Conectar
Ir arriba

Loving Pablo

Amores perros

Presentada en los pasados festivales de Venecia y San Sebastián, «Loving Pablo» es la historia de Virgina Vallejo, una de las periodistas más reconocibles de la Colombia de la década de los 90, que entabló una relación de amor y más tarde odio con el narcotraficante Pablo Escobar. Javier Bardem y Penélope Cruz son los protagonistas de esta historia real.


La figura de Pablo Escobar ha renacido de sus cenizas cual ave fénix durante los últimos años, ganando un extraño lugar dentro de la cultura popular contemporánea. A la salida del pase de prensa de Loving Pablo, el compañero Diego Salgado y yo nos preguntábamos precisamente acerca de esta resurrección, del porqué de su interés repentino y sobre las muchas producciones, tanto a nivel de series, como de ficción o documentales, que se han ido produciendo en los últimos 4-5 años. La respuesta desde luego no es sencilla. Hay una mezcla de muchos elementos en juego para que su figura tenga un fuerte magnetismo.


Pablo Escobar: un hombre tan adorado por el pueblo como temido por quienes interferían sus actividades criminales.


El excelente realizador Joe Carnahan se tiró durante años llamando a todas las puertas de Hollywood para rodar un guión que había escrito a cuatros manos junto a su hermana. Killing Pablo era su título y trataba precisamente sobre la captura del narcotraficante por parte de un agente norteamericano. En un momento dado de la preproducción, el proyecto llegó a tener asociada a gente del talento de Christian Bale, el propio Javier Bardem o Edgar Ramírez. Al final, el libro fue adaptado a una producción de The History Channel e incluso llegaba a ser entrevisto en un capítulo de Breaking Bad. El proyecto finalmente fue imposible de levantar a pesar de contar con todos los ingredientes para el éxito y buena parte de las líneas argumentales del libro fueron a parar a películas o a series como por ejemplo Narcos, la producción de Netflix, que ha supuesto el verdadero renacer del personaje. Durante la década de los 90, la comunidad afroamericana de Estados Unidos reclamó como suya, El precio del poder de Brian De Palma y multitud de raperos hicieron vindicación del modo de vida de Tony Montana… Incluso hay un documental, Scarface: Origins of Hip Hop Classics, que habla precisamente de este hecho. Quizás buena parte de la renacida fama de Pablo Escobar venga dado por el auge del mundo latino dentro de la cultura norteamericana, pero también por el indudable magnetismo del espectador medio hacia el mal. El narcotraficante colombiano representaba el mal en todo su esplendor, era una figura con ojos y rostro a la que poder culpar. En una época de entes y corrupciones invisibles que Escobar y Bin Laden hayan sido dos de los últimos grandes enemigos del sistema americano, los convierte de alguna manera en los villanos perfectos. Casi nadie paga una entrada por ver a la agente Starling o a Ellen Ripley en pantalla, todos pagamos por ver a Hannibal o a los Aliens. El mal, desde la distancia subjetiva que propone un medio como el cine, es francamente atractivo.

Por otra parte, desde una situación geopolítica, es evidente que la preocupación por el tráfico de drogas ha subido gracias a la escalada de violencia de los cárteles mexicanos, que se disputan los territorios para poder exportar a Estados Unidos. Nada mejor que consultar nuestra historia para entender nuestro reciente. También existe una coincidencia en este revival precisamente con la época de los grandes populistas y demagogos dentro de la política mundial. Pablo Escobar encerraba un terrorífico dualismo en su maquiavélico ser, era capaz de construir casas para los más desfavorecidos de Colombia y sin embargo aniquilar a familias enteras si se ponía en riesgo su negocio. También puede que entre a jugar el factor nostalgia o incluso el factor de que, hoy en día, su figura no conlleva ningún tipo de peligrosidad para nadie. Sea como fuese, la presencia de Escobar parece no estar dispuesta a salir de nuestras vidas al menos en lo que queda de década.

LAS DOS CARAS DEL DIABLO

Pablo Escobar (Javier Bardem) fue uno de los narcotraficantes más importantes de todos los tiempos. Y esta es la historia de su vida, que mostrará el ascenso al poder del fundador y líder del Cártel de Medellín, quien llegó a ser el capo más importante de la mafia colombiana. Durante su ascenso al poder de la sociedad colombiana, Pablo conoció a Virginia Vallejo (Penélope Cruz), una de las reporteras más famosas de su país y a quien el narcotraficante enseguida convirtió en su amante.

Basada en la novela autobiográfica de la propia periodista, Loving Pablo es la historia de un amor tan salvaje como prohibido. De la mujer que ayudó a derrumbar un imperio aunque pusiese en peligro su propia vida.



BLANCA NAVIDAD

He de confesar que el visionado de Loving Pablo me provocaba un morbo bastante especial por dos razones: la polémica surgida en la ceremonia de los Goya con nominaciones a sus intérpretes incluida sin que la película se hubiese estrenado de forma masiva –no, todavía no contamos estrenos en cines manchegos o de la periferia leonesa como estrenos oficiales– y dos, porque no se me ocurre ningún director más alejado del material a tratar que Fernando León de Aranoa, sobre todo teniendo en cuenta que su devenir profesional en los últimos años había virado hacia convertirse en una parodia del cine que practicó durante los primeros años de su carrera. La realidad es que el cineasta madrileño sale bastante bien parado del envite, pues la película triunfa de manera casi sorprendente a la hora de reflejar el dualismo de Pablo Escobar a través de su relación con la periodista Virginia Vallejo. Un verdadero embaucador que aprovecha su nueva posición de rico en la sociedad colombiana para cautivar a todos aquellos que se encuentran alrededor para poco a poco, y según se va manteniendo contacto con él y conocerlo, va enseñando su verdadera cara, la del terror. Es precisamente en las escenas más cruentas y en los conatos de violencia donde la película brilla con más fuerza, pues León de Aranoa sabe contraponerlas perfectamente y jugar en paralelo con la historia de amor entre esta bella y su particular bestia.

Quizás por estar basada en la propia novela de la periodista, el director no parece muy interesado en explorar el dilema moral de su protagonista femenina. El hecho de que se sienta atraída por una figura repleta de maldad y la corrupción y el sex appeal que otorga el dinero y el poder se pasan por alto por completo El guión cae en una suerte de paternalismo invisible, donde ella acaba tan solo siendo un complemento en la narración de la película y no un protagonista activo, con sus propias causas y conflictos propios. Tampoco ayuda la caracterización e interpretación de Penélope Cruz, que apenas consigue rasgar en la epidermis de todo lo que debería ser el personaje. Es una lástima que la película acabe traicionando a su propio título y entendamos por qué se ama a Pablo y se salte por alto el porqué de ese «amando a Pablo Escobar».

Roberto Morato


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La película sabe capturar perfectamente la dualidad de Escobar y esos brotes de violencia repentinos provocan verdadera sensación de extrañeza e incomodidad.

LO PEOR: Penélope Cruz, que nunca consigue hacer creíble su personaje y dotarlo de entidad propia. El uso de la banda sonora… tan alucinante como alucinado.

El momento: El aterrizaje de un avión cargado de droga en mitad de una carretera.

La imagen: Virginia siendo acosada y tiroteada por los sicarios de Pablo en una tienda de empeños y salvando su vida únicamente gracias al cristal antibalas.

El diálogo: «Las guerras no se terminan a medias».

El rodaje: Colombia y Bulgaria.

Internet: www.filmax.com/peliculas/lovingpablo. 79

¿Por qué…: Javier Bardem tiene que estar constantemente enseñando la barriga para demostrar al público que ha engordado unos cuantos kilos para meterse en la piel de Pablo Escobar?


ESTRENO: 9 DE MARZO


España, 2017. T.O.: «Loving Pablo». Director y guión: Fernando León de Aranoa. Productores: Javier Bardem, Ed Cathell III, Miguel Menéndez de Zubillaga, Dean Nichols, Avi Lerner. Producción: Escobar Films, B2Y Films. Fotografía: Alex Catalán. Diseño de producción: Alan Bainée. Música: Federico Jusid. Intérpretes: Javier Bardem (Pablo Escobar), Penélope Cruz (Virginia Vallejo), Peter Sarsgaard (Neymar), Julieth Restrepo (Maria Victoria Henao), Giselle Da Silva (Olguita Arranz), David Valencia (Santos), Joavany Alvárez (Ignacio Velarde).


EL DIRECTOR Fernando León de Aranoa

Director y guionista de cine español, nacido en Madrid hace 49 años. Tras rodar varios cortometrajes, en 1996 rueda su primer largo Familia. Dos años más tarde, tendría su primer gran éxito con Barrio que le valió varios Goya y la Concha de Plata al mejor director en San Sebastián. En su filmografía también destacan títulos como Los lunes al sol, Amador y Princesas.

Más en En Cartel

  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018
  • Borg vs. McEnroe

    La histórica rivalidad entre Björn Borg y John McEnroe es el eje central de esta película, debut en el largometraje de...

    Óscar Broxmayo 2018
  • Verdad o reto

    Llega a nuestros cines la nueva producción de Blumhouse, «Verdad o reto», que propone un giro sobrenatural respecto al juego social,...

    adminmayo 2018
  • Operación: Huracán

    Condiciones adversas Rob Cohen tuvo su mayor éxito dirigiendo carreras urbanas de coches, pero su última película apuesta por el más...

    Roberto Moratomayo 2018
  • 12 valientes

    Cabalga con el diablo Chris Hemsworth abandona por un día su capa de superhéroe para ponerse en la piel de un...

    Roberto Moratomayo 2018
  • 7 días en Entebbe

    Cuestión de estado El realizador José Padilha regresa al cine tras su incursión televisiva con la serie de Netflix «Narcos», con...

    Roberto Moratoabril 2018
  • Vengadores: Infinity War

    El principio del fin Marvel Studios echa la casa por la ventana en su producción más ambiciosa hasta la fecha. La...

    Javier Pulidoabril 2018
  • Custodia compartida

    Monstruos mundanos Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas...

    Emilio M. Lunaabril 2018
  • Fireworks

    La fuga de Nazuna Pese a que aquí no es tan conocido el telefilm de Shunji Iwai en el que se...

    adminabril 2018