Conectar
Ir arriba

Winchester: La casa que construyeron los espíritus

La leyenda de la casa del infierno

Helen Mirren es Sarah Winchester, la rica heredera del imperio Winchester que tiene un ligero problemilla inmobiliario: tiene la casa repleta hasta arriba de espíritus. Inspirado en la historia real de una de las mansiones más encantadas de Estados Unidos, esta película de terror se une a la lista casi infinita de grandes casas siniestras de la historia del cine.


Basada/inspirada en hechos reales. No existen cuatro palabras más terroríficas en el mundo del cine. Cuando el poder de tu relato y tu guión se tiene que basar en un elemento de verosimilitud externo, es que estás perdido. Winchester: La casa que construyeron los espíritus es uno de esos largometrajes donde se da una especial preponderancia al hecho de estar basado en un caso real, el de la auténtica Sarah Winchester, la rica heredera del imperio de armas Winchester –fabricantes del modelo de rifle conocido por todo el mundo– y que pasó buena parte de su vida construyendo y reconstruyendo su enorme mansión ante la creencia que estaba infestada de espíritus. Una historia tan sumamente fascinante que tarde o temprano iba a ser llevada al cine, aunque hayan sido no pocas películas las que han tomado elementos de la leyenda urbana y de los mitos alrededor de la mansión que hoy en día sigue siendo una de las casas encantadas más famosas de Estados Unidos.


Sarah Winchester (Helen Mirren) es la dueña de la mansión de su difunto marido, llena de fenómenos paranormales que atemorizan a Marian (Sarah Snook).


La historia de la mansión Winchester comienza obviamente con la historia de la propia Sarah Winchester. Viuda prematura y madre en eterno consuelo después de haber perdido un hijo a una temprana edad, se vio obligada a recogerse en una mansión a las afueras de la ciudad tras heredar el imperio Winchester y una amplia suma de dinero –20 millones de dólares lo que en la época era una grandiosa cantidad de dinero, aparte de un sueldo diario de 1000 dólares– pero, como en las mejores historias, el dinero no siempre aleja el dolor. Sarah empezó a hablar con mediums para soliviantar la pérdida de su marido y de su hijo y poco a poco se fue metiendo de lleno en el mundo del espiritismo. Su nueva casa en California sería la gran obra de su vida, una obra donde tendría a trabajadores de la construcción trabajando las 24 horas del día y los 365 días del año para levantar nuevas habitaciones y nuevas alas. Las peculiaridades de la casa eran casi infinitas, escaleras y pasillos que no llevaban a ningún lado, chimeneas tapiadas, puertas que conducían a muros, armarios tras los que se ocultaban paredes. Sarah desarrolló una especial afinidad hacia el número 13, que le llevaba a repetir ese número de accesorios o elementos a lo largo y ancho de su mansión. 13 cristales en cada habitación, 13 láminas como paredes, 13 escalones para las escaleras… Sarah estaba convencida que recibía la visita de espíritus y fantasmas violentos, de gente ajusticiada por el negocio familiar y que habían pasado al Más Allá con asuntos sin resolver y ansias de venganza.



Sarah murió en 1922, tras una sesión de espiritismo donde se le confió que abandonase la habitación y regresase a sus aposentos para descansar. Murió durante el sueño a la edad de 83 años. Uno de los grandes promotores de la leyenda urbana como mito de lo oculto dentro de la cultura popular americana fue el famoso periodista Robert Ripley, creador de una popular columna de periódico llamada «Believe or not», impulsor de artículos sobre anécdotas extrañas y bizarras que, a su vez, fue uno de los primeros visitantes de la casa cuando fue abierta para el público. A día de hoy, la mansión sigue siendo accesible para todo aquel que quiera visitarla y curiosear, y decenas de trabajadores y visitantes han declarado haber tenido algún incidente extraño dentro de sus infinitas paredes. La leyenda sigue viva.

LA CASA DE LOS ESPÍRITUS

Sarah Winchester (Helen Mirren) es una millonaria convencida de que está maldita. Después de la repentina muerte de su marido y su hijo, cree que las almas de todas las personas que murieron por culpa del famoso fusil creado por su familia se dedican a perseguirla. Su obsesión la lleva a construir una gigantesca mansión en San José, California, para intentar ahuyentar a los espíritus malignos.

Hasta allí llegará Eric Price (Jason Clarke), un joven doctor que ha sido contratado para dilucidar el estado mental de la rica heredera del imperio Winchester y que guarda un buen puñado de secretos a sus espaldas que le acompañarán a una mansión que es de todo menos acogedora.


El Dr. Eric Price (Jason Clarke) tratará de ayudar a Lady Sarah a limpiar la mansión de las numerosas almas en pena que la perturban.


MANSIÓN ENCANTADA

Que una película basada en una de las mansiones encantadas más peculiares y fascinantes del mundo sea incapaz de crear cualquier tipo de atmósfera es un pecado tan grave que es imposible que no acabe lastrando el resto del conjunto. Que un espacio geográfico que debería ser un laberinto de pasillos y servir a los cineastas para crear un ambiente sobrecogedor y asfixiante para el espectador es absolutamente pasado por alto para sustituirlo por una retahíla de sustos inmediatos y, lo que es peor, una puesta en escena absolutamente genérica y derivativa de otros títulos y factorías de éxito. Los Spierig pretenden en ocasiones las famosas set pieces asfixiantes sosteniendo el plano que tan de moda ha puesto la factoría de películas de James Wan y fracasan en el intento. Aunque la realidad es que la puesta en escena del dúo australiano es tan perezosa que realmente la película se basa en acumular sustos audiovisuales inmediatos y en deleitar al espectador más joven con un clímax digital absolutamente alejado de los cánones más alejados del género. Algunas veces, el intentar romper con la tradición no es tanto un halago, como una carga.



El guión de los hermanos junto a Tom Vaughan sí que contiene puntos de interés y es fascinante cómo la película no esconde en ningún momento su contenido político y su verdadera condición de alegato antiarmentista, llegando incluso a ofrecer imágenes de contenido carácter político realmente insólitas para lo que es una película absolutamente inofensiva en todos sus aspectos. Una lástima que precisamente esa valentía no la hayan trasladado a otros elementos de la narración, porque la película acaba por resultar una colección de clichés del cine de terror contemporáneo: protagonista con pausado traumático que acaba conectando misteriosamente con la trama y sanándose a sí mismo, posesiones infantiles, clímax que transcurre en paralelo, flashbacks de época… «Los inocentes, los culpables, el rifle no discrimina», lástima que los responsables de Winchester: La casa que construyeron los espíritus no hayan edificado la película a través de esa frase y lo que realmente se haya discriminado sea la originalidad y personalidad en beneficio de una comercialidad que estoy convencido tampoco acabará por llegar.

Roberto Morato


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La película tiene una sorprendente ambición discursiva e incluso política.

LO PEOR: Uno de los peores actores infantiles que he tenido el gusto de sufrir en mis carnes. Nulo cuidado en la creación de una atmósfera y gusto por los sustos basados en subidas de volumen. El dislate digital de los últimos momentos de la película.

El momento: Cierto giro de guión. Muy bien llevado y una revelación que se convierte en uno de los grandes sustos de la película.

La imagen: La presentación a cámara de Sarah Winchester, vestida de negro. Icónica e impactante.

El diálogo: «¿Qué te controla, la mente o el cuerpo?».

Las cifras: Presupuesto desconocido. Ha recaudado 18 millones en cines americanos.

¿Por qué…: este tipo de películas, tan habitual antes en cartelera, parece haber perdido también su lugar en este mundo?


ESTRENO: 9 DE MARZO


Australia-USA, 2018. T.O.:«Winchester». Directores: The Spierig Brothers. Productores: Tim McGahan, Brett Tomberlin. Producción: Bullitt Entertainment, Diamond Pictures, Imagination Design Works. Guión: Tom Vaughan, The Spierig Brothers. Diseño de producción: Matthew Punland Fotografía: Ben Nott. Música: Peter Spierig. Montaje: Matt Villa. Intérpretes: Helen Mirren (Sarah Winchester), Jason Clarke (Eric Price), Sarah Snook (Marian Marriott), Finn Scicluna-O´Prey (Henry Marriott), Angus Sampson (John Hansen), Laura Brent (Ruby Price), Tyler Coppin (Arthur Gates).


LOS DIRECTORES The Spierig Brothers

Peter y Michael Spierig, nacieron en Alemania hace 41 años. Se mudaron a Australia cuando tenían apenas 4 años. Allí han residido gran parte de su vida y fue donde estudiaron Bellas Artes, lo que les conduciría al mundo del cine. Tras trastear con cámaras toda su vida y filmar varios cortometrajes de manera no profesional, en el año 2003 ruedan Los no muertos, una pequeña película de terror que les reporta gran éxito en distintos festivales alrededor del mundo y es adquirida por estudios como Lionsgate o Paramount. Tras rondar varios proyectos, seis años más tarde rodarían su segunda película, Daybreakers con Ethan Hawke. Repetirían con el actor en la que sería su siguiente película, Predestination.

Más en En Cartel

  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018
  • Borg vs. McEnroe

    La histórica rivalidad entre Björn Borg y John McEnroe es el eje central de esta película, debut en el largometraje de...

    Óscar Broxmayo 2018
  • Verdad o reto

    Llega a nuestros cines la nueva producción de Blumhouse, «Verdad o reto», que propone un giro sobrenatural respecto al juego social,...

    adminmayo 2018