Conectar
Ir arriba

Isla de perros

La perrera del odio

Wes Anderson regresa a la animation «stop motion» con «Isla de perros», una aventura que transcurre en un Japón distópico donde todos los canes han sido enviados a una isla apartada de la civilización por orden del malvado emperador. Un crío armado con su astucia y en búsqueda de su propia mascota intentará poner freno a la injusticia.


Isla de perros es el noveno largometraje y la segunda cinta de animación stop motion del cineasta Wes Anderson, una gran aventura ambientada en Japón dentro de veinte años cuyo telón de fondo es una crisis canina y la histeria colectiva hacia los perros. Aquí, en un lejano vertedero conocido como Isla Basura, una jauría de perros diferentes se une para sobrevivir y juntos hacen un descubrimiento insólito: un pequeño piloto que cambiará el rumbo de sus vidas. Todo comenzó con una mezcla poco probable pero potente de fascinaciones compartidas por Anderson y sus amigos y colaboradores habituales: Roman Coppola y Jason Schwartzman: los perros, el futuro, la vida secreta de la basura, las aventuras infantiles y las películas japonesas. Estas últimas fueron esenciales. De hecho, la película le acabaría debiendo tanto al legado del cineasta Akira Kurosawa como a la historia de la animación stop motion. Dice Anderson: «Kurosawa y su coguionista trabajaron juntos para formar las ideas iniciales de sus cintas –y a continuación se las contaban a un tercer miembro del equipo a quien denominaban “la torre de control”. Este tercero les decía lo que estaba bien y lo que estaba mal, básicamente criticaba su trabajo. Y así daban forma a sus guiones. Es algo muy común en el cine italiano, que los escritores trabajen en equipo». La historia inventada evolucionó desde aquella chispa soñada a la espectacularmente detallada creación de la ciudad de Megasaki, la geografía de Isla Basura y el reparto de dispares y deliciosos personajes, tanto perros como personas.


El pequeño Atari será la gran esperanza de salvación de los perros que viven en el vertedero de Isla Basura situado en Megasaki.


«Queríamos hacer algo medio futurista, y se nos ocurrió la idea de una película en torno a los perros. Siempre me han llamado la atención los perros que viven entre los vertederos, la construcción de un mundo a partir de perros abandonados como telón de fondo», dice Anderson. «El contexto japonés se debe a que queríamos hacer algo realizado con su cine. Quiero decir, que todos amamos Japón, y queríamos hacer algo realmente inspirado por las películas japonesas, por lo que acabamos mezclando la peli de perros con el elemento japonés».

La historia, con sus canes parlanchines, féminas fatales peludas, un niño aviador, una intrépida periodista escolar, virus mutantes, una isla mítica y un grave error humano desenmarañado paso a paso, se fue desarrollando con el paso del tiempo y un sinfín de tazas de té. Roman Coppola describe la dinámica poco estructurada del proceso creativo: «Hay coloquio, debate, y cuando algo parece encajar, Wes lo anota en su cuaderno. Jason dice algo que da lugar a una idea, o a un diálogo, y después, a veces, asumimos los papeles de los personajes. Esto lo hicimos mucho en “Viaje a Darjeeling” porque había tres personajes principales y éramos tres. Esto da paso a una larga gestación en la que recabamos información, y luego iniciamos la fase en la que comenzamos a escribir el guion. Y al tratarse de una cinta de animación, la historia realmente se sigue redactando durante la producción».

A diferencia de su anterior incursión en la animación, esta vez Anderson no adapta una obra literaria ajena a su universo… Aunque no es que precisamente el legado de Road Dahl le intimidase mucho a la hora de llevarse el texto a su terreno.


El pequeño Atari será la gran esperanza de salvación de los perros que viven en el vertedero de Isla Basura situado en Megasaki.



LA PERRERA ESCONDIDA

Megasaki ha entrado en pánico, una epidemia canina ha invadido la ciudad. El Alcalde toma la decisión de evacuar a todos los perros y trasladarles a una isla vertedero situada a las afueras. Chief, líder de la manada perruna, ha perdido toda esperanza de volver con sus dueños hasta que un día aparezca Atari Kobayashi, un niño de la ciudad que decidirá a toda costa buscar a su querida mascota contra todo pronóstico. Atari emprenderá la búsqueda de su perro, Spots, y entretanto expone una conspiración que amenaza con acabar con todos los perros de Megasaki de una vez y por todas.

FESTIVAL DE CANES

Dentro de El Gran Hotel Budapest, la que probablemente sea la mejor película de Wes Anderson, existía un bellísimo discurso político acerca del final de un mundo artístico, bello y la peligrosa llegada de los totalitarismos políticos cercanos al fascismo. Era un discurso diluido en una ficción de personajes pero siempre presente en la trama, incluso incidiendo en la constante repetición de estructuras y símbolos que cambiaban de significado según pasaba el tiempo. Quizás por eso me sorprende que se afirme con rotundidad que Isla de perros se trata de la película más política de su realizador, y es que ese precisamente es uno de los principales problemas de la película, que Anderson trata el discurso político de la misma manera que trataría cualquier elemento como un elemento pop. A pesar de tener un omnipresente enunciado sobre los estados absolutistas, la barbarie de los refugiados e insistir sobre la sinrazón de los adultos frente a la claridad infantil, Anderson nunca es partícipe de ese discurso y su profundidad nunca pasa del propio enunciado del texto con el que el cineasta y sus guionistas martillean una y otra vez.



Por otro lado, Isla de perros no deja de ser un catálogo de muescas y recopilatorios formales del cine de Wes Anderson. Si en sus últimas películas el realizador reflexionaba sobre el lugar de su cine dentro de un mundo y del propio relato, incluso en su otra aproximación a la animación, Fantástico Mr. Fox precisamente se cuestionaba su estilo dentro de un universo que le era ajeno, aquí de nuevo su habitual estilo y sus manierismos se transforman en la única forma de expresión. Simetrías, hieratismo, un uso casi bidimensional de la animación…. Todos los rasgos habituales de la filmografía de Anderson puestos al servicio de una película que pretende ser todo sustancia y ni siquiera acaba siendo estilo.

Roberto Morato


En resumidas cuentas

LO MEJOR: El sentido del humor de la película y el reparto de voces, que es simplemente colosal.

LO PEOR: La sensación que Wes Anderson ha vuelto al inmovilismo creativo.

El momento: El flashback donde se explica la relación entre Atari y su perro.

La imagen: Atari Kobayashi deslizándose por el tobogán.

El diálogo: «No pienso recoger ese palo».

El rodaje: www.isleofdogsmovie.com/.

Internet: www.thecommuter.movie

¿Por qué…: hay actores como Scarlett Johansson o Bryan Cranston que parecen haber nacido para ser parte del mundo Wes Anderson y nadie se había dado cuenta hasta ahora?


ESTRENO: 20 DE ABRIL


USA, 2018. TO.: «Isle of Dogs». Director: Wes Anderson. Productores: Wes Anderson, Scott Rudin, Steven Rawles, Jeremy Dawson. Producción: Indian Paintbrush, American Empirical Pictures. Guión: Wes Anderson, Jason Schwartzmann, Roman Coppola. Fotografía: Tristan Oliver. Diseño de producción: Paul Harren, Adam Stockhausen. Música: Alexandre Desplat. Montaje: Ralph Foster, Edward Bursch. Con las voces (en v.o.) de: Bryan Cranston (Jefe), Edward Norton (Rex), Bill Murray (Boss), Jeff Goldblum (Duke), Bob Balaban (King), Koyu Rankin (Atari Kobayashi), F. Murray Abraham (Jupiter), Greta Gerwig (Tracy Murray), Frances McDormand (Intérprete), Courtney B. Vance.


EL DIRECTOR Wes Anderson

Cineasta de 48 años nacido en Houston (Texas). Tras estudiar en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Austin donde coincidiría con Owen Wilson, empezó a rodar pequeños cortometrajes. Así surgiría Ladrón que roba a ladrón, su primera película en solitario protagonizada precisamente por los hermanos Wilson.En su ya larga filmografía destacan títulos como Academia Rushmore, Los Tenenbaum (Una familia de genios), Life Aquatic, Viaje a Darjeeling o Fantástico Mr. Fox.

Más en En Cartel

  • Custodia compartida

    Monstruos mundanos Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas...

    Emilio M. Lunaabril 2018
  • Fireworks

    La fuga de Nazuna Pese a que aquí no es tan conocido el telefilm de Shunji Iwai en el que se...

    adminabril 2018
  • Un lugar tranquilo

    El silencio del hombre A su paso por el último SXSW, la tercera película de John Krasinski como director, «Un lugar...

    Tonio L. Alarcónabril 2018
  • Rampage

    El director y el protagonista de «Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa» (2012) y «San Andrés» (2015),...

    Pedro José Tenaabril 2018
  • Campeones

    El partido de nuestras vidas Javier Fesser regresa al territorio de la comedia con «Campeones», una emotiva historia de superación que...

    adminabril 2018
  • La casa torcida

    Después del reciente estreno de la versión de Kenneth Branagh de «Asesinato en el Orient Express», el director de «La llave...

    Mónica Jordanabril 2018
  • Juego de ladrones

    Una banda de ladrones profesionales, un atraco perfecto que acaba en violento tiroteo y un «sheriff» de vida personal distraída y...

    Roberto Moratoabril 2018
  • El Cairo confidencial

    Reenconstrucciones Con un impresionante palmarés, en los que destacan el premio a la mejor película extranjera del Festival de Sundance y...

    Emilio M. Lunamarzo 2018
  • Ready Player One

    El rey del videojuego Llega por fin a los cines la adaptación de uno de los fenómenos literarios más espectaculares de...

    Tonio L. Alarcónmarzo 2018