajes, decenas de ellos, tejen una urdimbre, o población humana, en un mundo verificable y bipolar, compuesto por quienes lo mangonean: una pareja de la Guardia Civil Mundial, tres marinos de guerra, algunos eclesiásticos, dos barberos y demás. Y el Edificio Representativo está poblado por los representantes de todos los estamentos con poder: un edificio, trasunto de las famosas Torres Blancas de Madrid, desde cuyas ventanas «solo puede verse Monument Valley», el famoso paraje entre Utah y Arizona que John Ford utilizó en muchas de sus películas y a quien Cuerda quieren rendir homenaje. La trama muestra como José María ha inventado una limonada riquísima que él mismo manufactura, y que pretende vender a los habitantes del Edificio Representativo, convencido de que otro mundo es posible. «Somos muchos los que, desde hace tiempo, echábamos de menos una nueva comedia de José Luis Cuerda. “Tiempo después” es una película prima hermana de “Amanece, que no es poco”: no es secuela, pero sí tiene ese mismo sentido del humor surrealista manchego tan característico del director, al que hemos querido rodear de un equipo técnico y artístico a la altura de las circunstancias… Que no es poco», dicen Félix Tusell y Arturo Valls, dos de los productores de la película.



La película se ha rodado durante ocho semanas en localizaciones de Toledo, Madrid y Guadalajara. Está producida por Tiempo después A.I.E., Estela Films, Pólvora Films, Lanube Películas, El Terrat, Atresmedia Cine (España) y Planar Gestao de Equipamientos Cinematográficos (Portugal), con Félix Tusell Sánchez, Arturo Valls, Carmela Martínez Oliart, Mercedes Gamero, Mikel Lejarza, Andreu Buenafuente, Jorge Vázquez Caño, Igor Ibeas, José Carmona y Jose Tiago como productores.

Boquerini

Más en Avances