Conectar
Ir arriba

Amityville: El despertar

La saga maldita

Doce años después del «remake» de la película original, la serie «Amityville» regresa a las pantallas en medio de polémicas, retrasos y problemas de producción de todo tipo. Para colmo de males, sus números de taquilla batieron récords, pero no precisamente positivos.



Si hay un momento adecuado de rescatar una casa encantada real y conocida como Amityville para el cine es la segunda mitad de los 2010. Por una parte, las películas de terror siguen en plena tendencia de espectros y posesiones ilustrados a partir de supuestos casos reales; por otra, el cine comercial tiende a aferrarse a las marcas conocidas como a un clavo ardiendo para tratar de atraer a un público que parece no querer saber nada de proyectos nuevos. Por ello, una franquicia construida a partir de Terror en Amityville parecía, a priori, una idea perfecta, y nadie mejor para encargarse del proyecto que el productor estrella del género en los últimos años, Jason Blum. «Dan Farrands y Casey La Scala me dijeron que querían hacer una versión “found footage” de Amityville” y que tenían los derechos disponibles. Pero yo sabía que Bob Weinstein también tenía los derechos desde el “remake”. Les dije que en vez de luchar contra Bob, debíamos unirnos a él, se lo ofrecimos y él lo lanzó a la producción», comentaba el productor, que había trabajado cinco años para los Weinstein, a la web «Coming Soon» allá por 2011.



El guión de Farrands llevaba por título «Amityville: The Lost Tapes» y, efectivamente, trataba de acercar el mito al estilo que Blum ayudó a resucitar con Paranormal Activity. Era un paso lógico que podía hacer revitalizar la franquicia de la forma más natural. Su libreto tenía a un grupo de investigadores, reporteros y sacerdotes adentrándose en la casa encantada, al estilo de películas como Encuentros paranormales, pero un proyecto de esas características era bastante perecedero y pronto el mercado se vio infestado de ese tipo de producciones. Y aquí entra el factor Weinstein. Antes de que fueran famosos por sus abusos, los capos de Dimension films eran conocidos por su tortuosos procesos de producción y en esta ocasión no fue diferente.

El proyecto fue encadenando retraso tras retraso, aplazamientos y parones desde su fecha de estreno inicial, el 27 de enero de 2012. Se abandonó el concepto de metraje encontrado y pasó a reescribirse completamente por Franck Khalfoun, que también se encargaría de dirigir. El realizador del muy digno remake de Maniacpodría haber sido una elección correcta, pero tampoco se libró de remontajes, cortes para pasar de una calificación R a PG- 13, reshoots y otros cuatro años de cambios de fechas de estreno en la espiral conocida habitualmente por los creadores como el development hell. Para el director, «sacar una película y encontrar las fechas correctas, acabarla en el momento adecuado para estrenarla es más una cuestión política que artística. Desafortunadamente, Hollywood está lleno de gente muy poderosa que tienen motivos ocultos para decidir las cosas. Estás atado a las decisiones que toman otros», según contaba a «Wicked horror», previamente a la explosión de los escándalos por abusos de Harvey Weinstein, revelados justo antes de que se estrenara definitivamente, lo que ya pondría la guinda nefasta a la secuencia de calamidades de la producción.



112 DE OCEAN AVENUE

En la versión final, el argumento sigue a Belle (Bella Thorne), su hermana pequeña Juliet (McKenna Grace), y su hermano gemelo en coma, James (Cameron Monaghan), cuando se mudan a una nueva casa con su madre soltera, Joan (Jennifer Jason Leigh), con el fin de ahorrar dinero para ayudar a pagar la asistencia sanitaria de su hermano. Pero cuando empiezan a ocurrir fenómenos extraños en la casa, incluyendo la recuperación milagrosa de su hermano y algunas pesadillas cada vez más espeluznantes, Belle comienza a sospechar que su madre no le está contando toda la verdad y pronto se da cuenta de que acaba de mudarse a la famosa casa de Amityville.



Con una historia de producción tan accidentada, es casi redundante apuntar que los resultados artísticos de la película reflejan esos problemas, no solo por su incapacidad de adaptar la mitología de la casa encantada al nuevo paradigma del cine de horror, sino por usar Amityville para un juego meta à la Scream ya muy raído y fuera de lugar. Especialmente por su condición de drama anacrónico y lleno de clichés, con un tufillo a film de sobremesa del que no le salva ni la idea del conflicto ético tipo «Cementerio de animales», relacionando la enfermedad y el sistema sanitario norteamericano con los pactos diabólicos. Como cumplido, puede decirse de ella que se ajusta a su herencia de secuelas llenas de contraste entre lo trash y el convencionalismo fácil de olvidar.

Jorge Loser


 

En resumidas cuentas

LO MEJOR: La casi incestuosa madre encarnada por Jennifer Jason Leigh.

LO PEOR: La indiferencia que desprende. Se palpa la desgana en todos los apartados creativos.

La secuencia: La resolución del último acto, quizá lo menos perezoso de la película.

El momento: El médico levantando a James para encontrarse una sorpresa familiar para los amigos de la saga.

La imagen: La «criatura» en la noche.

La frase: «Mi familia ya tiene demonios con los que lidiar, no necesitamos también los de ficción» (Belle).

El rodaje: Se llevó a cabo en mayo de 2014, con reshoots en febrero de 2016.

Las cifras: No hay datos, pero debe rondar los 10 millones de presupuesto, recaudando unos ridículos 750 dólares en EE.UU y 7 millones en el mundo.

¿Por qué…: da la impresión de que los Weinstein siempre han hecho todo lo posible para tirar sus proyectos de terror interesantes a la basura?


ESTRENO: 2 DE FEBRERO


EL DIRECTOR Franck Khalfoun

Nacido en Paris, Francia, en 1968 el cineasta comenzó su carrera como actor en películas como Alta tensión, de su colega Alexandre Aja, con quien repetiría en Piraña 3D, pero no sería hasta 2007, con su debut como guionista y director de Parking 2, cuando se convierta en un nombre activo, con películas como A un paso de la muerte, el remake de Maniac de William Lustig, el tecno-terror i-Lived y la próxima Blumhouse, Prey.


Más en En Cartel

  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018
  • Borg vs. McEnroe

    La histórica rivalidad entre Björn Borg y John McEnroe es el eje central de esta película, debut en el largometraje de...

    Óscar Broxmayo 2018
  • Verdad o reto

    Llega a nuestros cines la nueva producción de Blumhouse, «Verdad o reto», que propone un giro sobrenatural respecto al juego social,...

    adminmayo 2018
  • Operación: Huracán

    Condiciones adversas Rob Cohen tuvo su mayor éxito dirigiendo carreras urbanas de coches, pero su última película apuesta por el más...

    Roberto Moratomayo 2018
  • 12 valientes

    Cabalga con el diablo Chris Hemsworth abandona por un día su capa de superhéroe para ponerse en la piel de un...

    Roberto Moratomayo 2018
  • 7 días en Entebbe

    Cuestión de estado El realizador José Padilha regresa al cine tras su incursión televisiva con la serie de Netflix «Narcos», con...

    Roberto Moratoabril 2018
  • Vengadores: Infinity War

    El principio del fin Marvel Studios echa la casa por la ventana en su producción más ambiciosa hasta la fecha. La...

    Javier Pulidoabril 2018
  • Custodia compartida

    Monstruos mundanos Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas...

    Emilio M. Lunaabril 2018
  • Fireworks

    La fuga de Nazuna Pese a que aquí no es tan conocido el telefilm de Shunji Iwai en el que se...

    adminabril 2018