Conectar
Ir arriba

Vengadores: Infinity War

El principio del fin

Marvel Studios echa la casa por la ventana en su producción más ambiciosa hasta la fecha. La comunidad superheroica al completo tendrá que olvidar sus diferencias y unir fuerzas para frenar una amenaza que podría destruir el Universo.


Black Panther (Chadwick Boseman), el Capitán América (Chris Evans), Viuda Negra (Scarlett Johansson), el Soldado de Invierno (Sebastian Stan) y Halcón (Anthony Mackie) unen fuerzas en la batalla decisiva en Wakanda.


El tono elegíaco con el que se abre el primer tráiler de Vengadores: Infinity War, y en el que podemos escuchar en voz de algunos héroes el parlamento de Nick Furia que dio carta de naturaleza años atrás a la Iniciativa Vengadores, es deliberadamente premonitorio. Marvel Studios está preparando a los espectadores para que comiencen a despedirse de algunos de los héroes que les han acompañado durante los últimos diez años. ¿El motivo? Los contratos multi-películas que ligaban a sus principales estrellas con la productora están a punto de expirar y no parece que haya voluntad de renovación: la batalla final de Los Vengadores, concebida en forma de díptico y cuya segunda entrega llegará a las pantallas de todo el mundo en mayo de 2019, se saldará con unas cuantas bajas de peso y abnegados sacrificios.

Durante esta primera década prodigiosa, Marvel Studios ha obrado el milagro de insuflar nueva vida a toda una pléyade de superhéroes cuyos días parecían contados, a juzgar por las descendentes ventas anuales de la industria del cómic, para convertirles en los personajes favoritos de una nueva generación de espectadores que no se ha acercado a un cómic de Marvel en su vida, ni tiene previsto hacerlo, pero que les siente como a alguien de la familia: ha aplaudido sus proezas, se ha reído con sus bufonadas y ahora teme por su destino. No es su único logro; las dieciocho películas producidas por el estudio han logrado unos extraordinarios 13.000 millones de dólares de recaudación. A pesar de haber contribuido a la homogenización e infantilización del blockbuster del siglo XXI, y de patinazos como Iron Man 2 o Vengadores: La era de Ultrón, Marvel Studios ha marcado el paso a los rivales con ideas tan eficaces como la del universo interconectado, y ha exhibido un formidable músculo mercadotécnico, capaz incluso de hacer creer a minorías y grupos de opinión que un artefacto de perfecto capitalismo pop como Black Panther es en realidad un comprometido decálogo en defensa de sus derechos.



IMPERATIVO THANOS

En el penúltimo episodio de su Fase 3, y tras foguearse previamente en las dos entregas de Guardianes de la Galaxia, Marvel Studios se zambulle sin complejos en la dimensión cósmica de La Casa de las Ideas, cuyos orígenes en el mundo del cómic se remontan a los turbulentos años 70. Pese a que Stan Lee y Jack Kirby ya habían puesto a prueba previamente las habilidades de los Cuatro Fantásticos en batallas encarnizadas contra razas alienígenas como los Skrulls, creadores como Jim Starlin, Steve Gerber y Steven Englehart se propusieron directamente ensanchar los límites físicos y metafísicos del Universo Marvel, ideando delirantes viajes en el espacio y el tiempo que estaban plagados de referencias a la contracultura de los 70, y que concibieron en pleno subidón de LSD y otras sustancias. El más atrevido siempre fue Starlin, experto en cocinar alucinógenos guisos que combinaban ribetes de tardo-jipismo –esa consciencia cómica del primer Capitán Marvel que le permitía sentir alteraciones en cualquier rincón del Universo–, ecos pulp de la space opera más desprejuiciada y reflexiones filosóficas sobre el imperialismo, el mesianismo o las diferentes formas de opresión, particularmente en su fascinante reinvención de Adam Warlock.




En esta ocasión los hermanos Russo han preferido trabajar sobre conceptos tan solemnes como el destino o la naturaleza del héroe


De todos los personajes creados por Starlin –entre otros, Gamora o Drax el Destructor-, sin duda el más inolvidable es Thanos, por su condición de vehículo para el desarrollo de elaboradas reflexiones sobre la religión, la muerte, la deriva autoritaria y la divinidad. El conocido como Titán loco es el hijo de una pareja de Eternos, que en la mitología marvelita son acreedores de poderes cósmicos y condición inmortal. Nacido con el síndrome Desviante que le otorgó singulares poderes, pero también un aspecto repulsivo, Thanos siempre se sintió un apestado entre los suyos, lo que le llevó a aislarse imaginando y ejecutando planes bélicos a escala interplanetaria y experimentos amorales. Carente de la verborrea de otros villanos, Thanos es un personaje deliciosamente nihilista, capaz de eliminar a la mitad de los seres vivientes del Universo –con un simple chasquido de dedos– para conquistar a la manifestación física de la Muerte, por quien siente una irresistible atracción. Así acontece en la mítica miniserie de principios de los noventa «El guantelete del infinito », a la que precede la imprescindible «La búsqueda de Thanos», que narra cómo Thanos reúne las conocidas como Gemas del Infinito en un guantelete que le confiere poderes más allá de toda comprensión, capaces incluso de cambiar la realidad.


La amenaza de Thanos (Josh Brolin) provocará la alianza de Spider-Man (Tom Holland), Iron Man (Robert Downey Jr.), el Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo) y Loki (Tom Hiddleston) .


Precisamente en dicho arco argumental se inspira, con licencias, el guión de Vengadores: Infinity War, que narra cómo una comunidad superheroica dividida geográfica, personal e ideológicamente ha de olvidar sus diferencias –como reza uno de los lemas más famosos del grupo, «Vengador una vez, Vengador para siempre»– para hacer frente a un Thanos que en esta ocasión no ansía el poder absoluto por una cuestión de galantería, sino para frenar lo que considera como una expansión descontrolada del Universo. Las maquinaciones por hacerse con las gemas de Thanos, un villano peripatético cuyos sabrosos matices deberían bastarnos para enviar a un rincón de la memoria el desastroso Ultrón de Joss Whedon, están narradas según el esquema de las películas de atracos de los noventa, con un personaje que siempre va por delante de los héroes, les supera en capacidad e intelecto…y además no viene solo. Para conseguir sus megalómanos fines se hará acompañar de la Orden Negra, una serie de fieles generales que no aparecían en «El guantelete del Infinito», pero que fueron incorporados recientemente a la mitología del personaje por Jonathan Hickman; al guionista también le debemos la creación de los Outriders, una raza alienígena de cuatro brazos y notable ardor guerrero que rastrea planetas poblados por seres débiles para ofrecérselos en bandeja a Thanos. Al igual que sucedió en las dos entregas previas de los Vengadores con los Chitauri y los «hijos» de Ultrón, los Outriders aterrizarán en masa para garantizar que todos los héroes tengan su minuto de lucimiento en batalla y proporcionar un buen número de explosivas set-pieces corales, a buen seguro dirigidas por la segundad unidad al más puro estilo abigarrado de George Pérez, que satisfagan las altas expectativas crematísticas depositadas en la producción. Solo cabe esperar que los responsables de efectos visuales hayan aprendido la lección de Liga de la Justicia y no emborronen de CGI chusco la innegable belleza plástica de las batallas a campo abierto en las llanuras de Wakanda, patria de Black Panther, y escenario de la reconciliación heroica.



VENGADORES, ¡REUNÍOS!

Frente a los interesantes apuntes sociopolíticos diseminados por Capitán América: El Soldado de Invierno y Capitán América: Civil War, en esta ocasión los hermanos Russo han preferido trabajar sobre conceptos tan solemnes y trascendentes como los de destino o la naturaleza del héroe. Eso sí, que nadie espere aquí la impostada gravedad de Batman v Superman: El amanecer de la Justicia. Pese a que la película no derrochará optimismo, los realizadores ya han anunciado que no piensan renunciar a esa cuota de gags que garantizan el tono de comedia para todos los públicos en el que se ha acomodado Marvel. Más difícil les ha resultado lidiar con la sobrepoblación de superhéroes del film, que les ha obligado a sostener la trama principal sobre los hombros de los superhéroes más rentables y populares de la franquicia, obligando a personajes como Ojo de Halcón (Jeremy Renner) o Ant-Man (Paul Rudd) a ejercer de meros comparsas. La narración está sostenida desde diversos puntos de vista, que convergerán para cerrar algunas de las cuestiones no resueltas a lo largo de los últimos años, parchear agujeros de guión, aunque pasar por alto los desajustes cronológicos entre películas requiera directamente un salto de fe, y reconciliar por fin a los pilares del universo Marvel cinematográfico: Capitán América (Chris Evans), el soldado idealista que se rige por los impulsos del corazón, e Iron Man (Robert Downey Jr.), el filantrópico pero maquiávelico hombre de ciencia de la formación. El bromance entre ambos está deliberadamente inspirado en las historias comiqueras de los Vengadores de los últimos lustros: Brian Michael Bendis les puso al frente de la más polémica formación de los Vengadores que se recuerda, Mark Millar les enfrentó a cara de perro en su politizada «Civil War» y Jonathan Hickman les invitó a olvidar sus diferencias en beneficio del colectivo. Como bien saben los lectores de la colección, los Vengadores son una formación disfuncional en la que continuamente se suceden roces entre sus miembros, que habitualmente se resuelven con un acto desinteresado de nobleza. Pero en la dilatada historia de los Vengadores no han escaseado otro tipo de roces. Y es que el elemento de culebrón, trabajado a conciencia por creadores de Marvel tan emblemáticos como Roy Thomas o Roger Stern, siempre ha estado presente en las historias de los héroes más poderosos de la Tierra, lo que explica que los seguidores que ya peinan canas anden salivando con las miradas preñadas de arrobo que la Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) y Visión (Paul Bettany) se regalan en el tráiler.


Máquina de Guerra (Don Cheadle) se une al Capi y a la Viuda, mientras Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) y Visión (Paul Bettany) protagonizarán una historia de amor.


NUEVO ORDEN

Con todo, más que una nueva entrega de los Vengadores propiamente dicha, Infinity War supone, tras el exitoso experimento que supuso Capitán América: Civil War, la versión cinematográfica del concepto de «evento», que Marvel ha utilizado desde sus inicios –y sobreutilizado desde los noventa–, y que reúne en un mismo arco argumental a personajes de diversas colecciones para estimular las ventas. Aquí no echaremos de menos a nadie: desde los más veteranos miembros de los Vengadores, como Capitán América, Iron Man, Thor (Chris Hemsworth) o Hulk (Mark Ruffalo), hasta los más nuevos, como Visión y la Bruja Escarlata. También harán frente a la amenaza de Thanos los héroes de Marvel que han protagonizado recientemente películas en solitario, como Spider-Man (Tom Holland), Black Panther (Chadwick Boseman), Ant-Man o el Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), así como Star-Lord (Chris Pratt), Gamora (Zoe Saldana) y el resto de integrantes de los Guardianes de la Galaxia. Si se tiene que acabar la fiesta, que sea por todo lo alto.



Aunque la maquinaria sigue en funcionamiento –Marvel acaba de anunciar su calendario de estrenos hasta 2023–, el más absoluto secretismo reina en la división cinematográfica de la Casa de las Ideas: ¿qué ocurrirá tras la derrota de Thanos? Diversas voces apuntan a la inminente llegada del multiverso marveliano, con sus dimensiones paralelas que explicarían las nuevas versiones de héroes fetiche a los que la compañía hará bien en no renunciar. Puestos a especular, y en vista del éxito de Black Panther, quizá Marvel Studios se atreva a secundar el paso delante de la división comiquera de Marvel, cuya apuesta por la diversidad se ha plasmado en relevos temporales de Thor, Hulk o Iron Man tan dispares como Janet Foster, Amadeus Cho o Riri Williams, para regocijo de unos cuantos millennials y desesperación de los fans de toda la vida. Tampoco hay que rasgarse las vestiduras. Al fin y al cabo, como reconocía Iron Man en «Nuevo orden» («Los Vengadores» Vol. 3, nº 27), los Vengadores siempre han estado orgullosos de admitir entre sus filas a miembros de minorías, como «héroes negros, hispanos, gitanos y dioses mitológicos».

Javier Pulido


Datos de producción

■ La vestimenta que exhibe Steve Rogers evoca a la de dos de los alter-egos a los que ha recurrido en los cómics cuando ha colgado el traje del Capitán América por diversas razones: Nómada y el Capitán.

■ Más novedades de guardarropía: la armadura Iron Spider que luce nuestro trepamuros favorito, Peter Parker, recuerda poderosamente al uniforme que le diseñó Tony Stark, brazos arácnidos retráctiles incluidos, en «Civil War».

■ Más de 60 personajes aparecerán en pantalla. Se especula con que hasta treinta de ellas llegarán a compartir plano.

■ La gran ausencia de la producción será Nick Fury, a pesar de ser el padre espiritual de los vengadores cinematográficos. El primer sorprendido ha sido el pobre Samuel L. Jackson, que en 2016 se ufanaba de participar en la producción.

■ El tráiler fue visto 230 millones de veces en sus primeras 24 horas, lo que le convierte en el más visto durante ese intervalo de tiempo.

■ A pesar de que los propios directores aventuraron la presencia de Carol Danvers en pantalla, habrá que esperar al estreno de Capitán Marvel en 2019 para ver al carismático personaje en acción.

■ Tanto Avengers: Infinity War como la siguiente entrega de los Vengadores han sido filmadas en su totalidad con cámaras IMAX.

■ Marvel lanzó a principios de año un cómic en dos entregas, cuyo argumento forma parte del canon, y que sirve a la vez de epílogo de Capitán América: Civil War y de preludio de Vengadores: Infinity War.

■ El presupuesto conjunto de la tercera y cuarta entrega de los Vengadores rondaría los mil millones de dólares, según algunos rumores. Los Russo ya se han lanzado a desmentir la cifra, aunque no ha trascendido el coste real de ambas producciones.

■ El rodaje comenzó el 23 de enero de 2017, con el título de trabajo de Mary Lou, y finalizó el 14 de julio del mismo año, aunque se retocaron un par de secuencias durante los meses siguientes. Se ha filmado material en Edimburgo y las Tierras Altas escocesas, la catedral de Durham en Inglaterra, Queens y Atlanta.


ESTRENO: 27 DE ABRIL


USA, 2018. T.O.: «Avengers: Infinity War». Directores: Anthony y Joe Russo. Productor: Kevin Feige. Producción: Marvel Studios. Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely. Fotografía: Trent Opaloch. Diseño de producción: Charles Wood. Música: Alan Silvestri. Montaje: Jeffrey Ford, Matthew Schmidt. Intérpretes: Chris Evans (Capitán América), Robert Downey Jr. (Iron Man), Chris Hemsworth (Thor) Scarlett Johansson (Viuda Negra), Mark Ruffalo (Hulk), Jeremy Renner (Ojo de Halcón), Elizabeth Olsen (Bruja Escarlata), Tom Hiddleston (Loki), Paul Bettany (Visión), Anthony Mackie (Halcón), Chadwick Boseman (Black Panther), Josh Brolin (Thanos), Chris Pratt (Star-Lord), Tom Holland (Spider-Man), Zoe Saldana (Gamora), Benedict Cumberbatch (Doctor Strange), Dave Bautista (Drax), Vin Diesel (Grott), Paul Rudd (Ant-Man), Bradley Cooper (Rocket), Don Cheadle (Máquina de Guerra), Sebastian Stan (Soldado de Invierno).


LOS DIRECTORES Anthony y Joe Russo

Tras debutar como guionistas y realizadores con la comedia negra Pieces, se dieron a conocer gracias a Bienvenidos a Collinwood. Entraron en Marvel con las aplaudidas Capitán América: El Soldado de invierno y Capitán América: Civil War, cuyo éxito les allanó el terreno para situarse también detrás de la cámara en las esperadas tercera y cuarta parte de los Vengadores, que han rodado de forma consecutiva.

Más en En Cartel

  • Vacaciones con mamá

    El noviazgo de la madre de Rose (y Alice) La veterana Miou-Miou es la estrella del reparto de «Vacaciones con mamá»,...

    adminjunio 2018
  • SICARIO: EL DÍA DEL SOLDADO

    Un mundo sin piedad Denis Villeneuve cartografió un frío y cruel retrato de los clanes de narcotráfico en México, así como...

    Roberto Moratojunio 2018
  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018