Conectar
Ir arriba

El Cairo confidencial

Reenconstrucciones

Con un impresionante palmarés, en los que destacan el premio a la mejor película extranjera del Festival de Sundance y la Espiga de Oro al mejor film de la Seminci vallisoletana, llega a España «El Cairo confidencial», un «neo-noir» dirigido por el cineasta sueco Tarik Saleh enclavado en los albores de la Primavera Árabe que brotó en Egipto en 2011. Un fascinante ejercicio de género que remarca el valor del «thriller» como instrumento contextualizante de nuestro tiempo.


En la crítica de Que dios nos perdone (Rodrigo Sorogoyen, 2016) publicada en el número 471 de la revista «Dirigido por…», un servidor les hablaba, a propósito del recomendable ensayo escrito por un colaborador de esta publicación, Óscar Brox, titulado «Nicolas Winding Refn. Luces y sombras del thriller contemporáneo» (Macnulti ediciones, 2014), de «la ruptura de las bases narrativas del drama criminal (y sus múltiples variantes) en los dos últimos quindenios como respuesta a los cambios socio-ideológicos preponderantes ». Autores como Jacques Audiard, Michael Mann, Tsui Hark, Johnnie To, David Fincher, el mentado Winding Refn o el tándem Nic Pizzolato-Cary Fukunaga –con la primera temporada de True Detective (HBO, 2014-)– son los estandartes generacionales de la renovación de un género que ha sabido adaptarse a su presente como ningún otro, ligándose a las tendencias artísticas del momento. Desde la novedosa psicología que aportó Mann a los habitantes del noir –siempre con Hunter (1986) en la cabeza–, hasta la simetría magnética de Winding Refn –Drive (2011), Solo dios perdona (2013), The Neon Demon (2016)–, pasando por el lirismo místico de Tran Anh Hung –en la reivindicable I Come With the Rain (2009)– o la contextualización del serial killer como agente revelador de la realidad social-comunicativa de David Fincher –Zodiac (2007)–, entre otros, el cine negro no ha parado de evolucionar, de ofrecer retratos fidedignos de una sociedad a la deriva, alienada y dominada por un sistema voraz, como si de un Saturno goyesco devorando a sus vástagos se tratara, con antihéroes sin futuro y villanos resonantes e inmortales. Films estrenados recientemente como En realidad, nunca estuviste aquí (Lynne Ramsay, 2017) o Good Time (Josh & Benny Safdie, 2017) se adscriben a este movimiento, y suponen una nueva actualización de la mirada estética de Winding Refn del thriller actual. Como pueden apreciar, la presencia del cineasta de Copenhague en este párrafo es más que notable. Y lo es porque el segundo protagonista de este texto está influenciado por su percepción fílmica.



Hablamos del sueco-egipcio Tarik Saleh, que estrenará por primera vez en España con su tercera película, El Cairo confidencial, uno de los trabajos con mejores palmareses del pasado curso, con máximos galardones en los festivales de Sundance (Gran Premio del Jurado de la World Cinema Dramatic Competition) y Valladolid (Espiga de Oro a la mejor película y premios a la mejor dirección y guión), y el Guldbagge –el equivalente a los Goya en Suecia– a mejor cinta del año. No lo ha tenido fácil Saleh para llegar a este punto en su trayectoria. Los inicios de esta, marcados por su labor como artista conceptual comprometido socialmente, y alguna que otra polémica, le cerró muchas puertas. Su incursión en el mundo de la ficción solo fue un paso consecuente para acotar su creatividad en un formato. De hecho, la imaginación es la cualidad más significativa de su ópera prima, Metropía, mistura de cine negro y ciencia ficción animada que describe un futuro distópico que llamó la atención de la crítica en 2009; no tanto la de los distribuidores y el público. Una constante que se mantuvo con su segundo largometraje, Tommy (2014), una propuesta influenciada por la trilogía Pusher, del archicitado Winding Refn, tótem para el género en la adolescencia del Nuevo Milenio. Y al igual que su homólogo danés, pero con bastantes cintas de adelanto, Saleh da un giro en su filmografía, abrazando un relato minimalista envuelto en un aparato visual mucho más estilizado para afrontar el hito que augura una brillante carrera directoral. Para ello, visita un Egipto en la alborada de la Primavera Árabe que tuvo a la plaza Tahrir como epicentro para contarnos la investigación del asesinato de una famosa cantante pop local. La lleva a cabo el oficial Noredin Mostafa (Fares Fares), un policía corrupto, un binomio casi inquebrantable en los estamentos de la nación árabe. Las pesquisas de Noredin hallarán un intrincado que toca los núcleos de poder y que, por otro lado, explica el porqué de la tensión social que respira El Cairo y que concluirá con una revolución aún perenne. «Me gusta esta idea proveniente de las tragedias griegas: un personaje que desafía a los dioses. Evidentemente, nunca ganará, pero siempre es magnífico. Es lo que nosotros hacemos como humanos: luchamos contra nuestra naturaleza», declaró Saleh a una entrevista a «Cineuropa». Noredin –un estupendo Fares Fares– luchará contra sí mismo y contra la idiosincrasia de las clases altas sabiéndose perdedor en un ecosistema sometido por la Libra, dominado por la prevaricación y la desidia legal.



El inspector Noredin (Fares Fares) investiga la conexión de la cantante Gina (Hania Amar) y la limpiadora Salwa (Mari Malek) con el asesinato del hotel


NO HAY VACANTES EN EL INFIERNO

«Hay una enfermedad muy extendida actualmente entre los “storytellers”. Oímos decir: “es una escena muy eficaz, una película muy eficaz”. Pero no se trata de una presentación ni de un discurso sino de una experiencia. Yo viajo con los personajes, que son lo que hay que defender en el cine», justificaba Saleh a raíz ante la disyuntiva de si lo que ocurre en el metraje es menos importante que la manera en que ocurre. Es innegable que el continente de El Cairo confidencial está por encima del contenido, del propio libreto, que no deja de mostrar dos caminos paralelos –uno lleno de bifurcaciones y curvas que busca sacar la verdad a la luz ante un acto delictivo y otro que traza las primeras líneas del empoderamiento del pueblo egipcio ante la corrupción que le rodea– de forma asíncrona en algunos instantes –el dibujo coyuntural opaca a la trama policial. El Cairo confidencial es, principalmente, un ejercicio de estilo cuya ambientación es su punto fuerte, gracias a la dirección de fotografía de Pierre Aïm, que apuesta por una cromática crepuscular, melancólica, y, sobre todo, a la excelente partitura de Krister Linder, que, apoyada por la utilización de sintetizadores –que compensan la falta de un leitmotiv de peso–, otorga un empaque sonoro insólito. Una anatomía visual original e hipnóptica que enmascaran que Saleh nunca abandona los patrones más típicos del noir. Aun con ello, su tercer trabajo es un regalo para los sentidos y un brillante desafío al espectador que nos deja un mensaje tan alarmante como franco: la violencia es y será el único modo. El ser humano no conoce otro.

Emilio M. Luna


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La ambientación y la dirección artística.

LO PEOR: No todas las subtramas tienen el mismo interés.

La secuencia: La presentación de Noredin.

El momento: La visita de Noredin al burdel.

La imagen: El plano final, con la plaza Tahrir al fondo.

La frase: «¿Alguien ha ordenado mango y langostinos?» (un camarero en una escena el crimen).

El rodaje: Casablanca (Marruecos) y Berlín (Alemania).

Las cifras: 4.250.000 de dólares. Internet: http://laaventuraaudiovisual.com/elcairo- confidencial/

¿Por qué…: no se han estrenado las películas anteriores de Tarik Saleh en España?


ESTRENO: 28 DE MARZO


Suecia-Dinamarca-Alemania-Marruecos, 2017. T.O.: «The Nile Hilton Incident». Director y guión: Tarik Saleh. Productores: Kristina Åberg, Monica Hellstrøm, Marcel Lenz, Guido Schwab, Signe Byrge Sørensen. Producción: Atmo Production, Final Cut for Real, Kasbah-Film Tanger. Fotografía: Pierre Aïm. Música: Krister Linder. Dirección artística: Eugeni Norlin. Montaje: Theis Schmidt. Intérpretes: Fares Fares (comandante Noredin Mostafa), Mari Marek (Salwa), Tareq Abdalla (Amir), Yasser Ali Maher (general Kammal Mostafa), Nael Ali (mayor Yosef), Hania Amar (Gina), Slimane Dazi (El asesino de los ojos verdes), Ger Duany (Clinton).


EL DIRECTOR Tarik Saleh

Nacido en Estocolmo en 1972. Destacó como grafitero, es el firmante de una de las obras urbanas más importantes de Europa, titulada Fascinate (1989), preservada por el estado sueco y proclamada patrimonio nacional. Sus principios con el universo audiovisual generaron dos polémicos documentales en su país Who betrayed Che Guevara? (2001) y Gitmo: The New Rules of War (2005). En 2009 se estrena en la ficción con Metropía. Su segundo largo llegaría con el thriller criminal Tommy (2014), que pasó desapercibido por las salas comerciales europeas.

Más en En Cartel

  • Custodia compartida

    Monstruos mundanos Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas...

    Emilio M. Lunaabril 2018
  • Fireworks

    La fuga de Nazuna Pese a que aquí no es tan conocido el telefilm de Shunji Iwai en el que se...

    adminabril 2018
  • Un lugar tranquilo

    El silencio del hombre A su paso por el último SXSW, la tercera película de John Krasinski como director, «Un lugar...

    Tonio L. Alarcónabril 2018
  • Isla de perros

    La perrera del odio Wes Anderson regresa a la animation «stop motion» con «Isla de perros», una aventura que transcurre en...

    Roberto Moratoabril 2018
  • Rampage

    El director y el protagonista de «Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa» (2012) y «San Andrés» (2015),...

    Pedro José Tenaabril 2018
  • Campeones

    El partido de nuestras vidas Javier Fesser regresa al territorio de la comedia con «Campeones», una emotiva historia de superación que...

    adminabril 2018
  • La casa torcida

    Después del reciente estreno de la versión de Kenneth Branagh de «Asesinato en el Orient Express», el director de «La llave...

    Mónica Jordanabril 2018
  • Juego de ladrones

    Una banda de ladrones profesionales, un atraco perfecto que acaba en violento tiroteo y un «sheriff» de vida personal distraída y...

    Roberto Moratoabril 2018
  • Ready Player One

    El rey del videojuego Llega por fin a los cines la adaptación de uno de los fenómenos literarios más espectaculares de...

    Tonio L. Alarcónmarzo 2018