Conectar
Ir arriba

Custodia compartida

Monstruos mundanos

Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa para la 91ª edición de los premios de la Academia. La ópera prima de Xavier Legrand se erigió como una de las grandes revelaciones del pasado curso tras su triunfal paso por la Mostra de Venecia. Una obra maestra que retrata una de las lacras del siglo XXI.


Paren de leer, o, al menos, presten atención a la siguiente indicación: la primera incursión en la dirección de Xavier Legrand es de esas propuestas que sobrecogen desde la más absoluta de las ignorancias. Una experiencia cuyo impacto será mucho más efectivo si la afrontamos con virginidad informativa. Por ello, nuestra segunda recomendación –la primera es comparecer en la sala– es que dejen cualquier tipo de texto o nota relativa a Custodia compartida en standby. Dicho esto, sorprende de antemano la escasa publicidad que ha acompañado a este largometraje tras su exitoso estreno en la última entrega de la Mostra de Venecia, donde obtuvo el León de Plata a la mejor dirección y el Luigi De Laurentiis a la mejor primera película, nada menos. Su paso por el Donostia Zinemaldia –donde fue seleccionada por el público como la mejor ficción continental– dos semanas después no hizo más que ratificar su posición de outsider dentro de la anquilosada factoría autoral europea: la cinta de Legrand penetra en una realidad social altamente reconocible, con una temática devenida cliché de la crónica de sucesos en este siglo XXI que anhela una revolución social sin precedentes; pero el mérito del realizador galo no se halla en sus cualidades de cronista –una constante dentro del circuito de certámenes–, más bien en su capacidad de romper el molde del género y ofrecer algo completamente nuevo. Porque, así es, estamos ante una obra sobre los malos tratos, pero desde una perspectiva inédita, en la que Legrand se adentra en la psicología no solo de ejecutor y víctimas, sino además de todos aquellos individuos que se encuentran en el pericardio de una vejación que parece desvanecerse en el interior de un juzgado pero cuya latencia se maximiza fuera de cualquier marco legal o estamental. Lo hace acudiendo primero a los grandes referentes del cine social, los hermanos Dardenne, o a algunos films inspiradores –el director cita a La noche del cazador (Charles Laughton, 1955), Kramer contra Kramer (Robert Benton, 1979) y El resplandor (Stanley Kubrick, 1980)– para luego reinventar su propia narrativa y presentar un estilo primoroso y con una personalidad sorprendente tratándose de un neófito en el largo formato.


El divorcio de Antoine (Denis Menochet) afecta profundamente a su hijo Julien (Thomas Gioria).


«“Custodia compartida” se construye a partir del miedo, a partir del temor que inspira un hombre dispuesto a todo que consigue que su entorno viva en una tensión constante. Al igual que en “Avant que de tout perdre”, mi objetivo era concienciar a la gente de la existencia de esta crisis mediante el poder del cine, algo que siempre me ha fascinado, como hicieron y hacen Hitchcock, Haneke o Chabrol», sostiene Legrand en una entrevista promocional. Y vaya si lo logra. Como suele suceder en el tránsito formativo de un joven cineasta, Legrand toma prestados los cimientos de su primer experimento en el campo audiovisual, el mentado cortometraje Avant que de tout perdre (Antes de perderlo todo), una de las piezas más valiosas de su año que, aparte de numerosos laureles –el César o una nominación al Oscar al mejor corto en acción real–, subrayó las enormes aptitudes de un debutante con una insólita capa de prestigio, adquirida tras una carrera dramatúrgica, tanto en la interpretación como en la escritura, llena de reconocimientos en Francia pese a su corta edad –no llega a los cuarenta años. Un talento que ha posibilitado su estreno local en una fecha de temporada baja, febrero, pero consiguiendo ser todo un hito a nivel valorativo y recaudatorio. Una circunstancia que podría provocar que la Academia gala apueste por ella como baluarte para los Oscars de 2019 en el apartado de Mejor Película de Habla No Inglesa. Y, sin duda, de ser así, sería inmediata su catalogación de frontrunner de dicha sección. Principalmente, por su capacidad de conexión a través de los recursos formales, a través de la imagen. Su prólogo, un careo entre la jueza de la causa y los dos implicados, el matrimonio Besson, ejecutado con continuos planos y contraplanos, siempre deja un espacio en los intersticios de la anatomía de la secuencia para la primera interpretación de un espectador sorprendido por su intervención involuntaria. Un cine que, citando al autor, «capta al público jugando con su inteligencia y sus nervios».


El conflicto que enfrenta a Antoine con su exesposa Miriam (Léa Drucker) tendrá dramáticas consecuencias.


TERROR EN PRESENTE CONTÍNUO

Custodia compartida se aleja de la descripción lineal del daño físico y psicológico de Te doy mis ojos (Icíar Bollaín, 2013) o de la indagación antropológica de La teta asustada (Claudia Llosa, 2009), referentes cinematográficos de la materia, gracias a una apuesta por la ambigüedad despojada de estridencia alguna: «La tensión surge a partir de los sonidos cotidianos y de su resonancia. Ocurre lo mismo con la realización, no busco efectos espectaculares, me baso más en la repetición del encuadre en decorados que aparecen varias veces con la intención de crear cierta familiaridad y, a la vez, la sensación de estar atrapados, de entrar en una espiral terrible ». Una sentencia extrapolable al dibujo de los personajes. Pese a que los roles principales responden al arquetipo formal, envueltos en la mundanidad, en cierta cotidianeidad, hasta el tramo final no logramos desencriptar una coyuntura que se antoja terrorífica. Y, con ella, Legrand da un viraje al tono del film acuñando elementos del thriller psicológico. Un giro que tiene un anuncio previo en la escena de persecución de Antoine –Denis Menochet infunde pavor solo con su mirada– a su hijo Julien –interpretado por un inmenso Thomas Gioria, en cuyo rostro encontramos todas las respuestas– interrumpida desdeñando el estereotipo. Una brillante escenificación de cómo el terror, la duda y la dependencia que supone un lazo familiar conviven en un cóctel predestinado a explotar de la única forma posible: con violencia. El último cuarto de metraje, todo un prodigio en cuanto diseño de atmósfera y manejo de los tiempos narrativos que expira una incertidumbre asfixiante, nos termina por noquear con un ejercicio brutal que, tras dejar atrás un trazo neorrealista, recurre a los mejores recursos del género para desconcertarnos y, finalmente, compungirnos. Con tristeza, sabemos que más allá de la oscuridad de la sala, ese terror tiene cuerpo. Si desoyendo nuestras instrucciones han llegado a esta parte del texto sin haber visto la ópera prima de Legrand, no den vuelta atrás, Custodia compartida es una de las grandes películas de 2017 y la mejor e inesperada cinta de terror del último lustro.

Emilio M. Luna


En resumidas cuentas

LO MEJOR: Su narrativa.

LO PEOR: Retrata un hecho recurrente y de compleja resolución.

La secuencia: La persecución de Antoine a Julien.

El momento: El aviso sonoro de la llegada del ascensor.

La imagen: El plano cenital del improvisado refugio de los protagonistas.

La frase: «Sus hijos no le aprecian demasiado, ¿puede decirme por qué?» (la jueza a Antoine).

El rodaje: Dijon, Beaune, Chalon-sur-Saône y París (Francia).

Las cifras: 122.000 espectadores en Francia.

Internet: http://www.golem.es/ distribucion/pelicula.php?id=418

¿Por qué…: …han perdido la oportunidad de luchar por el Oscar 2018?


ESTRENO: 20 DE ABRIL


Francia, 2017. T.O.: «Jusqu’à la garde». Director y guión: Xavier Legrand. Productor: Alexandre Gavras. Producción: K.G. Productions, France 3 Cinéma. Fotografía: Nathalie Durand. Dirección artística: Jérémie Sfez. Montaje: Yorgos Lamprinos. Intérpretes: Léa Drucker (Miriam Besson), Denis Menochet (Antoine Besson), Thomas Gioria (Julien Besson), Mathilde Auneveux (Joséphine Besson), Mathieu Saikaly (Samuel), Florence Janas (Sylvia).


EL DIRECTOR Xavier Legrand

Nacido en París (Francia) en 1979. Se formó como actor en el Conservatorio Nacional Superior de Arte Dramático de París y desarrolló gran parte de los inicios de su carrera en las tablas teatrales, alternándolo con breves apariciones en la ficción cinematográfica como Los amantes habituales (Philippe Garrel, 2005) y un buen número de cortometrajes. Su debut detrás de la cámara llegó con la pieza Avant que de tout perdre (2013), con la que triunfó en el Festival de Clermont-Ferrand, obtuvo el César al mejor cortometraje y fue nominado al Oscar de la categoría. Precisamente, en su primer trabajo contó con Léa Drucker y Denis Ménochet, protagonistas de Custodia compartida (2017), su primer largometraje, con el que ganó el León de Plata a la mejor dirección de la pasada Mostra de Venecia.

Más en En Cartel

  • Vacaciones con mamá

    El noviazgo de la madre de Rose (y Alice) La veterana Miou-Miou es la estrella del reparto de «Vacaciones con mamá»,...

    adminjunio 2018
  • SICARIO: EL DÍA DEL SOLDADO

    Un mundo sin piedad Denis Villeneuve cartografió un frío y cruel retrato de los clanes de narcotráfico en México, así como...

    Roberto Moratojunio 2018
  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018