Conectar
Ir arriba

Los archivos del Pentágono

Noticias reales

Meryl Streep y Tom Hanks son la rutilante pareja estelar que encabeza el reparto de la nueva película de Steven Spielberg, «Los archivos del Pentágono». Una nueva incursión del creador de «E.T., el extraterrestre» en el cine histórico que ha cultivado en estos últimos años –«Lincoln», «El puente de los espías»–, en esta ocasión recreando la labor de divulgación del «Washington Post» de los polémicos «papeles del Pentágono».



Steven Spielberg ha vuelto a repetir la jugada: rodar de forma consecutiva dos películas, la comercial y la de prestigio, o viceversa, con la finalidad de que la una compense las teóricas pérdidas económicas que, una malas, pudiese generar la otra. Lo ha hecho en repetidas ocasiones en el pasado: primero realizó Parque Jurásico y, a renglón seguido, La lista de Schindler; en base a esa misma estrategia, empalmó El mundo perdido con Amistad; y el mismo año que presentaba su remake de La guerra de los mundos, hacía otro tanto con Munich. La estratagema se repitió de nuevo con Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio y War Horse (Caballo de batalla), poco más o menos con Mi amigo el gigante y El puente de los espías, y ahora con Los archivos del Pentágono y el film de ciencia ficción Ready Player One–que se estrena el próximo 28 de marzo–, si bien en este último caso la producción, en teoría, prestigosa, precede a la, asimismo en teoría, «pesetera», por más que, como bien saben quienes conocen la obra del autor de Tiburón, comercialidad y calidad son conceptos estrechamente unidos en su filmografía.

Por más que Los archivos del Pentágono se centra en la labor de divulgación de los papeles del Pentágono por parte del «Washington Post», lo cierto es que la primera portada dedicada a este asunto fue obra del «New York Times». Los papeles del Pentágono no fueron desclasificados y hechos públicos hasta 2011. Los archivos del Pentágono es un proyecto que puso en marcha Amy Pascal después de «abandonar » la dirección de Sony y tras haber comprado el guión original de Liz Hannah. Fue después de haberlo leído cuando Spielberg decidió que quería dirigirlo, y además, de inmediato, haciéndole un hueco al proyecto entre las otras películas que sigue preparando en estos momentos: la citada Ready Player One, y otros tres largometrajes: Indiana Jones 5, The Kidnapping of Edgardo Mortara, la historia de un niño judío secuestrado y criado bajo los preceptos del catolicismo y It’s What I Do, el biopic de una fotorreportera de guerra. En palabras del autor del propio Spielberg, «cuando leí la primera versión del guión, fue algo que sentí que no podía esperar tres o dos años, era una historia que tenía la necesidad de hacerla hoy».

Dicho y hecho, Spielberg empezó la preproducción de la película mientras todavía se hallaba inmerso en la postproducción y supervisión de los efectos visuales de Ready Player One. Mientras tanto, Josh Singer –coguionista de Spotlight, por la cual ganó un Oscar al Mejor Guión Original– llevó a cabó una reescritura del libreto de Hannah diez semanas antes de empezar la filmación.



EL INFORME SECRETO

Los archivos del Pentágono narra la batalla periodística y política que durante los años setenta del pasado siglo enfrentó al gobierno norteamericano contra el «Washington Post», el mismo periódico que en esa misma década destaparía el escándalo Watergate –que le costó la presidencia a Richard Nixon–, y que, bajo la dirección de Kay Graham (Meryl Streep), la primera mujer en la historia de Norteamérica que consiguió ser la propietaria de un diario, y de su enérgico editor Ben Bradlee (Tom Hanks), reveló antes del Watergate otro escándalo no menos mayúsculo: el de los papeles del Pentágono.

Hagamos un poco de historia: los papeles del Pentágono es la denominación popular de un informe secreto encargado por el entonces Secretario de Defensa Robert McNamara (encarnado en el film por el siempre excelente Bruce Greenwood), y elaborado por el Departamento de Defensa de los EE.UU., que demostraba la implicación del gobierno norteamericano en Vietnam entre 1945 y 1967, y que, entre otras sorprendentes revelaciones, acreditaba que el presidente Lyndon B. Johnson –quien sucedió a John Fitzgerald Kennedy en la presidencia tras su asesinato– «había mentido sistemáticamente, no solo al público sino también al Congreso, sobre un tema nacional trascendente e importante», según un artículo publicado en 1996 en «The New York Times». Una de las informaciones más graves que descubría dicho informe era que el gobierno norteamericano había extendido, por interés propio, la guerra de Vietnam mediante ataques aéreos contra Laos y la zona costera de Vietnam del Norte, antes incluso de que, en 1964, Johnson hubiese prometido al pueblo estadounidense que la guerra no iba a extenderse. Es decir, que mintió como un bellaco.

PERIODISMO DE URGENCIA

En una operación de similar urgencia a la emprendida en Lincoln con la clase política, Steven Spielberg ha decidido rescatar del ostracismo un valor y una profesión tan denostada en la sociedad como el periodismo. Dice el propio Spielberg que se decidió a acelerar la producción de la película cuando se produjeron las elecciones a la presidencia norteamericana y el estamento periodístico se vio atacado por una de las dos partes… No hace falta decir cuál. Y la realidad es que todo el metraje filmado de Los archivos del pentágono contiene esa sensación de reivindicación necesaria en una película que se atreve también a erigirse como precuela de Todos los hombres del presidente, la película canónica por excelencia de la fusión entre periodismo y el cine.



Bradlee, junto a su esposa Tony (Sarah Paulson), apoya plenamente la cruzada de Graham con tal de revelar la verdad al pueblo americano.


Spielberg, consciente de su condición popular como cineasta y del material que tiene entre manos, crea una película de contrastes. Una historia que pasa en su mayor medida en despachos es filmada con la espectacularidad de un thriller de espionaje, largos travellings y zooms que se fijan en bandejas de papeles que circulan por pasillos o en un puñado de documentos. El cineasta responsable de Tiburón hace gala de un falso clasicismo, ya que su puesta en escena está más cercana a la espectacularidad de algunas de sus producciones más características que de la sobriedad de un relato clásico. Puertas que se cierran con la misma fuerza icónica que las puertas de un templo, habitaciones que parecen los receptáculos de una cámara de tesoros… El cineasta es consciente del valor de la imagen sobre el relato y engatusa al espectador mediante la golosina visual para llevar al espectador de la mano a un fin que no es otro que la lección moral y el discurso de la propia película acerca del valor intrínseco del periodismo y la capacidad de bondad y de cambio de unos cuantos hombres buenos. Como viene siendo habitual en el cine del realizador, los temas acerca de la importancia del hombre corriente americano y el valor de la familia de nuevo se dan la mano y ejercen de contrapié emocional a un guión que por otra parte carece de ello. El realizador hace un ejercicio de contranostalgia, por un lado sintiendo cierto añoro por la época del periodismo puro, de hombres rectos, de moral infranqueable capaces de cambiar el mundo simplemente haciendo su trabajo y lo que es correcto, y por el otro, utiliza el personaje de Meryl Streep precisamente para hacer una crítica de esa narrativa del mundo únicamente vista desde la óptica masculina. No es casualidad que cada vez que Kay Graham entra en una habitación esté llena de hombres susurrando, de su fuerte presencia deducimos precisamente esa desigualdad entre géneros pero también su capacidad para navegar entre esa situación y saber aprovecharla a su favor. En ese sentido, las conversaciones con el personaje de Hanks son francamente reveladoras, el tono familiar y casi paternalista es la forma perfecta de desarmarlo.

Los archivos del Pentágono, como Lincoln ofrece una última pregunta de carácter moral y absolutista acerca del papel y el presente/futuro del periodismo dentro de nuestra sociedad… ¿A quién podremos recurrir cuando nada nos quede ya?

Óscar Paredes/Roberto Morato


En resumidas cuentas

LO MEJOR: El trabajo de John Williams es simplemente sensacional.

LO PEOR: Ciertas formas mecánicas en su asimilación del clasicismo formal.

El momento: El momento final, con un montaje entre la salida del periódico de imprenta y una conversación entre los personajes de Tom Hanks y Meryl Streep mientras la fabulosa banda sonora de John Williams suena de fondo.

La imagen: La cara compungida de un periodista tras ver como los políticos acaban de mentir al pueblo americano.

El diálogo: «La rentabilidad y la calidad del trabajo siempre van de la mano».

El rodaje: Nueva York.

Las cifras: Se rumorea que 50 millones de presupuesto.

Internet: www.foxmovies.com/movies/thepost

¿Por qué…: la campaña de publicidad de la película ha insistido en venderla desde únicamente un punto de vista?


ESTRENO: 19 DE ENERO


USA, 2017. T.O.: «The Post». Director: Steven Spielberg. Productores: Steven Spielberg, Kristie Macosco Krieger, Amy Pascal. Producción: Dreamworks Pictuers, Amblin Partners, Amblin Entertainment, 20th Century Fox, Participant Media, Pascal Pictures, Star Thrower Entertainment. Guión: Liz Hannah y Josh Singer. Fotografía: Janusz Kaminski. Diseño de producción: Rick Carter. Música: John Williams. Montaje: Michael Kahn y Sarah Broshar. Intérpretes: Meryl Streep (Kay Graham), Tom Hanks (Ben Bradlee), Sarah Paulson (Tony Bradlee), Bob Odenkirk (Ben Bagdikian), Tracy Letts (Fritz Beebe), Bradley Whitford (Arthur Parsons), Bruce Greenwood (Robert McNamara), Carrie Coon (Meg Greenfield), Alison Brie (Lally Graham),Jesse Plemons (Roger Clark).


EL DIRECTOR Steven Spielberg

Nacido en Cincinnati, Ohio, en 1946, es sin duda alguno uno de los cineastas más famosos e influyentes de su generación. Se inició profesionalmente en la televisión, donde dirigió uno de sus primeros éxitos, el telefilm El diablo sobre ruedas. De ahí daría el salto al cine, iniciando una carrera que incluye películas tan famosas como Tiburón, Encuentros en las tercera fase, E.T., el extraterrestre, El color púrpura, El Imperio del Sol, A.I.: Inteligencia artificial, Minority Report, Parque Jurásico, Atrápame si puedes, El puente de los espías y las cuatro entregas de las aventuras de Indiana Jones. Ha ganado el Oscar al Mejor Director por La lista de Schindler y por Salvar al soldado Ryan

Más en En Cartel

  • La forma del agua

    La mujer y el monstruo Tras la pequeña decepción de «La cumbre escarlata», Guillermo del Toro vuelve a las carteleras con...

    Roberto Moratofebrero 2018
  • Black Panther

    El Príncipe de Wakanda A un par de meses del estreno de uno de los acontecimientos cinematográficos del año, «Vengadores: Infinity...

    Tonio L. Alarcónfebrero 2018
  • The Florida Project

    La periferia de la magia «The Florida Project» es la sexta película de Sean Baker, realizador de «Tangerine», estrenada entre nosotros...

    Roberto Moratofebrero 2018
  • Cincuenta sombras liberadas

    Que os vaya muy Grey Algo he de reconocerle a E.L. James: acertó plenamente a la hora de titular el cierre...

    Héctor Adamafebrero 2018
  • 15:17 Tren a París

    Héroes reales La nueva película de Clint Eastwood es una reconstrucción de la historia real de los tres jóvenes norteamericanos que...

    Tomás Fernández Valentífebrero 2018
  • Amityville: El despertar

    La saga maldita Doce años después del «remake» de la película original, la serie «Amityville» regresa a las pantallas en medio...

    Jorge Loserenero 2018
  • El hilo invisible

    La musa rebelde La segunda y, al parecer, última colaboración entre el director Paul Thomas Anderson y el actor Daniel Day-Lewis...

    Diego Salgadoenero 2018
  • El corredor del laberinto: La cura mortal

    Luz, fuego, destrucción El director Wes Ball vuelve a adentrarse en el mundo postapocalíptico creado por el escritor James Dashner para...

    Pedro José Tena / Tonio L. Alarcónenero 2018
  • El pasajero (The Commuter)

    Liam Neeson vuelve a trabajar con uno de sus directores preferidos, el catalán Jaume Collet-Serra, en un thriller trepidante con (supuestos)...

    Tonio L. Alarcónenero 2018