Conectar
Ir arriba

La casa torcida

Después del reciente estreno de la versión de Kenneth Branagh de «Asesinato en el Orient Express», el director de «La llave de Sarah», Gilles Paquet-Brenner, se pone tras la cámara para llevar a imágenes otra de las historias de Agatha Christie. Se trata de «La casa torcida», un «whodunit» filmado con personalidad manierista en el que se evidencia que Christie sabía, además de asombrar con sus finales, crear grandes personajes.


Plano corto sobre el brazo de un hombre recostado en algún tipo de mobiliario confortable; una cama, quizás un butacón. La imagen está borrosa a su alrededor, pero de la habitación alcanzamos a reconocer el cuerpo de una mujer que se aleja del caballero tras haberle suministrado algún tipo de medicina. ¿Medicina? Estamos en el universo de Agatha Christie y automáticamente nuestra mente nos señala que posiblemente haya sido un envenenamiento. En efecto, hemos sido testigos, nada más empezar la película, del último suspiro de Aristede Leonides.

Así empieza La casa torcida, con un asesinato filmado en un plano fijo en el que se nos muestra lo suficiente para despertar la suspicacia, pero no lo necesario para sacar conclusiones. Un solo plano en el que Gilles Paquet- Brenner asienta las bases de la estética que va a gobernar el film, sin olvidarse de que aquello que está filmando (una trama detectivesca y un baile de máscaras) requiere sugerir más que mostrar; y mostrar solo para confundir.


El detective Charles Hayward (Max Irons) interroga a Sophia de Haviland (Stefanie Martini) y a Lady Edith (Glenn Close).


LA CAÍDA DE LA CASA LEONIDES

Sophia de Haviland (Stefanie Martini) tiene serias dudas sobre las causas de la muerte de su abuelo y acude al inspector jefe (Terence Stamp) y al detective Charles Hayward (Max Irons) dispuesta a descubrir la verdad. Bajo la atenta mirada de ese externo al mundo de los Leonides, Christie (y por ende Paquet-Brenet) nos acerca a la fauna familiar más excéntrica que ha dado el cine desde los Tenenbaum. Desde Magda, la alcohólica actriz de segunda que interpreta una irreconocible Gilian Anderson, pasando por una Lady Edith, recta y fuerte matriarca obsesionada con la caza de topos (Glenn Close), Brenda, la despampanante exbailarina de Las Vegas convertida en segunda esposa del magnate (Christina Hendricks) y sin olvidar a los dos hijos enfrentados por envidias: Philip (Julian Sands) y Roger (Christian McKay), respectivamente un escritor que buscaba en su padre la financiación para su último guión y un Michael Corleone frustrado que no logra dar la talla en la empresa familiar. Sin faro al que seguir, todos estos Leonides parecen perdidos entre un mar de dinero y herencias y la sombra que levanta las sospechas: entre ellos hay un asesino. Solo los nietos menores, una niña que se autodeclara Sherlock Holmes (Honor Kneafsey) y un adolescente rebelde y deslenguado enamorado del rock (Preston Nyman) contemplan el panorama sin medir intereses.

Con este plantel de personajes, a cada cual más excéntrico, cuesta entender por qué «La casa torcida» ha quedado ensombrecida por el éxito y renombre de sus hermanas mayores («Asesinato en el Orient Express» y «Diez negritos», entre muchas otras). Hasta la fecha, era una de las novelas de Agatha Christie que no contaba con adaptación a la gran pantalla, lo cual puede hacer pensar que estamos ante una obra menor de la escritora, pero lo cierto es que además de contar con la ya habitual maestría estructural de Christie, en ella da obvias muestras de su habilidad para crear personajes increíblemente carismáticos. Las razones, nada ocultas, de ese supuesto olvido a la hora de adaptar «La casa torcida», posiblemente estén más relacionadas con el atrevimiento de la novela en su giro final, que con la calidad del material original. Un giro del que por supuesto no hablaremos, pero que aún a día de hoy podría ser considerado complicado para según qué productores.



Otros personajes presentes en la mansión son Magda (Gillian Anderson), Philip (Julian Sands), el inspector jefe Taverner (Terence Stamp), Brenda (Christina Hendricks ) y la pequeña Josephine (Honor Kneafsey).


OSADÍA FORMAL PARA UNA HISTORIA ATREVIDA

El director francés Gilles Paquet-Brenner ha sido el encargado de orquestar el proyecto. Para ello se ha servido de una puesta en escena muy personal, cercana al expresionismo alemán, con ángulos imposibles, contrapicados y picados que subrayan el papel simbólico del legado (simbolizado por la casa) y de ese patriarca recién fallecido que, por más que esté ausente en el plano físico (¡cómo no pensar en la Rebeca de Hitchcock!), sigue gobernando el sino de los suyos mediante estratagemas legales y la falta de liderazgo de todos ellos.

A este respecto, la desbordante presencia del atrezzo dado por la dirección artística en la puesta en escena no solo refuerza la idea de la casa como personaje, sino que define a través de los objetos al clan familiar. Cada habitación funciona como un hábitat concreto para cada uno de los Leonides, animales enjaulados que viven en la cautividad de lo que podría llamarse un zoo de freaks. Los Leonides, como los Usher, no son más que células de un ente superior a ellos, el último es-labón (y débil) de una cadena genética que antes era venerable. Y así, como animales que viven en un lugar de cartón-piedra, son presentados en este curioso whodunit, que Paquet-Brenet ha logrado llevarse a su terreno sin por ello afectar la personalidad del original.

Mónica Jordan


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La confianza depositada en la dirección artística a la hora de definir a los personajes.

LO PEOR: Que las decisiones de cámara en (muchas) ocasiones parecen nacer de un ególatra.

La secuencia: La cena, el primer encuentro de toda la familia.

El momento: Glenn Close llorando en su coche.

La imagen: La de Gilian Anderson desterrando de una vez por todas a Scully.

La frase: «Esto es lo que pasa cuando la persona a la que más quieres, por quien darías tu vida, es también a la que más odias” (Lady Edith).

Las cifras: 66 eran las novelas de Christie sin adaptación cinematográfica. Ahora 65.

El rodaje: se llevó a cabo en el país de los caserones: Inglaterra.

Internet: https://www.deaplaneta.com/es/la_casa_ torcida

¿Por qué…: se nos hace extraño que se haya convertido una novela de Agatha Christie en un ejercicio manierista en cine?


ESTRENO: 13 DE ABRIL


GB, 2017. T.O.: «Crooked House». Director: Gilles Paquet-Brenner. Productores: Joseph Abrams, Sally Wood, James Spring. Producción: Brilliant Films, Fred Films. Guión: Julia Fellowes, Tim Rose Price, basado en la novela de Agatha Christie. Fotografía: Sebastian Winterø. Diseño de producción: Simon Bowles. Música: Hugo de Chaire. Montaje: Peter Christelis. Intérpretes: Max Irons (Charles Hayward), Christina Hendricks (Brenda Leonides), Gilian Anderson (Magda Leonides), Glenn Close (Lady Edith), Stefanie Martini (Sophia de Haviland), Honor Kneafsey (Josephine Leonides), Julian Sands (Philip Leonides), Christian McKay (Roger Leonides), Preston Nyman (Eustace Leonides).


EL DIRECTOR Gilles Paquet-Brenner

Nació en París (1974) y debutó en el largo con Negocios ocultos (2001), película en la que volvió a contar con Marion Cotillard tras sus dos cortometrajes anteriores, y que le supuso una nominación a los César. Su carrera, que continuó en Francia hasta el éxito internacional de La llave de Sarah (2010), le ha llevado a rodar coproducciones con grandes estrellas de Hollywood, tales como Lugares oscuros (2015) o esta La casa torcida (2017).

Más en En Cartel

  • Vacaciones con mamá

    El noviazgo de la madre de Rose (y Alice) La veterana Miou-Miou es la estrella del reparto de «Vacaciones con mamá»,...

    adminjunio 2018
  • SICARIO: EL DÍA DEL SOLDADO

    Un mundo sin piedad Denis Villeneuve cartografió un frío y cruel retrato de los clanes de narcotráfico en México, así como...

    Roberto Moratojunio 2018
  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018