Conectar
Ir arriba

Los extraños: Cacería nocturna

Pesadilla para una familia

Ni más ni menos que ocho años ha tardado en salir adelante «Los extraños: Cacería nocturna», secuela de la película de Bryan Bertino en la que, más allá de un guión reescrito en varias ocasiones, no está implicado el director original, así que, en su lugar, las riendas las ha tomado el británico Johannes Roberts. El reparto lo lideran Christina Hendricks y Bailee Madison.


Como tantos otros directores que quedan asfixiados dentro de la maquinaria de Hollywood, Bryan Bertino parecía que iba a comerse el mundo después del éxito que logró con Los extraños, y ha acabado emparedado entre proyectos que jamás han llegado a ver la luz del día –como This Man, que en teoría iba a producirle Sam Raimi hace ocho años– y los pocos largometrajes que ha podido llevar a cabo, que apenas han tenido relevancia comercial y crítica, como Mockingbird o The Monster. Un indicativo de lo que estaba por venir es lo que ha ocurrido, precisamente, con su guión para Los extraños: Cacería nocturna, que escribió por encargo de los productores del original, a pesar de que, según le confesaba a «ComingSoon» la estrella de aquella, Liv Tyler, Bertino «tenía otro proyecto con el que estaba obsesionada y no dejé de intentar convencerles de que no hicieran “Los extraños 2”, sino “Hagamos en su lugar esto, que podéis adornar en plan “De los creadores de…”». Nadie le hizo mucho caso, y el director acabó el libreto –que tenía que rodar el experto en efectos visuales Laurent Briet– en el momento en que, tal y como explicaba en una entrevista a «Collider», «Rogue Pictures fue vendida a Relativity. Y parecía que había muchas cosas que querían hacer, entre las cuales parecía estar no rodar “Los extraños 2”».


Dollface (Emma Bellomy), el Hombre de la Máscara (Damian Mafferi) y Pin-Up Girl (Lea Enslin) acosan a la joven Kinsey (Bailee Madison).


El proyecto acabó, pues, en un cajón hasta que los productores Roy Lee y Doug Davison lo recuperaron y decidieron llevarlo adelante poniéndolo en manos del suizo Marcel Langenegger (La lista), que empezó a reescribir el guión de Bertino mano a mano con Ben Ketai (El bosque de los suicidios) con la idea de estrenar Los extraños: Cacería nocturna en diciembre de 2016… Pero se lo impidió su repentina muerte, que de nuevo provocó la suspensión de la producción. Es entonces cuando entra en la ecuación Johannes Roberts, que, tras rodar con notable eficacia A 47 metros, recibió de los productores de la misma la oferta de recuperar el guión de Bertino y Ketai. Algo que le atrajo, confiesa, sobre todo por «el camión. Es como un personaje más de la película. Al colocar a uno de los extraños al volante, el vehículo en sí mismo cobra vida y parece como si estuviera acechando e intentando también matar a la familia».

Y VUELTA A EMPEZAR

Una pareja, Cindy (Christina Hendricks) y Mike (Martin Henderson), se ven obligados, pese a estar en una situación económica algo apurada, a meter en un internado a su rebelde hija adolescente, Kinsey (Bailee Madison). Como explica el propio director, «se trata de una familia con problemas, a punto de desmoronarse». Así que, para pasar un poco de tiempo juntos antes de enviarla fuera y de que el hijo mayor, Luke (Lewis Pullman), entre en la universidad, deciden viajar al campamento de caravanas que regenta el tío de la familia. Allí, muy lejos de todo, unos golpes en la puerta precederá «la amenazante presencia de tres desconocidos enmascarados que intentarán cazarles y asesinarles». Se trata de los inquietantes Dollface (Emma Bellomy), el Hombre de la Máscara (Damian Mafferi) y Pin-Up Girl (Lea Enslin), de inexplicables intenciones, y que obligarán a esta familia fracturada a unirse para luchar por sus vidas.


Cindy (Christina Hendricks), su marido Mike (Martin Henderson) y sus hijos Luke (Lewis Pullman) y Kinsey tratan de sobrevivir al ataque de los enmascarados.



Asegura Roberts que, si bien quería que Cacería nocturna «encajara en el mundo de “Los extraños”», al mismo tiempo deseaba darle «una sensación más retro y oscura». De ahí que haya decidido construirla como «una mezcla de las películas de John Carpenter y otros films de terror clásicos como “El diablo sobre ruedas”, “Amenaza en la sombra”, “La noche de Halloween” y “La matanza de Texas” ». Esas resonancias carpenterianas las encontró también en la banda sonora que Adrian Johnson compuso para I Am Not a Serial Killer, de ahí que le persiguiera «para que colaborase en esta película, sabiendo que aportaría una sensibilidad y un alma especiales. No es solo una banda sonora, es que es palpable», en el sentido de que «está tan entrelazada con las emociones de la escena que de ahí surge el verdadero horror».

Precisamente una de las cosas que distingue a esta película de su predecesora es que, mientras en aquella Bertino utilizaba música folk para generar incomodidad, aquí Roberts recurre a canciones de los 80, sobre todo compuestas por el productor Jim Steinman, porque considera «divertido yuxtaponer una gran canción optimista en una escena oscura». Algo con lo que coincide el supervisor musical de Cacería nocturna, Phil Canning, que señala que «esa música pop feliz y simplista te atrae hacia una falsa sensación de seguridad, porque te provoca recuerdos casi siempre positivos, antes de desgarrarte con un miedo nuevo, implacable y desconocido. Creo que lleva a la gente a una sensación inesperada y diferente, y eso ayuda cuando el terror va aumentando».



Esa contraposición en el uso de la música de Los extraños y esta secuela tardía que nos llega ahora define también muy bien la divergencia de sus intereses creativos: mientras Bryan Bertino llevaba a cabo un ejercicio de estilo que buscaba incomodar el espectador con el off visual, con aquello que quedaba fuera de plano, en cambio Roberts apuesta por un acercamiento mucho más posmoderno –en el sentido de construir un homenaje a una determinada forma de hacer cine de terror–, no demasiado alejado de las propuestas de directores como Adam Wingard. Por el camino se quedan, pues, el sugerente subtexto social del original, así como su empeño por subvertir un subgénero que, en aquella época, apostaba por lo explícito… Y a cambio obtenemos una pieza de género que no tiene la intención de revolucionar nada, pero que, al menos, es honesta en cuanto a lo que ofrece: un slasher directo y contundente, que no se recrea en el gore pero provoca la suficiente incomodidad en el espectador como para mantenerle pegado al asiento durante un buen puñado de minutos. Lo que, en esta (extraña) etapa del cine de terror en la que parece que los directores jóvenes son incapaces de abordar el género sin coartadas intelectuales de por medio, resulta muy de agradecer.

Tonio L. Alarcón


En resumidas cuentas

LO MEJOR: El manejo de la tensión de Roberts. El uso de la música.

LO PEOR: Demasiados sustos de gato. El final, un tanto innecesario. La secuencia: La piscina, «Total Eclypse of the Heart» de fondo, y mucha sangre.

El momento: Mike y el Hombre de la Máscara en un coche.

La imagen: Un vehículo en llamas persiguiendo a Kinsey.

La frase: «¿Está Tamara en casa?» (Dollface).

El rodaje: Se produjo en localizaciones de Covington, Kentucky, entre junio y julio de 2017.

Las cifras: Costó 5 millones de dólares y, hasta el momento, ha recaudado 26 millones.

Internet: www.preyatnight.com

¿Por qué…: esperar diez años para continuar una película tan conectada con la época en la que fue producida como la original?


ESTRENO: 1 DE JUNIO


USA, 2018. T.O.: «The Strangers: Prey at Night». Director: Johannes Roberts. Productores: Wayne Marc Godfrey, James Harris, Robert Jones, Ryan Kavanaugh, Mark Lane. Producción: Aviron Pictures, Fyzz Facility, White Comet Films, Bloom, Rogue Pictures. Guión: Bryan Bertino, Ben Ketai. Fotografía: Ryan Samul. Diseño de producción: Freddy Waff. Música: Adrian Johnston. Montaje: Martin Brinkler. Intérpretes: Christina Hendricks (Cindy), Martin Henderson (Mike), Bailee Madison (Kinsey), Lewis Pullman (Luke), Emma Bellomy (Dollface), Damian Mafferi (El Hombre de la Máscara), Lea Enslin (Pin-Up Girl), Preston Sadleir (Oficial Brooks).


EL DIRECTOR Johannes Roberts

Nacido en Cambridge, en 1976. Tras rodar junto a James Eaves films de bajo presupuesto como Sanitarium, Alice y Hellbreeder (La resurrección del mal), firmó en solitario Darkhunters y El bosque de los malditos. Llamó la atención en festivales con F, tras la que pudo rodar La carretera de la muerte, Storage 24, El otro lado de la puerta, A 47 metros y Los extraños: Cacería nocturna. Prepara 48 Meters Down

Más en En Cartel

  • Vacaciones con mamá

    El noviazgo de la madre de Rose (y Alice) La veterana Miou-Miou es la estrella del reparto de «Vacaciones con mamá»,...

    adminjunio 2018
  • SICARIO: EL DÍA DEL SOLDADO

    Un mundo sin piedad Denis Villeneuve cartografió un frío y cruel retrato de los clanes de narcotráfico en México, así como...

    Roberto Moratojunio 2018
  • El hombre que mató a Don Quijote

    Luchando contra gigantes De entre todos los proyectos malditos de las últimas décadas, «El hombre que mató a Don Quijote» es...

    Roberto Moratojunio 2018
  • Playground

    Tras dos años de retraso, llega a la cartelera española una de las películas que mayor impactó causó en la 64º...

    Emilio M. Lunamayo 2018
  • Blanco perfecto (Downrange)

    En el punto de mira Seis estudiantes universitarios, un coche averiado en una carretera de montaña y un francotirador inmisericorde son...

    Carlos Morcillo Miramayo 2018
  • La chica en la niebla

    La desaparición de Anna Lou El escritor italiano Donato Carrisi, el autor italiano de «thrillers» que más libros vende en todo...

    Pedro José Tenamayo 2018
  • Han Solo: Una historia de Star Wars

    En 12 pársecs… y contando Tras un proceso de producción más bien accidentado, en que sus directores originales, Phil Lord y...

    Dani Seguramayo 2018
  • Deadpool 2 Más fuerte, más rápido… Más bocazas

    Llegó de la nada, vistió con estilo y cambió para siempre el panorama de las películas de superhéroes. Deadpool vuelve a...

    Roberto Moratomayo 2018
  • Borg vs. McEnroe

    La histórica rivalidad entre Björn Borg y John McEnroe es el eje central de esta película, debut en el largometraje de...

    Óscar Broxmayo 2018