Conectar
Ir arriba

Fireworks

La fuga de Nazuna

Pese a que aquí no es tan conocido el telefilm de Shunji Iwai en el que se basa, «Fireworks» ha tenido una acogida muy cálida en los festivales en los que se ha estrenado. Y ahora llega, por fin, a nuestros cines esta pequeña historia de amor adolescente matizada por un elemento fantástico que permite a su protagonista, Norimichi, alterar la realidad.


Cuando Shunji Iwai participó en la serie televisiva If –que se caracterizaba por plantearle al espectador historias que se desdoblaban en determinado punto a partir de una decisión de los protagonistas– con el telefilm Fireworks, Should We See It from the Side or the Bottom?, todavía no había saltado a la fama con Love Letter, así que provocó un pequeño terremoto entre los niños y adolescentes japoneses de principios de los 90, que se vieron reflejados en el precioso (y delicadísimo) retrato que hacía de la juventud de su época. Tal y como explica el guionista Hitoshi Ohne, a Iwai se le ocurrió la historia «cuando era estudiante» a partir de la inspiración que le proporcionó la novela corta «El tren nocturno de la Vía Láctea», de Kenji Miyazawa.

Uno de los críos que quedó marcado por el trabajo de Iwai fue el productor Genki Kawamura, que decidió que su siguiente proyecto iba a ser una adaptación al anime de dicho telefilm. El director del original, que había hecho una incursión en la animación con El caso de Hana y Alice, dio enseguida su visto bueno porque, «aunque se convirtiera en algo muy diferente, me hacía gracia verlo». Pero más todavía cuando Kawamura le dijo que había pensado en Ohne para el guión de Fireworks porque, en su serie televisiva Moteki, había hecho una parodia del original que sorprendió a Iwai por «cómo me imitaba. Lo había mantenido todo, desde los ángulos hasta cosas que no había visto nunca en recreaciones. Me impresionó su meticulosidad». Y claro, el guionista, que asegura que «el original me gusta demasiado, no sé cuántas veces lo he visto, pero creo que incluso más que el propio Iwai», sintió que le quedaba «una cosa pendiente» después de reírse de una de sus películas preferidas: en cierta manera, «me había quedado una espinita, como que le debía una disculpa. No podía protestar». De la misma manera, también se escogió como director a Akiyuki Shinbo por su trabajo en la serie Puella Magi Madoka Magica, sobre todo, acotaba Iwai, «por lo que respecta al impacto del clímax. En mi imaginación lo relacionaba, pensando cómo habría sido “If” de haber sido al estilo de “Madoka Magica”».


Norimichi y Yusuke, dos adolescentes enamorados de la misma chica, Nazuna, compiten por su amor en la piscina, con resultados inesperados.


CERCA DEL CORAZÓN

Precisamente, una de las dificultades de adaptar Fireworks, Should We See It from the Side or the Bottom? era la propia estructura de la serie original, que dejó a Iwai con la sensación de que «había algo colgado en relación con los retrocesos en la historia», lo que llevó a plantearle al equipo de producción «si simplemente lo dejábamos tal cual o era mejor que siguiera algún patrón». No solo eso, sino que, como señala Ohne, también «había que pasar una obra original de 45 minutos a una película de más del doble de duración», lo que le llevó a cuestionarse detalles como «por qué Nazuna de repente decía en la estación que volvía a casa. Me parecía un sinsentido. A partir de eso pensé qué habría pasado si hubiera tomado el tren, y de ahí salieron los 45 minutos que faltaban».

Lo que también suponía un problema, señalaba Shinbo, es que, a diferencia de los protagonistas de 12 años del original, en la animación resulta «difícil representar a niños de primaria» sin «el peligro de que pareciera demasiado infantil». Así que decidieron hacerlos algo mayores, pues asegura Ohne que «los chicos no cambian tanto entre finales de primaria y el instituto. En primero de secundaria aún son como niños, ¿no?». En cambio, Iwai asegura que «en la fase de la primaria y la secundaria cambia un poco el ambiente, y en ese sentido me pareció que daba más la sensación de novedad». Como ocurría en el original, en Fireworks dos amigos, Norimichi y Yusuke, están enamorados de la misma compañera de secundaria, Nazuna, que está obligada a cambiar de escuela a raíz del nuevo matrimonio de su madre. Decidida a huir de casa, reta a ambos chicos a una carrera de natación en la que quien gane podrá exigir lo que quiera… Y tras vencerles, le pide a Yusuke que vaya con ella a ver los fuegos artificiales de esa misma noche. Sin embargo, no acude a su cita, lo que acaba provocando que su madre la encuentre y la arrastre a casa. Norimichi, atormentado por no haber podido hacer nada, lanza por los aires una extraña esfera que ella encontró en la playa. De repente, el tiempo retrocede hacia la carrera, dándole una segunda oportunidad …



EJERCICIO DE NOSTALGIA

Dentro de la cultura tradicional japonesa, está plenamente integrada –de hecho, es uno de sus rasgos característicos– la idea del remake o la relectura como algo intrínseco a la relevancia de una determinada obra. Así que la idea de transformar Fireworks, Should We See It from the Side or the Bottom? en película de animación es una manera, por parte de todos los responsables de la misma, de reconocer la importancia del trabajo de Shunji Iwai. Y de demostrar, al mismo tiempo, que incluso a día de hoy su trazado argumental –el cual, a grandes rasgos, respeta el guión de Ohne, que a menudo reitera algunos de los diálogos y las situaciones más celebradas– sigue funcionando igual que en los 90, sobre todo por la sencillez con la que, a través de la historia de amor de Nazuna y Norimichi, retrata las zozobras y las inseguridades de los primeros pasos de la adolescencia.

El matiz principal que añade Fireworks es la reinterpretación del gimmick narrativo de If –de ahí el detalle de que los protagonistas vivan en Moshimo, el nombre en japonés del programa– a través de un elemento fantástico, la esfera de cristal, que permite a Norimichi crear nuevas realidades. Lo que permite a Shinbo y a Ohne explorar sus propias fantasías respecto a los personajes creados por Iwai, llevándolos un poco más allá que el telefilm original para darle al espectador, al menos, cierta sensación de resolución… Y construyendo una metáfora muy hermosa sobre los infinitos caminos vitales que se abren delante de uno al llegar a la adolescencia.

Tonio L. Alarcón


En resumidas cuentas

LO MEJOR: Su asumida sencillez. Lo bien que captura la incomodidad adolescente.

LO PEOR: Algunas bromas fuera de tono.

La secuencia: Cuando Norimichi logra huir con Nazuna en el tren.

El momento: La primera vez que Norimichi activa los poderes de la esfera.

La imagen: La esfera, estallando en pedazos, y lo que cada uno de ellos muestra.

La frase: «Aunque tú no puedas estar más aquí… ¡Quiero pasar el día a tu lado!» (Norimichi).

Las cifras: En Japón llegó a recaudar unos 13 millones de dólares, doblando esa cifra a nivel mundial (sobre todo por su buen funcionamiento en China).

La canción: «Forever Friends», que Reimy Horikawa compuso y cantó para el telefilm original, ha sido aquí versionada por la rapera Daoko.

Internet: uchiagehanabi.jp

¿Por qué…: no ha llegado a nuestro país una edición del telefilm original de Shunji Iwai?


ESTRENO: 20 DE ABRIL


Japón, 2017. T.O.: «Uchiage Hanabi, Shita Kara Miru Ka? Yoko Kara Miru Ka». Directores: Akiyuki Shinbo, Nobuyuki Takeuchi. Productor: Genki Kawamura. Producción: Shaft. Guión: Hitoshi Ohne, según el original de Shunji Iwai. Fotografía: Takayuki Aizu, Rei Egami. Diseño de personajes: Akio Watanabe. Música: Satoru Kosaki. Montaje: Rie Matsubara. Animación.


LOS DIRECTORES Akiyuki Shinbo y Nobuyuki Takeuchi

Nacidos, respectivamente, en las prefecturas de Fukushima y de Hyôgô, en 1961 y 1967. Shinbu debutó como director con Metal Fighter Miku, pero su mayor éxito lo logró con Puella Magi Madoka Magica, de cuyas adaptaciones cinematográficas también se encargó. Takeuchi ha dirigido capítulos de series como Utena, la chica revolucionaria o Silent Möbius, y ha trabajado como animador para Studio Ghibli.

Más en En Cartel

  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018
  • Borg vs. McEnroe

    La histórica rivalidad entre Björn Borg y John McEnroe es el eje central de esta película, debut en el largometraje de...

    Óscar Broxmayo 2018
  • Verdad o reto

    Llega a nuestros cines la nueva producción de Blumhouse, «Verdad o reto», que propone un giro sobrenatural respecto al juego social,...

    adminmayo 2018
  • Operación: Huracán

    Condiciones adversas Rob Cohen tuvo su mayor éxito dirigiendo carreras urbanas de coches, pero su última película apuesta por el más...

    Roberto Moratomayo 2018
  • 12 valientes

    Cabalga con el diablo Chris Hemsworth abandona por un día su capa de superhéroe para ponerse en la piel de un...

    Roberto Moratomayo 2018
  • 7 días en Entebbe

    Cuestión de estado El realizador José Padilha regresa al cine tras su incursión televisiva con la serie de Netflix «Narcos», con...

    Roberto Moratoabril 2018
  • Vengadores: Infinity War

    El principio del fin Marvel Studios echa la casa por la ventana en su producción más ambiciosa hasta la fecha. La...

    Javier Pulidoabril 2018
  • Custodia compartida

    Monstruos mundanos Sin tiempo para asimilar la pasada entrega de los Oscar, llega a la cartelera española una de las favoritas...

    Emilio M. Lunaabril 2018
  • Un lugar tranquilo

    El silencio del hombre A su paso por el último SXSW, la tercera película de John Krasinski como director, «Un lugar...

    Tonio L. Alarcónabril 2018