Conectar
Ir arriba

La chica en la niebla

La desaparición de Anna Lou

El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo el mundo, debuta como director de cine con una adaptación de su propia novela publicada en 2015.


Son muchos los que han dirigido novelas e historias de Stephen King. Pero, al fin, decidí que, si alguien quiere hacer algo bien, debe hacerlo él mismo». Estas alucinadas palabras pertenecen al mismísimo Stephen King y están extraídas del tráiler de La rebelión de las máquinas (1986), aquella adaptación de su relato «Camiones» que el autor de Maine dirigió puesto hasta las cejas de cocaína y que supuso su único trabajo como cineasta, para tranquilidad de sus fans y desgracia de los aficionados a las películas imposibles. Pero King no es el único autor que, a lo largo de la historia del cine, ha decidido que era capaz de ponerse detrás de las cámaras para transformar la palabra escrita en una experiencia audiovisual. Podríamos citar casos como los de Clive Barker, Paul Auster, Norman Mailer o Michel Houellebecq. Algunos tuvieron más suerte (o habilidad) que otros, pero todos ellos perseguían el mismo fin: dirigir películas que hicieran honor a sus novelas y no dejar sus historias personales en manos de otros que podrían restarles todo su potencial o desvirtuar su mensaje.

A este grupo se une ahora el italiano Donato Carrisi, quien debuta en la dirección cinematográfica con la adaptación de su propia novela «La chica en la niebla», una de esas historias de suspense que atrapan al lector en un momento determinado y ya no le sueltan hasta llegar a un asfixiante y sorpresivo final.


El amnésico agente de policía Vogel (Toni Servillo) tiene que resolver un caso con la ayuda de Augusto Flores (Jean Reno). Loris Martini (Alessio Boni) es el principal sospechoso.


MISTERIO EN AVECHOT

En un pequeño pueblo perdido en los Alpes, el psiquiatra Augusto Flores (Jean Reno) recibe una llamada en mitad de la noche: debe atender urgentemente a alguien que ha sufrido un accidente de coche y no recuerda nada de lo que ha sucedido en las últimas horas. Se trata del agente de policía Vogel (Toni Servillo), quien se desplazó hasta Avechot para investigar el caso de Anna Lou Kastner (Ekaterina Buscemi), una joven de dieciséis años que desapareció la noche del 23 de diciembre. Flores y Vogel tratarán de reconstruir los hechos y esclarecer por qué hay unas gotas de sangre en la camisa del policía. Pero esa es solo una de las incógnitas. ¿Consiguió Vogel resolver el misterio del aparente secuestro de Anna Lou? ¿La persona a la que detuvo como principal sospechoso, el profesor Loris Martini (Alessio Boni), es el verdadero culpable? ¿Es el agente Vogel tan sagaz como parece o no es más que un impostor? ¿Qué relación hay entre el rapto de Anna Lou y las desapariciones de otras chicas que sucedieron treinta años atrás?

Donato Carrisi, encargado también del guión de la cinta, se toma su tiempo para intentar dar respuesta a todas esas cuestiones (la película tiene una duración algo excesiva de 128 minutos), si bien juega un poco al despiste con algunas de ellas e invita al espectador a que saque sus propias conclusiones, sin dárselo todo demasiado mascado.

«THRILLER» NÓRDICO CON ACENTO ITALIANO

La chica en la niebla es un buen ejemplo de lo mucho que ha cambiado el cine de género italiano en las últimas décadas: si en los 60, los 70 y buena parte de los 80 existía un esplendoroso panorama comercial en el país transalpino, rebosante de cine de género (del peplum al fantástico, pasando por el spaghetti western, el posapocalíptico, el poliziesco, el macaroni combat o el giallo), a partir de los 90 el panorama cambió radicalmente con la falta de apoyo de las televisiones al cine que no fuera apto para emitirse en prime time, la progresiva desaparición o retiro de directores entregados a la causa y la, cada vez más evidente, carencia de medios para levantar proyectos que se salgan de la comedia o el drama. Mencionaré un detalle que puede parecer baladí, pero que en realidad puede ser muy significativo al respecto: el ayudante de dirección de La chica en la niebla es Maurizio (Roy) Bava, nieto de Mario e hijo de Lamberto, quienes convirtieron su apellido en algo mágico para cualquier amante del cine de género italiano. De haber seguido una tradición lógica, el menor de los Bava podría estar poniendo su firma a sus propios largometrajes, en lugar de estar perdido en los créditos de producciones de todo tipo. Pero son otros tiempos.



Por su nacionalidad, quizá podríamos pensar que nos encontramos ante una recuperación del thriller mediterráneo. Pero eso no puede estar más alejado de las formas utilizadas por Donato Carrisi en esta ópera prima, ya que resulta evidente que la inspiración para su novela y su película (por su ambientación, su ritmo y sus texturas) está más cerca del thriller nórdico popularizado por autores como Camilla Läckberg o Jo Nesbø que de la tradición del suspense italiano.

La chica en la niebla se mueve en parajes fríos y almas oscuras, desentramando lentamente una historia donde nada es lo que parece y que presenta a una sucesión de personajes poliédricos y llenos de secretos. Por poner un ejemplo, el agente Vogel (interpretado por un Toni Servillo al que recordamos, sobre todo, por Las consecuencias del amor, Il divo y La gran belleza) no es un personaje con el que resulte fácil empatizar, a pesar de ser supuestamente el que tendría que cumplir esa función. Pero sus cuestionables decisiones y el modo en el que manipula a los medios de comunicación para conseguir sus objetivos hacen que pueda resultarnos fácilmente antipático. Algo que Carrisi aprovecha también para criticar a los medios carroñeros, representados por la despiadada periodista interpretada por Galatea Ranzi.

La excelente ambientación del film (subrayada por esas bellas panorámicas sobre una maqueta de Avechot construida en papel maché y la neblinosa fotografía de Federico Masiero) ayuda a que el espectador quede atrapado por una historia llena de recovecos, que se desarrolla con lentitud y que intenta ofrecernos diferentes puntos de vista para que intentemos atar cabos desde la butaca. Algo que, dicho sea de paso, no resulta fácil, ya que Carrisi cae en el error de sumar trampas y ofrecer una sucesión de sorpresas finales en los últimos minutos de metraje que manchan un poco lo que, hasta ese momento, ha sido un thriller bastante competente y sugestivo.

Pedro José Tena


ESTRENO: 25 DE MAYO


Italia, 2017. T.O.: «La ragazza nella nebbia». Director: Donato Carrisi. Productores: Maurizio Totti, Alessandro Usai. Producción: Medusa Film, Colorado Film. Guión: Donato Carrisi, basado en su novela. Fotografía: Federico Masiero. Diseño de producción: Tonino Zera. Música: Vito Lo Re. Montaje: Massimo Quaglia. Intérpretes: Toni Servillo (agente Vogel), Alessio Boni (profesor Loris Martini), Lorenzo Richelmy (agente Borghi), Galatea Ranzi (Stella Honer), Michela Cescon (agente Mayer), Lucrezia Guidone (Clea), Daniela Piazza (Maria Kastner), Jacopo Olmo Antinori (Mattia), Marina Occhionero (Monica), Sabrina Martina (Priscilla), Antonio Gerardi (Abogado Levi), Greta Scacchi (Beatrice Leman), Jean Reno (Augusto Flores).


En resumidas cuentas

LO MEJOR: La atmósfera envolvente y casi mágica del film.

LO PEOR: La acumulación giros de guión en el tercer acto.

El momento: Los padres de Anna Lou hablando frente a una cámara de televisión y dirigiéndose a su hija, de la que muestran una fotografía.

La imagen: Anna Lou saliendo de su casa por la noche, rodeada de niebla y una iluminación espectral.

El diálogo: «¿Le han dicho alguna vez que el mayor pecado del diablo es la vanidad?» (Loris Martini a Vogel).

El rodaje: Tuvo lugar en Trentino-Alto Adigio, en la Italia nororiental.

Las cifras: El presupuesto fue de 4,5 millones de euros. Hasta el momento ha recaudado 3,8 millones sumados entre los estrenos de Italia, Grecia y Rusia

Internet: https://www.facebook.com /laragazzanellanebbia

¿Por qué…: Donato Carrisi estira tanto el metraje y no dosifica mejor las sorpresas que esconde el guión?


EL DIRECTOR Donato Carrisi

Nacido en Martina Franca (Italia), en 1975. Es escritor, periodista y guionista. Ha colaborado en los libretos del telefilm Nassirya – Per non dimenticare (Michele Soavi, 2007) y en la serie Caccia al re – La narcotici (2011-2015). La chica en la niebla es su primer guión y primera obra como director. Además de su faceta creativa, es licenciado en jurisprudencia y especialista en criminología y ciencias del comportamiento.

Más en En Cartel

  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Los extraños: Cacería nocturna

    Pesadilla para una familia Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela...

    Tonio L. Alarcónjunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018
  • Borg vs. McEnroe

    La histórica rivalidad entre Björn Borg y John McEnroe es el eje central de esta película, debut en el largometraje de...

    Óscar Broxmayo 2018
  • Verdad o reto

    Llega a nuestros cines la nueva producción de Blumhouse, «Verdad o reto», que propone un giro sobrenatural respecto al juego social,...

    adminmayo 2018
  • Operación: Huracán

    Condiciones adversas Rob Cohen tuvo su mayor éxito dirigiendo carreras urbanas de coches, pero su última película apuesta por el más...

    Roberto Moratomayo 2018